Ir al contenido

Neurocirugía

Parkinson y la Neurocirugía

Dr. Jorge Efraín Salazar Ceballos

párkinsonLas manifestaciones motoras de la enfermedad de Parkinson suelen mejorar de forma importante con un diagnóstico preciso y tratamiento farmacológico oportuno. Estas incluyen el temblor de reposo, rigidez y la bracinesia (lentitud de movimientos) además de trastornos de la postura y la marcha.

La mayoría de los pacientes mantienen una respuesta benéfica al tratamiento con levodopa, los primeros 3 a 5 años de manejo. Después de ese tiempo, el efecto terapéutico puede ser variable y empezar a disminuir, apareciendo variaciones o fluctuaciones motoras; algunas de ellas relacionadas con la ingesta de levodopa, y otras sin que exista aparente relación. La más común de estas fluctuaciones es el deterioro del fin de la dosis (“wearing off”), en la que existe una disminución en la duración del efecto, que puede mejorar ajustando el intervalo de la dosis manteniendo la dosis total de levodopa al día.

Otra molestia para los pacientes puede ser la aparición de discinesias, que consisten en movimiento coreicos (involuntarios danzantes) que suelen afectar las extremidades, la cara y el tronco. Estas pueden presentarse dos horas después de la dosis, y pueden corregirse disminuyendo la misma.

La levodopa, a pesar de ser eficaz y ser considerada como el tratamiento disponible más potente para la enfermedad, invariablemente producirá efectos a largo plazo que dificultan el manejo médico. La polifarmacia puede ser un arma de dos filos para los adultos mayores, es frecuente que los pacientes llegan a su médico con una encrucijada terapéutica: requieren más dosis y más medicamentos, por lo que pueden presentar más efectos secundarios. Todo lo anterior nos obliga a tener alternativas, entre ellas destacan distintos procedimientos quirúrgicos, como procedimientos lesionales de ciertas estructuras cerebrales (palidotomía, talamotomía) o la neuromodulación a través de la colocación de electrodos cerebrales. Los avances en la neurocirugía, estudios de neuroimagen y estudios clínicos nos permiten ofrecerle a un grupo de pacientes opciones que puedan mejorar algunos de los síntomas que acompañan a la enfermedad.

La cirugía, como la estimulación cerebral profunda, es una alternativa terapéutica eficaz en un grupo seleccionado de pacientes. Es importante señalar que no todos los signos y síntomas de la enfermedad mejorarán con la cirugía, como por ejemplo, trastornos del lenguaje o del sueño, por mencionar algunos. En términos generales, la cirugía mejorará los síntomas que mejoren con la levodopa. Sólo se debe indicar entre un 10-15% de los pacientes, y los criterios suelen ser estrictos.

Entre algunos de los criterios de exclusión están: la aparición de demencia, uso de alcohol y drogas, ser portador de parkinson atípico, entre otros. Habitualmente el paciente es revisado primero por un equipo multidisciplinario de especialistas a fin de seleccionar a los pacientes candidatos a cirugía. Más del 30% de la falla quirúrgica se debe a la mala selección de los pacientes.

Fuente: http://yucatan.com.mx/

Accidentes cerebrovasculares ¿qué son?

En algunos casos se superan y se puede continuar con una actividad normal

Por: Ricardo Córdova

El neurocirujano Carlos Rodríguez, del Centro Neurológico del Hospital ABC, responde de manera clara las 4 preguntas más frecuentes sobre los accidentes cerebrovasculares (ACV):

accidente cerebrovascular

 ¿Qué son?

Es la interrupción del flujo de sangre y oxígeno a una parte del cerebro, y pueden ser provocados por el bloqueo o ruptura de una arteria del mismo, causan dolor y es posible que hasta la muerte. Son la primera causa de discapacidad en adultos. Se dividen en isquémicos (infartos cerebrales) y hemorrágicos (derrames cerebrales), los primeros ocurren por la obstrucción de una arteria que se volvió demasiado estrecha o por la existencia de un coágulo en cualquier otra parte del cuerpo, el cual provoca que la sangre no llegue a una parte del cerebro. Los del tipo derrame cerebral, se producen por la ruptura de una arteria dentro del cerebro, lo que provoca una hemorragia que daña el sector donde ocurre. En ambos casos, si el flujo sanguíneo se detiene —aunque sea por unos pocos segundos— el cerebro no puede recibir sangre y oxígeno, entonces las células cerebrales pueden morir, lo que ocasiona un daño permanente en las funciones que involucran el territorio afectado.

