Ir al contenido

Archivos por mes: noviembre2014

Las 6 horas vitales para tratar un ACV

Desde la aparición de los primeros síntomas hay un lapso de tiempo para tratar y revertir un accidente cerebrovascular. Cómo reconocer los signos de alerta.

10_ACV2col_fmt

“El accidente cerebrovascular (ACV) es una emergencia porque hay muy poco tiempo para tratarlo y revertirlo: desde que se empiezan a tener los síntomas, el lapso para actuar es de entre 3 y 6 horas. Por eso, lo primero que hay que hacer cuando se detectan los signos es llevar a la persona a un centro médico”, advirtió el neurocirujano Alejandro Musacchio, en el marco del Día Mundial del ACV, que se conmemoró el pasado 29 de octubre.

El especialista explicó que existen dos tipos de ACV:

* Hemorrágico: se produce cuando se rompe una arteria, debido a la hipertensión arterial o a un aneurisma cerebral, que es una malformación congénita que produce una hemorragia en el cerebro. El 20 % de los ACV son de este tipo.

* Isquémico: se produce por oclusión de una arteria, que se tapa por colesterol o por un pequeño coágulo, que puede venir de las carótidas o ser de origen cardíaco o hematológico. No llega sangre a una parte del cerebro. El 80 % de los ACV son isquémicos. “Si no se trata a tiempo, la falta de circulación produce un infarto cerebral”, señaló Musacchio.

Los signos de un ACV isquémico incluyen: hemiplejia o falta de movimiento en la mitad del cuerpo (brazo, pierna y mitad de la cara, todos del mismo lado), trastorno de la visión y/o del lenguaje (dificultad para expresarse o para comprender), confusión espacio-temporal (el paciente no se ubica ni reconoce) y/o pérdida del conocimiento.

En tanto, la rotura de un aneurisma provoca un “dolor de cabeza en estallido”. “Se lo llama así porque parece que se rompe algo dentro de la cabeza. Eso puede producir un dolor de cabeza muy fuerte, vómitos, rigidez hasta pérdida de conocimiento y coma. Entre el 30 % y el 40 % de las personas fallece cuando se rompe el aneurisma; el resto puede ser tratado”, precisó Musacchio.

Tratamiento

Apenas se manifiestan los síntomas, hay que concurrir a un centro médico. “Allí se hace una tomografía rápidamente. Si no se visualiza una hemorragia, se le hace una angiografía digital cerebral, que es el único método para detectar la oclusión de las arterias. Se puede actuar disolviendo el coágulo o tratando de sacarlo. El lapso para actuar es entre 3 y 6 horas. Más de la mitad de los pacientes que llegan a tiempo pueden recuperarse. Cuanto antes se actúe, menores son las secuelas”, indicó Musacchio.

En caso de un ACV hemorrágico, se puede operar dentro de las primeras 24 horas, “pero es una situación más riesgosa y que produce mayores secuelas que el ACV isquémico”, comparó el especialista.

¿Se puede prevenir un ACV? “Hay un 50 % de enfermedades cardiovasculares que son transmitidas genéticamente. Pero después hay otros factores, como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad, el estrés, el sedentarismo, el cigarrillo y las drogas, que favorecen un ACV y sobre las cuales se puede hacer prevención”, finalizó el médico.

Para prevenir un ACV, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda: controlar la hipertensión arterial, no fumar, tratar los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario; tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina); hacer una actividad física regular y moderada; controlar el déficit de magnesio; tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas); prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales.

Fuente: www.ellitoral.com

Hormonas afectadas por la edad

Entres las hormonas que se ven afectadas por la edad se encuentran el estrógeno y progesterona que mantienen la densidad de los huesos así como su fuerza, función sexual y mental en las mujeres; contrarrestan los efectos de la menopausia.

hormonas afectadas

Entres las hormonas que se ven afectadas por la edad se encuentran:

1.- DHEA: Hormona adrenal precursora de las hormonas esteroideas como testosterona y estrógeno que conforme la edad hay un disminución en su actividad.

2.- Testosterona: Hormona que estimula deseo sexual; juega un rol importante en mantener la masa muscular y la fuerza de los huesos.

3.- Estrógeno y progesterona: Tiene como función mantener densidad de los huesos así como su fuerza, función sexual y mental en las mujeres; contrarrestan los efectos de la menopausia.

4.- Melatonina: Producida por cerebro, un potente antioxidante, reconocida como el marcapasos del reloj del envejecimiento en los seres humanos y ayuda inducir el sueño y recuperación del cansancio.

5.- Pregnenolona: conocida como la madre  de las hormonas que estimula efectos en la memoria y  es precursor de hormonas importantes como DHEA, testosterona y estrógeno.

6.- Hormona del crecimiento: Estimula el crecimiento durante la infancia y en la edad adulta, continúa jugando un papel metabólico importante.

