Ir al contenido

Archivos por mes: octubre2014 - 2. página

Confirman que el ADN parásito influye en la evolución del cáncer

Una investigación internacional con participación española identifica un mecanismo por el que se introducen cientos de mutaciones en los tumores pulmonar y colorrectal.

ADN parásito

La transducción de secuencias en el ADN es un fenómeno poco conocido y considerado infrecuente. Su protagonista es el 50% del genoma llamado ADN parásito, formado por elementos que ocasionalmente se replican a sí mismos y migran a otros lugares de la secuencia genética.

“Hemos observado que un tipo concreto de transducción de secuencias relacionadas con una región del genoma llamada LINE-1 es bastante frecuente, sobre todo en los genomas de cáncer de pulmón y de colon”, afirma José Tubío, investigador del Wellcome Trust Sanger Institute de Cambridge y primer firmante del artículo, que se publica en la revista Science.

Junto a él, y formando parte de un nutrido grupo internacional de investigadores, han participado en el trabajo otros cuatro científicos españoles en Cambridge: Marta Tojo, Íñigo Martincorena, Jorge Zamora y Pablo Román.

Localización de los elementos más activos

Los investigadores analizaron la movilidad de elementos LINE-1 en 300 genomas de 12 tipos diferentes de cáncer, y observaron que en los genomas del cáncer sólo son capaces de moverse 74 de los 500.000 de elementos transponibles del tipo LINE-1 presentes en el ADN humano.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores desarrollaron un algoritmo que identifica y localiza el origen y las nuevas ubicaciones de los elementos LINE-1 móviles.

“Saber qué elementos transponibles de nuestro genoma tienen actividad en los tumores y dónde se esconden abre las puertas al diseño de fármacos que silencien la actividad mutagénica de estos 74 elementos en el cáncer, sin necesidad de utilizar fármacos de amplio espectro que pueden afectar a otras regiones del genoma”, señala Román, uno de los coautores del trabajo y actualmente investigador del HUCA en Metabolismo Óseo y Mineral.

Movilización de genes completos

Tal y como observaron los investigadores, la transducción de secuencias resultado de la actividad de elementos LINE-1 en ocasiones implica la movilización de genes completos y su traslado a otras regiones del ADN. Por tanto, la estructura, el número de genes y la expresión del genoma se ve alterada.

Por otra parte, “constatamos que había cambios epigenéticos asociados a la migración de los elementos transponibles. Teniendo en cuenta que las alteraciones epigenéticas están muy relacionadas con el ambiente, este trabajo señala una nueva vía de relación entre el genoma y cómo comemos y respiramos”, afirma Román.

En palabras de Tubío, “será necesario acometer más estudios para responder a las preguntas que plantea esta investigación sobre las consecuencias funcionales del mecanismo que hemos observado, pero no hay duda de que este hallazgo aporta una nueva perspectiva de interés para el diagnóstico y el tratamiento médico del cáncer”.

Fuente: Jano.es

El chorizo, las salchichas o el bacon aumentan el riesgo de insuficiencia cardíaca

Las carnes rojas procesadas, es decir aquellas que son conservadas mediante sistemas con humo, curado, salazón o adición de conservantes, como es el caso de los embutidos (jamón, chorizo), las salchichas o el bacon, podrían aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca en hombres.

IZOSOFT'S imageDisk IZ084

Un estudio publicado en Circulation: Heart Failure, una revista de la Asociación Americana del Corazón, concluye que los hombres que comen cantidades moderadas de carne roja procesada pueden tener un mayor riesgo de incidencia de insuficiencia cardíaca y de mortalidad.

“La carne roja procesada contiene comúnmente sodio, nitratos, fosfatos y otros aditivos alimentarios, y las carnes ahumadas y asadas también poseen hidrocarburos aromáticos policíclicos, que pueden contribuir a un mayor riesgo de insuficiencia cardíaca”, afirma Alicja Wolk, autora principal del estudio y profesora en la División de Epidemiología Nutricional del Instituto de Medicina Ambiental del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia. “La carne sin procesar está libre de aditivos alimentarios y, por lo general, tiene menor cantidad de sodio”, añade.