Condiciones que incrementan el riesgo de vivirlos

La hipertensión arterial sistémica, la diabetes mellitus, una enfermedad cardiaca, el incremento en los niveles de colesterol, el tabaquismo, el abuso en el consumo de alcohol, tener más de 60 años, antecedente familiar, la presencia de anomalías vasculares cerebrales, así como las alteraciones en la coagulación y consumo de drogas.

¿Cuáles son los signos de alerta?

Dolor de cabeza muy intenso.
Deterioro del estado de alerta.
Confusión.
Dificultad para la emisión del lenguaje.
Pérdida de la fuerza o sensibilidad en las extremidades o en la cara.
Pérdida de la visión.
Alteraciones en el equilibrio y la coordinación. La presencia de cualquiera de estos debe hacer sospechar la existencia de un accidente cerebrovascular. La magnitud o gravedad de los síntomas, en ambos casos dependerán de la extensión del mismo.

¿Qué hacer en caso de vivir algunos de los síntomas?

Es muy importante acudir al hospital, preferentemente al área de urgencias para realizar la valoración pertinente y determinar si se trata de una afección isquémica o hemorrágica y recibir el tratamiento oportuno. El tratamiento de elección dependerá del tipo de accidente que presente el paciente, de la gravedad y de sus condiciones generales. Al igual que el famoso músico argentino, el actor Gary Coleman y el controversial Hugh Heffner son personas que sufrieron un ACV, este último lo vivió a los 59 años de edad y lo superó con mucho éxito, situación que le ha permitido seguir adelante con su carrera.

Prevención del ataque cerebral en la mujer

Durante febrero de 2014, American Heart Association y American Stroke Association presentaron la primera guía sobre la prevención del ataque cerebral en la mujer. Como en otras áreas de la medicina, existen diferencias en cuanto al género sobre el riesgo de padecer o la severidad de algunas afecciones. En esta oportunidad, SUAT te acerca toda la información básica para mantener un estilo de vida saludable.

Escrito por: SUAT

prevencion-del-ataque-cerebral-en-la-mujer

El consenso del cual se desprende la información actualizada fue confeccionado por un panel de expertos pertenecientes a variadas disciplinas de la medicina.

Al momento de la presentación del ataque cerebral en la mujer se suelen distinguir ciertas características: son de mayor edad que los hombres, habitualmente viven solas o se encuentran institucionalizadas, además presentan una peor evolución y calidad de vida en comparación con los hombres. En este marco, se observó que la hipertensión arterial (HA) era el factor de riesgo modificable más frecuente y que ésta no suele controlarse bien en las mujeres mayores de 80 años; asimismo, las personas de sexo femenino portadoras de la arritmia denominada fibrilación auricular tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones si se las compara con los hombres.

Por otro lado, las jóvenes que utilizan anticoncepción oral cuentan con mayor riesgo de padecer un ataque cerebral; con las nuevas fórmulas de bajas dosis, el riesgo es de dos eventos cada 10.000 mujeres, aunque esta cifra se incrementa en el grupo de mujeres mayores de 45 años. Por consiguiente, hay que tener en cuenta los factores que incrementan este riesgo en el mencionado grupo etario: antecedentes de eventos tromboembólicos previos, hipertensión, hiperlipidemia, tabaquismo, obesidad y diabetes. Por lo general, la hormonoterapia de sustitución se asocia, a un mayor riesgo de ataque cerebral en las mujeres perimenopáusicas y postmenopáusicas; variados estudios han identificado a la depresión y al estrés psicosocial como factores que incrementan el riesgo de ataque cerebral entre el 25 y 45% en el caso de las personas de sexo femenino. Las condiciones de alto riesgo de ataque cerebral en las mujeres que están reconocidas por la guía aparecen a continuación: obesidad, inactividad física y síndrome metabólico.