Fuente: www.noticieros.televisa.com

VENEZUELA: 80% de mujeres tiene osteoporosis sin saberlo

1 de cada 3 mujeres mayores de 50 años padece de osteoporosis pero 80%  de las afectadas desconoce padecer la enfermedad.

osteoporosisFelipe Becerra, reumatólogo del Hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud , precisó que este desconocimiento se debe principalmente a dos factores: la osteoporosis es una enfermedad silenciosa durante los primeros 5 años y a una falta de cultura preventiva como realizarse chequeos que incluyan exámenes de diagnóstico como una densitometría.

“La osteoporosis tiene una mayor incidencia en mujeres porque alrededor de los 50 años se presenta normalmente la menopausia, condición que produce una disminución de estrógenos. Esta hormona favorece la formación de hueso, pero al no haber, no existe la misma capacidad de formarlo sino más bien se empieza a destruir el mismo?, explicó.

Becerra indicó que la osteoporosis es una enfermedad que consiste en la disminución de la cantidad y calidad del hueso por debajo de un nivel tal que la persona puede fracturarse incluso con golpes leves o mínimo s.

Los principales factores de riesgo lo constituyen la falta de estrógeno y el factor genético. Asimismo, la baja de ingesta de calcio, el sedentarismo, el consumo de tabaco, alcohol y café en exceso.

En las personas con osteoporosis las fracturas más frecuentes se presentan en las vértebras causan dolor y alteran notablemente la calidad de vida de los afectados , seguidas por las de cadera que tienen un alto nivel de mortalidad pues el 33% de los pacientes operados de esta patología mueren durante el primer año de ocurrida la fractura.

Por ello, el galeno de EsSalud recomendó realizarse chequeos preventivos que incluyan una densitometría ósea cada 2 años desde la llegada de la menopausia para un diagnóstico oportuno. Igualmente, poner en práctica hábitos de vida saludable como alimentación sana; rica en calcio como son los lácteos y sus derivados, y las verduras de color verde, así como realizar ejercicios como mínimo 20 minutos diarios y evitar el tabaco, el alcohol y el café.

Fuente: www.entornointeligente.com

Identificado el proceso por el que la piel se limpia de células pretumorales

Si no hubiera descamación toda la población mundial tendría un cáncer dermatológico

Por: Emilio de Benito

células pretumorales

La piel no es solo el mayor órgano de nuestro cuerpo. También es el más expuesto a agresiones. Por eso la descripción de cómo se produce el proceso de limpieza de nuestra cubierta protectora para evitar que el daño de los rayos del sol, por ejemplo, sea una fuente generalizada de cáncer es un paso para entender el proceso de la oncogénesis y, llegado el caso, combatirla. Un trabajo liderado por Alberto Gandarillas, del Instituto de Investigación Marqués de Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla (IDIVAL, Santander)  ha determinado el papel del gen p53 en este proceso, lo que apunta a que su activación podría servir para prevenir estos cánceres. Lo publica Cell Reports, que lo lleva a portada. “Si no existieran estos mecanismos de protección, todos tendríamos cáncer de piel”, explica Gandarillas.

Su trabajo empieza por crear una piel a partir de células madre primarias (frescas, tomadas directamente de personas) que reproducen una epidermis normal, y sobre ellas, actuar para que presenten lesiones precancerosas. “Lo que hacemos es imitar lo que pasa cuando tomamos mucho sol”, explica Ana Freije, primera autora del trabajo. Y para ello anulan al supresor de tumores p53.

A este gen (una instrucción escrita en nuestro ADN) se le llama “el guardián del genoma” porque se sabe que tiene un papel clave en corregir los errores, las mutaciones, que aparecen en nuestras células (por radiación, rayos solares, tabaco, alimentos). Su inactivación en la piel no es suficiente para que una persona desarrolle un cáncer porque necesita otros factores –y, de hecho, hay personas que tienen muchas mutaciones que nunca llegan a hacer un cáncer, aclara el investigador-, pero sí que está ligado a la agresividad del cáncer (el p53 se encuentra mutado en el 50% de todos ellos).

En este caso, los científicos han estudiado un cáncer de piel, el escamoso. Es el segundo en frecuencia entre las neoplasias dermatológicas (representa aproximadamente un 20% del total), aunque “suele estar mal registrado”, dice Gandarillas, muchas veces porque se manifiesta como verrugas u otros problemas de piel localizados que se eliminan en la consulta del dermatólogo. “Pero en un 5% de los casos aparecen metástasis, que sí que son peligrosas”, advierte el científico. Lo que ellos han hecho ha sido provocar la lesión genética concreta, y han visto cómo se adelantaba la descamación, el pelado de la piel. “Aumenta de una manera imprevista. Si normalmente se produce cada tres o cuatro semanas, si inactivamos el gen p53 aparece en 48 horas”, apunta el investigador. “Es semejante a cuando la piel se pela tras tomar demasiado sol”. Así las células peligrosas son eliminadas.