El estudio ‘Cohort of Swedish Men’, el primero en examinar los efectos de la carne roja procesada por separado de la carne roja no procesada, incluyó a 37.035 hombres de entre 45 y 79 años de edad sin antecedentes de insuficiencia cardíaca, cardiopatía isquémica o cáncer. Los participantes completaron una encuesta sobre el consumo de alimentos y otros factores sobre su estilo de vida y los investigadores les siguieron desde 1998 hasta el momento del diagnóstico la insuficiencia cardíaca, la muerte o el final del estudio en 2010.

Tras casi 12 años de seguimiento, los investigadores vieron que la insuficiencia cardíaca se diagnosticó en 2.891 hombres y 266 murieron a causa de la insuficiencia cardíaca. Los que comieron más carne roja procesada (75 gramos por día o más) tenían un 28 por ciento más de riesgo de insuficiencia cardíaca en comparación con los que tomaban menos cantidad (25 gramos por día o menos) tras ajustar por múltiples variables de estilo de vida.

Los hombres cuya ingesta de carne roja procesada fue más elevada presentaban dos veces más de riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca en comparación con los hombres en la categoría más baja. El incremento por cada 50 gramos (por ejemplo, entre una y dos lonchas de jamón) en el consumo diario de carne procesada, elevó un 8% el riesgo de incidencia de insuficiencia cardiaca y un 38% el riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, el riesgo de insuficiencia cardiaca o muerte entre los que comían carne roja no procesada no aumentó. Al inicio del estudio, los participantes completaron una encuesta con 96 items sobre su dieta, con los temas sobre la carne procesada centrados en el consumo de salchichas, embutidos, morcilla y paté de hígado en el último año, y en relación a la carne sin procesar, centrados en la carne de cerdo y de ternera, incluyendo la hamburguesa o la carne picada.

Los resultados del estudio acerca del consumo total de carne roja son consistentes con los hallazgos del Estudio de Salud de los Médicos, en el cual los hombres que consumieron la mayor cantidad total de carne roja tenían un 24% más de riesgo de incidencia de insuficiencia cardíaca en comparación con quienes comían menos.

Evitar la carne roja

“Para reducir el riesgo de insuficiencia cardíaca y otras enfermedades cardiovasculares, se aconseja de evitar la carne roja procesada en su dieta y limitar la cantidad de carne roja sin procesar a una o dos porciones por semana o menos”, recomienda Joanna Kaluza, autora principal del estudio y profesora asistente en el Departamento de Nutrición Humana de la Universidad de Varsovia en Polonia. “En cambio, hay que llevar una dieta rica en frutas, verduras, productos de granos enteros, nueces y aumentar las raciones de pescado”.

Los autores de este trabajo dicen que esperan encontrar asociaciones similares en un estudio realizado con mujeres. La Asociación Americana del Corazón recomienda que las personas tengan un patrón de dieta centrado en frutas, verduras, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, pollo, pescado y nueces y que limite la ingesta de carne roja y alimentos y bebidas azucaradas.

Para las personas que tienen que comer carne, los expertos aconsejan que opte por carnes magras y aves sin piel y coman pescado al menos dos veces a la semana, con una alta preferencia por los pescados ricos en ácidos grasos omega-3, como el salmón, la trucha y el arenque.

Fuente: http://www.diariosalud.net/

Hipertensión arterial, principal causa de derrame cerebral

El experto Nuyoo Cabrera Ortiz dijo que la hipertensión arterial constituye la causa principal de derrames cerebrales o hemorragias intracraneales, que ocupan el segundo lugar en incidencia de eventos cerebrovasculares, después de los infartos.