Sugerencias

Entre las medidas recomendadas para disminuir el riesgo se pueden mencionar las siguientes: mantener un peso adecuado, llevar una dieta saludable, la abstinencia del consumo de tabaco, la realización de actividad física en forma regular, la ingesta moderada de alcohol y la ejecución de actividades e intervenciones que permitan un adecuado control de la presión arterial, el colesterol y la glucemia.

En sintonía con otras publicaciones, la guía aconseja tomar en cuenta al ácido acetilsalicílico como medida de prevención en el grupo de mayor riesgo de mujeres que tienen más de 65 años y presentan cifras de presión arterial controladas, y en el caso de que el riesgo de sangrados digestivos y ataque cerebral hemorrágico sea bajo. Además, se fomenta el tratamiento de la HA, aunque sea moderada durante el embarazo; se ha observado que el tratamiento a este grupo de personas estuvo asociado a una reducción del 50% en el riesgo de desarrollo de hipertensión severa.

Esta guía pone su énfasis en la prevención del ataque cerebral en la mujer, mientras prioriza la búsqueda de herramientas específicas relacionadas con el género. SUAT te recuerda que si mantienes dudas en referencia a esta temática, debes consultar con un especialista.

Dra. María Dutra
Médica de SUAT

Usar el móvil puede triplicar el riesgo de sufrir un cáncer cerebral

Investigadores del Hospital Universitario de Orebro, en Suecia, han constatado que las personas que llevan más de 25 años utilizando teléfonos móviles o inalámbricos tienen el triple de riesgo de sufrir un determinado tipo de cáncer cerebral en comparación con quienes lo usan desde hace menos tiempo.

uso del celular y cancer

Según los resultados publicados en la revista Patholhysiology, las probabilidades de desarrollar glioma, un tipo de cáncer cerebral a menudo mortal, se incrementa con los años y horas de uso.

En el estudio se incluyeron a un total de 1.380 pacientes con tumores cerebrales malignos para comprar su uso de teléfonos móviles con el de personas sanas.

La investigación refiere que las personas que decían usar estos dispositivos desde hace 20 a 25 años eran casi dos veces más propensos a ser diagnosticados con un glioma que quienes los usaban desde hacía menos tiempo, e incluso se triplicaba si llevaban más de 25 años con un teléfono móvil. Sin embargo, no se observó una asociación similar con otros tumores cerebrales malignos.

El motivo de preocupación por los teléfonos celulares es la energía de radiofrecuencia, un tipo de radiación electromagnética emitida por los dispositivos móviles, explican en el Instituto Nacional del Cáncer de EE.UU.
Estas ondas, según los investigadores, pueden ser absorbidas por los tejidos del cerebro, aunque todavía no se sabe cómo puede afectar esto el desarrollo del cáncer.

Fuente: www.entornointeligente.com

Cómo predecir si se tendrá un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular

Investigadores de Madrid buscan una nueva técnica para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

accidente cerebrovascular

La prevención de un ataque al corazón, de un accidente cerebrovascular y de otras graves consecuencias que derivan de enfermedades cardiovasculares o de innatas características de nuestro ADN no es todavía posible. Ciertamente, se puede tratar de apostar todo en la prevención, haciendo una dieta saludable, evitando el más posible los alimentos grasos, salados, el alcohol, el tabaco, las actividades deportivas intensas y sin control, así como una vida muy estresante y todo lo que puede hacer daño a nuestro corazón, amén de someterse a graduales visitas con el cardiólogo.

Una investigación, sin embargo, lanza un método innovador para entender si corremos riesgos. A saber, los investigadores de la Universidad Autónoma y del Hospital La Paz de Madrid. ¿Cómo? Mirando su propia oreja. Sí, habéis leído bien. La oreja. “¡Cómo puede ser eso!”, diríais.