El estudio tiene utilidades que podrían definirse como cercanas, y otras más lejanas. El cáncer de piel es de los que más está creciendo por los hábitos (tomar el sol, las cabinas de rayos UVA) y factores externos (el agujero en la capa de ozono). Aunque proporcionalmente los carcinomas escamosos de piel son menos peligrosos que los melanomas, como son tres veces más frecuentes el número total de muertes también es importante, indica Gandarillas, así que conocer el proceso es el primer paso para intentar frenarlo. “De hecho ya hay estudios sobre cómo activar o corregir las mutaciones del p53”, añade.

Pero, además, el cáncer de piel no es el único escamoso. También son de este tipo algunos de pulmón y otros de cabeza y cuello, que suelen ser agresivos. En estos casos el agente desencadenante no es el sol, sino el tabaco y el alcohol, afirma el investigador. Por eso ellos también podrían beneficiarse de los avances que se consigan.

Fuente: www.elpais.com

Ojo bumangueses: El tumor cerebral ataca a cualquier edad

Atacan a cualquier persona en cualquier momento de su vida y aunque las investigaciones han avanzado sus causas todavía son desconocidas. Hablamos de los tumores cerebrales, unos fuertes enemigos de nuestra salud a los que no les prestamos mayor atención en nuestra cotidianidad.

En el auditorio mayor de la UDES se conmemoró el ‘Día Internacional de la Concientización en Tumores Cerebrales’, con la participación de expertos en la materia, pacientes y estudiantes. (Foto: Fotografía: César Flórez León / VANGUARDIA LIBERAL) Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com en la siguiente dirección: http://www.vanguardia.com/santander/bucaramanga/285594-ojo-bumangueses-el-tumor-cerebral-ataca-a-cualquier-edad. Si está pensando en hacer uso del mismo, recuerde que es obligación legal citar la fuente y por favor haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Vanguardia.com - Galvis Ramírez y Cía. S.A.

En el auditorio mayor de la UDES se conmemoró el ‘Día Internacional de la Concientización en Tumores Cerebrales’, con la participación de expertos en la materia, pacientes y estudiantes. (Foto: Fotografía: César Flórez León / VANGUARDIA LIBERAL)

Y es que la gente, de manera desafortunada, no tiene mayor conciencia sobre el número de vidas que ellos han cobrado durante los últimos años.

Algunos creen, por ejemplo, que los tumores solo atacan a las personas mayores. Es preciso recalcar que todos y a cualquier edad pueden padecerlos.

Por citar solo un ejemplo, en los niños los tumores cerebrales son la segunda forma más común de cáncer, después de la leucemia. En los adultos, ocupan el 13° lugar en frecuencia de todos los cánceres; y dependiendo de la edad de la población estudiada, la incidencia anual de estas neoplasias oscila entre 4,8 y 10,6 por cada 100 mil habitantes.

Las cifras pueden variar en relación a diferentes regiones geográficas. En Santander, la distribución por sexos muestra un discreto predominio de los tumores benignos en mujeres, mientras que los malignos y las cifras globales son mayores en varones.

Las tasas de mortalidad de algunas estadísticas con tendencia ascendente será de 6,5 por cada 100 mil habitantes/año para varones; y 4,5 para mujeres.

Para conocer todas estas cifras reveladoras, se cumplió el pasado sábado en el auditorio mayor de la Universidad de Santander, UDES, un simposio que además conmemoró el ‘Día Internacional de la Concientización en Tumores Cerebrales’.

El objetivo principal del certamen era dar a conocer, a través de médicos especialistas, qué se está haciendo actualmente en la investigación, la prevención, el diagnóstico y los tratamientos de los tumores cerebrales.

La actividad, que llegó a su cuarta edición, incluyó la presentación de estrategias en Neurocirugía Oncológica. Profesionales de la salud, estudiantes de Medicina y de otras carreras afines, pacientes y sus familiares dieron a conocer sus experiencias y los resultados de sus investigaciones.

Además de la UDES, la jornada contó con la participación de diversos capítulos de Neurocirugía Oncológica, la Clínica Chicamocha y la International Brain Tumour Alliance.

Además de la UDES, la jornada contó con la participación de diversos capítulos de Neurocirugía Oncológica, la Clínica Chicamocha y la International Brain Tumour Alliance.

Fuente: Vanguardia.com http://bit.ly/11CdDLk 

La peligrosa relación entre la fibrilación auricular y el ACV

La alteración más frecuente del ritmo cardíaco aumenta cinco veces el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Las expertos detallan los síntomas de alerta y qué se puede hacer para prevenirlo.