Hipertensión-Arterial

El neurólogo adscrito al Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco agregó que la presión arterial elevada es la causa hasta 80 por ciento de los casos de hemorragia intracraneal.

Añadió que 20 por ciento restante se debe a factores como malformaciones congénitas arteriovenosas, tumores (glioblastoma multiforme) o a metástasis cerebral, originada por otros tumores malignos localizados en pulmones, riñones o por el cáncer tipo melanoma.

Señaló que los pacientes que presentan altos niveles de presión arterial o que no están diagnosticados y en control como pacientes hipertensos, son los más propensos a presentar hemorragia intracraneal.

Explicó que en pacientes hipertensos, el derrame cerebral suele presentarse de manera súbita, por lo que de no recibir atención oportuna la mortalidad es muy elevada, “y el tiempo es oro en estos casos”.

Indicó que si la causa de la hemorragia intracraneal está asociada a malformaciones o tumores, “de manera frecuente se gesta con el tiempo, toda vez que el paciente sin darse cuenta presenta micro sangrados al interior del cerebro, hasta que llega a presentar pérdida de sangre considerable, que da lugar a las manifestaciones clínicas que sugieren el evento”.

Expresó que síntomas clínicos característicos de la hemorragia intracraneal son: dolor intenso de cabeza que va de moderado a intenso, “el cual puede ser punzante u opresivo, y empeora con el paso de las horas, y puede presentarse dolor de cuello, vómito, y estado confuso o somnoliento hasta llegar a un coma”.

Afirmó que si bien un episodio de susto o enojo no origina por sí solo un derrame cerebral, los esfuerzos físicos extremos sí pueden desencadenarlos como realizar un ejercicio vigoroso en exceso o levantamiento de peso que sobrecargue la estructura de la persona.

Subrayó que entre otras causas, aunque menos frecuentes del derrame cerebral, figuran uso de drogas como cocaína, y la angiopatía amiloide que comúnmente afecta a adultos mayores y que se asocia al deterioro o afectaciones cardiovasculares.

Resaltó que ante una hemorragia intracraneal, el manejo médico del paciente se lleva a cabo en la Unidad de Cuidados Intensivos, en donde se le proporciona soporte vital como ventilación, estabilización de la presión arterial y en el caso de un sangrado intenso se interviene quirúrgicamente a fin de drenar el hematoma.

Puntualizó que en algunos casos, el derrame cerebral puede generar secuelas posteriores de tipo motoras, cognitivas y episodios de epilepsia.

Fuente: http://www.cronica.com.mx/

Linfoma, la importancia de generar conciencia

Es la quinta causa de muerte por cáncer del mundo, después de los tumores de pulmón, mama, colon y melanoma.

(*) Asesoró: Dr. Ernesto Crescenti (MN: 50.776). Médico, investigador y Director del “Instituto de Inmuno-oncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”. Acerca del Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti.

¿Qué es un Linfoma?

Es un crecimiento anormal de células que se desarrollan en el sistema linfático, una amplia red –parte del sistema inmunológico- de vasos o tubos finos que conectan ciertos órganos llamados ganglios linfáticos. Estos ganglios se distribuyen en grupos por todo el cuerpo: axilas, ingles, cuello, tórax y abdomen. También hay tejido linfático en otros órganos como las amígdalas, el tubo digestivo, el bazo, el timo y la médula ósea.

Tipos de Linfoma

Existen dos tipos principales de linfoma: El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin, es el más común y su incidencia va en aumento y los demás tipos de linfoma, que se denominan linfomas no Hodgkin, que son la forma menos común de linfoma.

¿Por qué se desarrolla?

El sistema linfático transporta un líquido llamado linfa que contiene linfocitos, un tipo de glóbulos blancos de la sangre de gran importancia en el control de las infecciones y agresiones externas. Cuando los linfocitos se multiplican de modo anómalo o no mueren cuando se les ordena, pueden reunirse en los ganglios linfáticos y formar tumores llamados linfomas.