Vamos a ver cómo llegaron a esta conclusión. Su investigación fue hecha sobre 300 pacientes con un análisis muy cuidadoso de ambas orejas. Los científicos observaron cómo 49 por ciento de los que tenían de los pliegues en el lóbulo, en el pasado había sufrido de ataques al corazón o de un accidente cerebrovascular. Casi la mitad de ellos, una cifra significativa. Los científicos están seguros de haber hecho un descubrimiento sensacional, porque según ellos es necesario sólo mirarse las orejas, aunque siempre es mejor ir a su médico de cabecera para que las vea, para saber si tienes riesgo de un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular sin hacer análisis.

Por supuesto, hay que hacer una investigación mucho más amplia sobre una muestra mucho más grande de las 300 unidades utilizadas de los estudiosos en Madrid. Claro que si habrán futuras confirmaciones tendremos un sensacional descubrimiento.
Por otra parte, la ciencia empírica avanza a través de ensayos y cada nuevo descubrimiento es aceptado con escepticismo y cautela. Por el momento, nos contentamos de una esperanza y seguimos observando las normas adecuadas para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Fuente: www.es.blastingnews.com

Las 6 horas vitales para tratar un ACV

Desde la aparición de los primeros síntomas hay un lapso de tiempo para tratar y revertir un accidente cerebrovascular. Cómo reconocer los signos de alerta.

10_ACV2col_fmt

“El accidente cerebrovascular (ACV) es una emergencia porque hay muy poco tiempo para tratarlo y revertirlo: desde que se empiezan a tener los síntomas, el lapso para actuar es de entre 3 y 6 horas. Por eso, lo primero que hay que hacer cuando se detectan los signos es llevar a la persona a un centro médico”, advirtió el neurocirujano Alejandro Musacchio, en el marco del Día Mundial del ACV, que se conmemoró el pasado 29 de octubre.

El especialista explicó que existen dos tipos de ACV:

* Hemorrágico: se produce cuando se rompe una arteria, debido a la hipertensión arterial o a un aneurisma cerebral, que es una malformación congénita que produce una hemorragia en el cerebro. El 20 % de los ACV son de este tipo.

* Isquémico: se produce por oclusión de una arteria, que se tapa por colesterol o por un pequeño coágulo, que puede venir de las carótidas o ser de origen cardíaco o hematológico. No llega sangre a una parte del cerebro. El 80 % de los ACV son isquémicos. “Si no se trata a tiempo, la falta de circulación produce un infarto cerebral”, señaló Musacchio.

Los signos de un ACV isquémico incluyen: hemiplejia o falta de movimiento en la mitad del cuerpo (brazo, pierna y mitad de la cara, todos del mismo lado), trastorno de la visión y/o del lenguaje (dificultad para expresarse o para comprender), confusión espacio-temporal (el paciente no se ubica ni reconoce) y/o pérdida del conocimiento.

En tanto, la rotura de un aneurisma provoca un “dolor de cabeza en estallido”. “Se lo llama así porque parece que se rompe algo dentro de la cabeza. Eso puede producir un dolor de cabeza muy fuerte, vómitos, rigidez hasta pérdida de conocimiento y coma. Entre el 30 % y el 40 % de las personas fallece cuando se rompe el aneurisma; el resto puede ser tratado”, precisó Musacchio.

Tratamiento

Apenas se manifiestan los síntomas, hay que concurrir a un centro médico. “Allí se hace una tomografía rápidamente. Si no se visualiza una hemorragia, se le hace una angiografía digital cerebral, que es el único método para detectar la oclusión de las arterias. Se puede actuar disolviendo el coágulo o tratando de sacarlo. El lapso para actuar es entre 3 y 6 horas. Más de la mitad de los pacientes que llegan a tiempo pueden recuperarse. Cuanto antes se actúe, menores son las secuelas”, indicó Musacchio.

En caso de un ACV hemorrágico, se puede operar dentro de las primeras 24 horas, “pero es una situación más riesgosa y que produce mayores secuelas que el ACV isquémico”, comparó el especialista.

¿Se puede prevenir un ACV? “Hay un 50 % de enfermedades cardiovasculares que son transmitidas genéticamente. Pero después hay otros factores, como la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad, el estrés, el sedentarismo, el cigarrillo y las drogas, que favorecen un ACV y sobre las cuales se puede hacer prevención”, finalizó el médico.