Por Agustina Sucri

fibrilación auricular y ACV

En países desarrollados, el 80 por ciento de los accidentes cerebrovasculares (ACV) es de origen isquémico por oclusión arterial, atribuyéndose una quinta parte de ellos al cardioembolismo por fibrilación auricular (FA), que consiste en la oclusión de una arteria cerebral por causa de un trombo proveniente del corazón.

 Las consecuencias del ACV producido por fibrilación auricular son devastadoras: causan un 50 por ciento más de discapacidad y el doble de mortalidad que los ACV por otras causas, motivo por el cual la prevención constituye un eslabón terapéutico fundamental.

 Las cifras mundiales señalan que en 2008 unas 6,2 millones de personas fallecieron por un ACV.

La FA es una arritmia que afecta al 1% de la población total; su prevalencia aumenta de manera creciente con la edad hasta llegar al 10% en personas mayores de 80 años y se estima que una de cada cuatro personas mayores de 40 años tendrá FA a lo largo de su vida.

 Para latir, el corazón cuenta con un sistema de conducción eléctrica que envía señales o impulsos a través de las cámaras cardíacas superiores (aurículas) e inferiores (ventrículos). De esta forma, se logra un ritmo regular y coordinado. Cuando se altera la corriente eléctrica del corazón, éste modifica su ritmo, ya sea latiendo muy rápido (taquicardia), muy despacio (bradicardia) o en forma irregular (fibrilación auricular).

 La FA consiste en una anomalía del ritmo cardíaco, que se presenta rápido e irregular. En estos casos, el impulso eléctrico del corazón no es regular y ciertas partes del corazón no pueden contraerse con un patrón coordinado. Como resultado, el corazón no puede bombear suficiente sangre para satisfacer las necesidades del organismo.

 El doctor Jorge González Zuelgaray, presidente de la fundación Arrhythmia Alliance Argentina, remarcó que el principal riesgo asociado con la FA es el ACV: “Esto se debe a que cuando las aurículas no se contraen en forma efectiva, la sangre se puede estancar y formar coágulos que si se desprenden y viajan al cerebro pueden causar una obstrucción, lo que genera el ACV. Además, la frecuencia cardíaca elevada durante largos períodos de tiempo puede dañar al corazón, provocando insuficiencia cardíaca, e inclusive aumentar levemente el riesgo de muerte”.

 “Cuando la fibrilación auricular se detecta, es posible tratarla y controlarla para evitar consecuencias tales como el ACV, que puede causar discapacidad y muerte. Con una medida tan sencilla como tomarse el pulso, ya es posible sospechar si algo está funcionando mal en el ritmo cardíaco, y consultar al especialista antes de que sea demasiado tarde”, añadió el experto.

NUEVAS ALTERNATIVAS

 En los pacientes con FA, uno de los pilares terapéuticos se basa en la administración de anticoagulantes; no obstante, hay un grupo de individuos, calculado en alrededor del 20 por ciento, que no pueden recibir anticoagulación debido a su alto riesgo de sangrado, con lo cual esta terapia se encuentra contraindicada.

 Para este nada despreciable porcentaje de pacientes, ya se está utilizando en la Argentina una técnica por cateterismo de muy bajo riesgo denominada “cierre de la orejuela o apéndice auricular izquierdo”, que puede reducir el riesgo de un evento cerebrovascular en un 60%, según señalaron desde el Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (CACI).

 “La forma sencilla de prevenir la formación de coágulos es dándoles a estos pacientes anticoagulantes: hace muchos años que está comprobado que los anticoagulantes clásicos y los más modernos sirven para la prevención y reducen en más de un 60 por ciento el riesgo de que el paciente vaya a sufrir un ACV. Pero la realidad es que hay un porcentaje de pacientes, de por lo menos el 20 por ciento, que no pueden recibir anticoagulantes”, sostuvo el doctor Aníbal Damonte, médico especialista en cardioangiología intervencionista e integrante del CACI.

 Precisamente, el denominado “cierre de la orejuela de la aurícula izquierda” tiene como objetivo prevenir el riesgo de que algún coágulo que se forma en esa cavidad específica, pueda movilizarse desde ahí y producir lo que se llama una embolia cerebral, un ACV o una oclusión de una arteria periférica. Como el 90% de los coágulos en los pacientes que tienen FA se forma y se aloja en esa suerte de “apéndice” o “bolsillo”, cerrarlo en aquellos individuos que no pueden recibir medicación anticoagulante constituye una estrategia sumamente valiosa.

 “En la orejuela de aurícula izquierda es donde más estancamiento de sangre se presenta: se calcula que el 90 por ciento de los trombos se produce en esa cavidad. Por este motivo, se coloca en esa especie de “bolsillo” una suerte de tapón de una aleación de nitinol de medidas variables, según el tamaño de la orejuela a ocluir, un dispositivo muy similar al que se utiliza para el tratamiento de los defectos congénitos del corazón, pero con un diseño distinto”, describió el doctor Arturo Fernández Murga, también cardioangiólogo intervencionista y presidente del CACI.