Durante el desarrollo de esta enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del sistema inmunitario (las células encargadas de la defensa del organismo).

¿Cuáles son los principales síntomas?

Cada persona puede tener diferentes síntomas y signos, que varían en cada caso. Incluso pueden no presentarse.

– Hinchazón indolora en los ganglios linfáticos de la parte superior del cuerpo, que se puede sentir en el cuello, la zona de la clavícula, axilas o ingle.

– Fiebre, especialmente por la noche.

– Sudores, escalofríos o cambios de temperatura.

– Pérdida de peso inexplicable.

– Pérdida de apetito.

– Fatiga y cansancio inusuales.

– Tos persistente.

– Disnea (falta de aire).

– Picazón persistente en todo el cuerpo sin causa aparente o sarpullido.

– Inflamación en las amígdalas.

– Dolor de cabeza.

Si tiene algún síntoma que le preocupa, consulte a su médico de inmediato. Tenga en cuenta que estos síntomas pueden ser producto de otras afecciones distintas al linfoma.

Fuente: www.asteriscos.tv

Conozca los síntomas del linfoma, un tipo de cáncer linfático

En el marco del Día Mundial del Linfoma, celebrado el pasado 15 de septiembre, el coordinador clínico de Oncología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán, Juan Pablo Brito Miranda, apuntó que es importante que la población conozca los síntomas del linfoma para que, en caso de padecerlo, acuda con su médico de manera oportuna y recibir el tratamiento más adecuado.

linfomas

Indicó que en general, los linfomas se presentan como ganglios linfáticos aumentados de tamaño, que cuando aparecen en zonas accesibles como cuello, axilas o ingle, se pueden palpar evidenciando su aumento de tamaño.

En otras ocasiones, los ganglios afectados están muy internos, como por ejemplo en el abdomen, y pueden pasar desapercibidos por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas, como fiebre o pérdida importante de peso, que obligan a realizar estudios más exhaustivos.

Brito Miranda mencionó que el linfoma es el cáncer de una parte del sistema inmunológico llamado sistema linfático. Existen muchos tipos de linfoma; un tipo se denomina enfermedad de Hodgkin, mientras que el resto se conoce como linfoma no Hodgkin.

Este último se presenta cuando un tipo de glóbulos blancos se hacen anormales; mismos que se dividen en múltiples ocasiones aumentando el número de células anormales. Éstas pueden diseminarse a casi todas las partes del cuerpo.

Este tipo de linfoma puede causar muchos síntomas, tales como ganglios linfáticos inflamados, sin dolor, en el cuello, axilas o ingle; pérdida de peso inexplicable, fiebre, sudoración nocturna, tos, debilidad y cansancio que no desaparece; así como inflamación o sensación de hinchazón abdominal.

Los linfomas indolentes tienden a crecer de forma lenta. Aun sin ningún tratamiento, los pacientes con este tipo de linfoma con frecuencia viven muchos años sin presentar problemas a causa de la enfermedad. Para algunos de estos pacientes, no se recomienda ningún tratamiento hasta que se desarrollen síntomas.

Por otro lado, el especialista del Seguro Social señaló que los linfomas agresivos crecen rápidamente, por lo que si no se lleva un tratamiento, la esperanza de vida de estos pacientes es de semanas o meses. Afortunadamente, la mayoría de los linfomas agresivos y altamente agresivos responden bien a la quimioterapia y muchos de ellos se curan.

Para finalizar, Brito Miranda apuntó que actualmente la base del tratamiento de los linfomas es la quimioterapia y la radioterapia, aunque están apareciendo otras modalidades terapéuticas prometedoras. Es muy importante realizar un diagnóstico preciso y un buen estudio de extensión de la enfermedad, que permitan tener todos los datos necesarios para decidir el tratamiento más adecuado.- (Comunicado No. 5439-14)

Fuente: http://yucatan.com.mx/