Para prevenir un ACV, el Ministerio de Salud de la Nación recomienda: controlar la hipertensión arterial, no fumar, tratar los trastornos del colesterol con dieta y medicamentos si fuera necesario; tratar la diabetes o el síndrome metabólico (resistencia a la insulina); hacer una actividad física regular y moderada; controlar el déficit de magnesio; tener un diagnóstico precoz de las obstrucciones arterioescleróticas de las arterias carótidas y su corrección (se realiza por medio de un examen médico y una ecografía de las arterias carótidas); prevenir con medicación las trombosis y embolias cerebrales.

Fuente: www.ellitoral.com

Ojo bumangueses: El tumor cerebral ataca a cualquier edad

Atacan a cualquier persona en cualquier momento de su vida y aunque las investigaciones han avanzado sus causas todavía son desconocidas. Hablamos de los tumores cerebrales, unos fuertes enemigos de nuestra salud a los que no les prestamos mayor atención en nuestra cotidianidad.

En el auditorio mayor de la UDES se conmemoró el ‘Día Internacional de la Concientización en Tumores Cerebrales’, con la participación de expertos en la materia, pacientes y estudiantes. (Foto: Fotografía: César Flórez León / VANGUARDIA LIBERAL) Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com en la siguiente dirección: http://www.vanguardia.com/santander/bucaramanga/285594-ojo-bumangueses-el-tumor-cerebral-ataca-a-cualquier-edad. Si está pensando en hacer uso del mismo, recuerde que es obligación legal citar la fuente y por favor haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Vanguardia.com - Galvis Ramírez y Cía. S.A.

En el auditorio mayor de la UDES se conmemoró el ‘Día Internacional de la Concientización en Tumores Cerebrales’, con la participación de expertos en la materia, pacientes y estudiantes. (Foto: Fotografía: César Flórez León / VANGUARDIA LIBERAL)

Y es que la gente, de manera desafortunada, no tiene mayor conciencia sobre el número de vidas que ellos han cobrado durante los últimos años.

Algunos creen, por ejemplo, que los tumores solo atacan a las personas mayores. Es preciso recalcar que todos y a cualquier edad pueden padecerlos.

Por citar solo un ejemplo, en los niños los tumores cerebrales son la segunda forma más común de cáncer, después de la leucemia. En los adultos, ocupan el 13° lugar en frecuencia de todos los cánceres; y dependiendo de la edad de la población estudiada, la incidencia anual de estas neoplasias oscila entre 4,8 y 10,6 por cada 100 mil habitantes.

Las cifras pueden variar en relación a diferentes regiones geográficas. En Santander, la distribución por sexos muestra un discreto predominio de los tumores benignos en mujeres, mientras que los malignos y las cifras globales son mayores en varones.

Las tasas de mortalidad de algunas estadísticas con tendencia ascendente será de 6,5 por cada 100 mil habitantes/año para varones; y 4,5 para mujeres.

Para conocer todas estas cifras reveladoras, se cumplió el pasado sábado en el auditorio mayor de la Universidad de Santander, UDES, un simposio que además conmemoró el ‘Día Internacional de la Concientización en Tumores Cerebrales’.

El objetivo principal del certamen era dar a conocer, a través de médicos especialistas, qué se está haciendo actualmente en la investigación, la prevención, el diagnóstico y los tratamientos de los tumores cerebrales.

La actividad, que llegó a su cuarta edición, incluyó la presentación de estrategias en Neurocirugía Oncológica. Profesionales de la salud, estudiantes de Medicina y de otras carreras afines, pacientes y sus familiares dieron a conocer sus experiencias y los resultados de sus investigaciones.

Además de la UDES, la jornada contó con la participación de diversos capítulos de Neurocirugía Oncológica, la Clínica Chicamocha y la International Brain Tumour Alliance.

Además de la UDES, la jornada contó con la participación de diversos capítulos de Neurocirugía Oncológica, la Clínica Chicamocha y la International Brain Tumour Alliance.