 “Para realizar esta intervención -añadió-, se ingresa por la vena cava inferior a través de la ingle del paciente, se pasa al lado izquierdo del corazón, mediante una punción del tabique que separa ambas aurículas, y se cierra la orejuela”.

 Según señalaron los representantes del CACI, hay un 3% restante de pacientes en los que no se puede colocar bien el tapón, por razones anatómicas de la orejuela. También sostuvieron que a largo plazo, las personas intervenidas tienen una tasa de reducción del ACV similar o mayor a quien toma el anticoagulante oral, indicado como tratamiento clásico.

 El procedimiento, técnicamente denominado “cierre percutáneo de la orejuela auricular izquierda”, llegó a la Argentina en 2009.

 CIFRAS QUE PREOCUPAN

 El ACV es la primera causa de discapacidad y la segunda causa de muerte en nuestro país: cada cuatro minutos una persona es víctima de un ACV. “Casi un 30% de los sobrevivientes queda con discapacidad permanente. Y, a las lesiones físicas cotidianas que genera (como alteración o pérdida del caminar, vestirse, comer, bañarse, hablar, entender o escribir) se suman discapacidades personales y laborales que precisan una neuro-rehabilitación no sólo biológica sino también educativa e interdisciplinaria”, alertó por su parte la doctora Laura Grynberg, de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA).

 Durante mucho tiempo se describió al ACV como una patología de personas mayores, sin embargo, en los últimos años, los especialistas se muestran preocupados por el aumento de casos en hombres más jóvenes.

 En ese sentido, Grynberg hizo hincapié en que la Tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2013 reveló que el sobrepeso y la obesidad -dos patologías que aumentan el peligro de sufrir un ACV- han mostrado un aumento con respecto al relevamiento realizado en 2009: con porcentajes del 37.1 y 20.8 respectivamente.

 Asimismo, enfatizó que ese documento constató la prevalencia de presión arterial y colesterol elevados entre la población.

 SINTOMAS

 Según apuntó Grynberg, el ACV se caracteriza por producir debilidad o adormecimiento de la cara, brazo o pierna, usualmente de un lado del cuerpo. “También, puede presentarse dificultad para hablar, comprender o tragar; dificultad para ver con uno o ambos ojos; visión doble; pérdida del equilibrio o coordinación; vértigo; dolor de cabeza súbito y de máxima intensidad, sin causa aparente”, añadió.

Por otra parte, la profesional de la FCA remarcó que es importante saber que sólo uno de cada cuatro pacientes que sufre un ACV llega a tiempo al hospital, y la misma proporción es la que muere dentro del año posterior al evento. “Por eso, resulta fundamental reconocer los síntomas rápidamente para intervenir a tiempo, ya que únicamente dentro de las primeras seis horas aproximadamente de producido un ACV isquémico puede aplicarse el tratamiento específico que permita revertir o minimizar los daños”, insistió la especialista, quien recordó que los factores de riesgo de ACV son los mismos que los de enfermedad cardiovascular: hipertensión arterial, falta de control de la diabetes, consumo excesivo de alcohol, fumar, colesterol elevado, el sedentarismo, la obesidad y la drogadicción.

 También comentó que existen otros factores que aumentan el riesgo de padecer un ACV pero que no se pueden modificar:

 * Ser mayor de 55 años.

 * Ser hombres.

 * Tener antecedentes familiares de enfermedad coronaria o cerebrovascular, o haber sufrido un ACV.

Para finalizar, Grynberg subrayó que resulta fundamental concientizar a la población sobre la importancia de adoptar estilos de vida y comportamientos saludables, a fin de revertir conductas que pueden resultar nocivas. Entre ellos incluyó:

 * Controlar la presión arterial con frecuencia.

 * Abandonar el cigarrillo.

 * LLevar una dieta saludable.

 * Hacer ejercicio físico bajo supervisión médica.

 * Controlar la diabetes.

 * Controlar y tratar las enfermedades del corazón.

 

 

Control del dolor coadyuva a sobrevida de enfermos de cáncer

El tratamiento del dolor por cáncer, basado en medicamentos opioides, ha reflejado excelente alivio en pacientes y mejora en su calidad de vida con efectos secundarios tolerables, aseguró Vicente José De Luis Molero.

POR: NOTIMEX/MÉXICO

 

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Cancerología, cada año se reportan 150 mil nuevos casos de cáncer y la proyección para 2030 es que la cifra de duplique si no se toman medidas de prevención. (ARCHIVO)

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Cancerología, cada año se reportan 150 mil nuevos casos de cáncer y la proyección para 2030 es que la cifra de duplique si no se toman medidas de prevención. (ARCHIVO)

El especialista en dolor y cuidados paliativos de Madrid, España, presentó evidencias que demuestran esas condiciones, en el marco del XXXII Congreso de la Sociedad Mexicana de Oncología (SMEO).

El también geriatra refirió que en España los pacientes han mostrado un excelente alivio del dolor, y sostuvo que ese control adecuado brinda un impacto benéfico para aumentar la sobrevida y pronóstico general en pacientes con cáncer.

En el foro celebrado en el puerto de Ixtapa, Zihuatanejo, del estado de Guerrero, la oncóloga y directora Médico de Mundipharma México, Consuelo Gutiérrez, planteó que “en pro de la calidad de vida y sobrevida de las personas que viven con cáncer, es necesario prescribir a los pacientes el tratamiento adecuado”.

El propósito, dijo, es que logre un control efectivo y duradero del dolor por cáncer, además de reconocer este tipo de terapias como una necesidad médica que debe resolverse con urgencia.”

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Cancerología, cada año se reportan 150 mil nuevos casos de cáncer y la proyección para 2030 es que la cifra de duplique si no se toman medidas de prevención, refirió Mundipharma en un comunicado de prensa.

Especialistas aseguran que los tratamientos más efectivos contra el cáncer y la detección temprana han ocasionado una sobrevida en los pacientes más prolongada, por ello el control del dolor para un mejor apego a la terapia es fundamental.

Respecto a las terapias para el control del dolor, Gutiérrez afirmó que la firma en la que colabora “llega a México con una experiencia de más de 60 años en el tratamiento de esta afección, con una oferta diferenciadora, segura y eficaz en pro de mejorar la calidad de vida de las personas que viven con dolor.”

En el encuentro, los médicos expresaron a las autoridades los requisitos y dudas a resolver sobre el tema de recetarios especiales con código de barras para la prescripción de estupefacientes.

Asimismo, la posibilidad de que cualquier médico con cédula profesional pueda solicitar dichos fármacos y que es su responsabilidad contar con herramientas para un control eficaz del dolor moderado a severo.

Prevenir el cáncer de próstata

por UniversoCanario/Agencias

No existe ninguna estrategia de prevención del cáncer de próstata que se haya podido probar hasta el momento pero el riesgo podría reducirse realizando cambios saludables en el estilo de vida, como hacer ejercicio y seguir una dieta saludable.

cancer de prostata  Según señalan desde la página web de la estadounidense Clínica Mayo (www.mayoclinic.org) si le preocupa su riesgo de cáncer de próstata debería interesarse por cómo prevenirlo. El cáncer de próstata es el cáncer más común que se diagnostica entre los hombres y si además algún familiar o amigo ha recibido un diagnóstico de esta enfermedad, es más común plantearse qué se puede hacer para prevenirlo.

   “No existe una forma segura de prevenir el cáncer de próstata”, afirman los facultativos estadounidenses y apuntan que a menudo los resultados de estudios científicos entran en conflicto entre sí, por lo que no se han descubierto aún vías claras para prevenir este tipo de cáncer.

   En general, los médicos recomiendan que los hombres con un riesgo medio sigan un estilo de vida que beneficie a su salud global si están interesados en la forma de prevenir el cáncer. Para ello desde la web de salud aconsejan tomar medidas en al menos estos cuatro ámbitos del estilo de vida:

  1. Elegir una dieta sana

   Existen algunas evidencias que muestran que seguir una dieta saludable que reduzca el consumo de grasas y aumente el de frutas y vegetales podría reducir el riesgo de cáncer de próstata, aunque los resultados científicos no siempre coinciden. Si quieres reducir el riesgo de cáncer de próstata considera las siguientes opciones:

* Sigue una dieta baja en grasas: los alimentos que contienen grasas incluyen carnes, frutos secos, aceites y productos lácteos, como la leche y el queso. En los estudios, los hombres que comían la mayor cantidad de grasa a diario tenían un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Aunque esta asociación no prueba que el exceso de grasa cause cáncer de próstata, reducir la cantidad de grasa que se come a diario tiene beneficios comprobados, como el control del peso y la mejor salud cardiaca.

Para reducir la cantidad de grasa que comes cada día, limita los alimentos grasos o elige las variedades bajas en grasa. Por ejemplo, reduce la cantidad de grasas que añades a los alimentos al cocinar, elige cortes magros de carne y productos lácteos bajos en grasa o desnatados.

* Come más grasa procedente de vegetales que de animales: en los estudios que examinaron grasa y riesgo de cáncer de próstata, las grasas animales aparecían como más propensas a asociarse con un mayor riesgo de cáncer de próstata. Los productos animales que contienen grasas incluyen carne, manteca y mantequilla. Cuando sea posible, utiliza grasas procedentes de vegetales en lugar de las cárnicas. Por ejemplo, cocina con aceite de oliva en vez de con mantequilla o utiliza frutos secos o semillas en tu ensalada en vez de queso.

* Aumenta la cantidad de frutas y vegetales que comes cada día: las frutas y vegetales están llenos de vitaminas y nutrientes que se cree reducen el riesgo de cáncer de próstata, aunque la investigación no ha probado que ningún nutriente en particular garantice reducir este riesgo. Comer más frutas y vegetales también ayuda a dejar menos espacio a otros alimentos, como aquellos altos en grasa.

Aumenta la cantidad de frutas y vegetales en la dieta diaria añadiendo una ración adicional de una fruta o vegetal en cada comida. También puedes tomar frutas y vegetales como tentempiés.

* Come pescado: el pescado graso como el salmón, las sardinas, el atún o la trucha contienen un ácido graso denominado omega-3 que se ha vinculado a un menor riesgo de cáncer de próstata. Si no tomas normalmente pescado intenta añadirlo a tu dieta.

* Reduce la cantidad de productos lácteos que comes cada día: existen estudios en los que los hombres que toman la mayor cantidad de productos lácteos, como leche, queso y yogur, cada día tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata. Pero los resultados de los estudios son heterogéneos y el riesgo asociado con los productos lácteos se considera que puede ser pequeño.

* Toma té verde: los estudios de hombres que beben té verde o toman extractos de té verde como suplemento han mostrado un menor riesgo de cáncer de próstata. Si te gusta tomar té, considera la posibilidad de tomar té verde.

* Intenta añadir la soja a tu dieta: las dietas que incluyen tofu, un producto realizado a partir de la soja, se ha vinculado a un menor riesgo de cáncer de próstata. Se cree que el beneficio de la soja procede de un nutriente específico denominado isoflavonas. Otras fuentes de isoflavonas incluyen las alubias, los garbanzos, las lentejas y los cacahuetes.

* Bebe alcohol con moderación o déjalo por completo: si eliges beber alcohol, limítate a una o dos bebidas al día. No existen evidencias claras de que beber alcohol pueda afectar al riesgo de cáncer de próstata pero un estudio descubrió que los hombres que tomaban varias bebidas cada día durante muchos años tenían un mayor riesgo.

  1. Mantener un peso saludable

   Los hombres con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o superior se consideran obesos. Ser obeso aumenta el riesgo de cáncer de próstata. Si tienes sobrepeso u obesidad, prueba a perder peso. Puedes conseguirlo reduciendo el número de calorías que tomas cada día y aumentando la cantidad de ejercicio que haces.

   Si tienes un peso saludable, trata de mantenerlo haciendo ejercicio la mayoría de los días de la semana y eligiendo una dieta saludable rica en frutas, vegetales y cereales integrales.

  1. Realizar más ejercicio durante la semana

   Los estudios sobre ejercicio y cáncer de próstata han mostrado en gran medida que los hombres que realizan ejercicio podrían tener un menor riesgo de cáncer de próstata. Pero no todos los estudios han coincidido en ello. El ejercicio tiene muchos otros beneficios para la salud y podría reducir el riesgo de enfermedad cardiaca y otros cánceres. El ejercicio puede ayudar a mantener un buen peso o puede ayudar a perderlo.

   Si no realizas ya algún tipo de ejercicio, consulta con tu médico para asegurarte de que estás bien para comenzar a realizarlo. Cuando empieces a hacerlo, ve despacio. Añade actividad física a tu día a día aparcando el coche más lejos del trabajo o del lugar al que te dirijas y prueba a utilizar las escaleras en vez del ascensor. Ponte como objetivo realizar 30 minutos de ejercicio en la mayoría de los días de la semana.

  1. Consultar al médico sobre el posible riesgo

   Algunos hombres tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata. Para aquellos con un riesgo muy elevado, existen opciones para reducirlo, entre ellas algunos medicamentos. Si piensas que tienes un riesgo alto de cáncer de próstata discútelo con tu médico.

 

 

 

 

 

 

 

Mujer y accidente cerebrovascular (ictus)

El ictus, lesión en el cerebro u otras estructuras dentro del cráneo por obstrucción o rotura arterial, constituye un importante problema de salud siendo la quinta causa de muerte en los hombres y la tercera causa de muerte en las mujeres en la mayoría de los países de nuestro entorno. Aunque el número de casos de ictus está disminuyendo, gracias a la mejora en la prevención y tratamiento de los principales factores de riesgo cardiovascular (obesidad, diabetes, hipertensión, tabaquismo e hipercolesterolemia) y la mejora en la implantación de hábitos de vida más saludables, esta mejoría se ha podido constatar que es menor en las mujeres.

Mujer Ictus

Importantes estudios epidemiológicos muestran que las mujeres tienen un riesgo mayor que los hombres de presentar un accidente vascular a lo largo de la vida. Las mujeres viven más años que los hombres, con el consiguiente aumento del riesgo de sufrir ictus, y que éstos sean más severos dejando secuelas más incapacitantes. Por otra parte, a medida que aumenta la edad las mujeres tienen más probabilidades de vivir solas, sin cuidadores que puedan atenderlas, generando una mayor dependencia y, en muchos casos, necesidad de institucionalización, con el consiguiente deterioro de la calidad de vida y aumento de los costes sociosanitarios, ya de por si elevados en este tipo de procesos.

Las mujeres comparten con los hombres los mismos riesgos que conducen a un ictus pero deben sumarle otros relacionados con el sexo. Así, la utilización de tratamientos hormonales, como anticonceptivos orales o suplementos hormonales en la menopausia, la salud reproductiva y el embarazo (más si se asocia a preeclampsia), aumentan este riesgo. Y, además, existen otras condiciones clínicas que también lo aumentan y son más frecuentes en las mujeres, como son la migraña con aura, obesidad, síndrome metabólico o fibrilación auricular.

 Fuente:

Jesús Castillo

Coordinador del Grupo de Trabajo de Neurología de la semFYC

7 cosas que no sabías sobre el cáncer de mama

El cáncer de mama es una de las enfermedades más temidas por las mujeres y, cuando de cáncer se trata, también una de las más frecuentes. Pero, no debes permitir que el miedo te paralice: hay muchas decisiones que puedes tomar para prevenir el cáncer de mama.

cancer-mama

#1 La mamografía

Una vez que llegues a los 40, es fundamental que comiences a realizarte mamografías. Ten presente que si en tu familia hay antecedentes de este tipo de cáncer, es recomendable que empieces con las mamografías antes. Ahora bien, este estudio puede tener sus fallas. Por este motivo, es vital que lo complementes con un examen clínico anual. La combinación de estas precauciones es la mejor estrategia para detectar el cáncer de mama a tiempo.

#2 Vida activa

Ya se ha comprobado que quienes realizan actividad física de forma regular poseen menos riesgos de desarrollar cáncer de mama. Cualquier tipo de ejercicio es útil, aunque también se ha constatado que las actividades aeróbicas son particularmente beneficiosas. Así, las mujeres que las practican poseen un 55% posibilidades menos de morir a causa de este tipo de cáncer.

#3 La alimentación

Una dieta saludable es una de las mejores aliadas en la prevención del cáncer de mama. Asimismo, se ha develado que la ingesta de folato –presente en vegetales de hoja verde, frijoles y cereales fortificados– podría ayudar a mitigar los efectos nocivos que posee el consumo de bebidas alcohólicas en el desarrollo del cáncer de mama.

#4 El sobrepeso

Conservar un peso saludable a lo largo de toda la vida disminuye los riesgos de padecer casi cualquier cosa: enfermedades cardíacas, diabetes del tipo 2, artritis… Ahora bien, cuando se trata del cáncer de mama, son los kilitos en exceso de la postmenopausia los que constituyen el mayor peligro. Esto se debe a que en las mujeres que atraviesan esta etapa vital, la principal fuente de estrógenos proviene de la grasa corporal. Por tanto, cuanto mayor tejido adiposo, más numerosos serán los estrógenos en sangre y más los riesgos de desarrollar cáncer de mama.

#5 El dolor

El dolor de mama no suele ser un síntoma frecuente de este tipo de cáncer. Por tanto, si has o estás experimentando algún tipo de aflicción en esta zona, puedes volver a respirar. Es probable que la causa de tu dolor se vincule a cambios hormonales, un quiste benigno o algún tipo de tensión muscular. Ten en cuenta que los síntomas del cáncer de mama más usuales son: bulto tangible, cambios en el tamaño y forma de las mamas, arrugas en la zona o escamas y secreciones en los pezones.

#6 Los riesgos

A los 40 años, una mujer promedio tiene 1 en 69 posibilidades de desarrollar cáncer de mama en los 10 años siguientes. A los 50 años, las posibilidades ascienden a 1 en 42 y a los 60, a 1 en 29. Estos datos sugieren que, estadísticamente, las sexagenarias y las septuagenarias tienen más riesgos de contraer este tipo de cáncer. Sin embargo, es importante considerar que es en estas edades en las que el cáncer de mama es más fácilmente curable. Esto se debe a que cuando esta variedad de cáncer aparece a esas edades asume formas menos agresivas.

#7 La historia familiar

El hecho de que el cáncer de mama ya haya visitado a alguna mujer de tu familia no significa, bajo ningún concepto, que tú también vayas a padecerlo. Solo entre el 20% y el 30% de las mujeres con cáncer de mama tienen antecedentes familiares. Así que guarda la calma: la biología no determina el destino.

 Vía: mujer.com