Fuente: Vanguardia.com http://bit.ly/11CdDLk 

10 preguntas sobre el tumor cerebral

Alba Jiménez.  Madrid.

El joven investigador gallego ha descubierto y publicado en la revista «Frontiers Oncology» (del Grupo Nature) que un grupo de genes podría explicar por qué los meningiomas (tumores cerebrales benignos) progresan y se vuelven cancerígenos.

tumor cerebral

1.- ¿Qué le llevó a centrar su trabajo en los meningiomas?

Son tumores derivados de las meninges (especie de vainas que recubren el Sistema Nervioso Central (SNC)) y constituyen la neoplasia originaria del SNC más frecuente, llegando a suponer un tercio del total de las mismas. Son comúnmente benignos.

2.- Pero existen puntos candentes sobre su comportamiento…

Pueden ocasionar complicaciones graves derivadas de su «efecto masa», como parálisis, que pueden ser irreversibles o asentarse en lugares inaccesibles a la extracción quirúrgica. Además, es frecuente que reaparezcan una vez extirpados en formas más agresivas que tienen un pronóstico infausto y no se benefician de los tratamientos existentes, por lo que es necesario dirigir la investigación hacia el entendimiento de los mecanismos que facilitan la reaparición de los tumores y su comportamiento agresivo.

3.-¿Qué signos permiten detectarlo?

Las características clínicas de los meningiomas se solapan con muchos otros procesos neurológicos, ya que son principalmente derivados del efecto compresivo que ejercen en el cráneo y el canal vertebral. Según donde se localicen pueden causar dolor de cabeza, alteración de visión o de movimientos oculares y del habla, parálisis, ataques epilépticos. A veces debutan con una hemorragia intracraneal.

4.- ¿Por qué cree que hasta ahora eran poco conocidos los factores que determinan su malignidad?

Suelen ser benignos y no son la principal causa de mortalidad oncológica cerebral. Otros, como el glioblastoma multiforme, son menos frecuentes pero al tener un pronóstico peor causan más muertes, por lo que la comunidad científica se ha centrado en estudiarlos de forma preferente. Pero la alta frecuencia de los meningiomas implica un número considerable de muertes y de pérdida de calidad de vida, así que es esperable que en el futuro los mecanismos que les confieren malignidad sean más estudiados.

5.-¿Qué probabilidad hay de que se comporten de forma agresiva y cuáles son los motivos?

Cerca del 81 por ciento de los meningiomas son benignos; el 15-20 por ciento, atípicos y el 1-5 por ciento, cancerígenos. Los atípicos muestran características de ambos (no forman metástasis pero sí pueden invadir estructuras adyacentes). Los mecanismos de malignidad de estos tumores están bajo estudio, y mi investigación, junto con la de equipos internacionales, revela que hay rutas biológicas que cuando se activan o bloquean favorecen la progresión a formas agresivas.

6.- ¿Qué complicaciones puede desencadenar el no detectarlo a tiempo?

Las complicaciones dependen de la localización, el tamaño y de las estructuras adyacentes que afecte. En el caso de los meningiomas, hay que tener en cuenta que la compresión crónica de estructuras nerviosas provoca pérdida de función. Por ejemplo, la pérdida de visión por la compresión de los nervios ópticos puede ser reversible los primeros meses y transformarse en irreversible. Finalmente, el hecho de detectar el tumor de forma tardía favorece su transformación maligna, lo cual implica abordajes quirúrgicos más agresivos con mayor mortalidad.

7.- ¿Existe algún tipo de tratamiento efectivo en la actualidad?

Los benignos localizados en áreas accesibles son tratados con cirugía y radioterapia. Pero existen nueve tipos de meningiomas benignos y algunos tienen más tendencia a la reaparición cancerígena. Las formas cancerígenas y no extirpables resistentes a radioterapia se benefician poco de la quimioterapia. Esto hace necesario investigar el efecto de fármacos para otros tumores y otros nuevos en estos tipos de meningiomas malignos.

8.- En su trabajo detectó genes relacionados con vías de señalización característicos de tumores, como el de mama, que pueden ser significativos. ¿En qué consisten estos hallazgos?

He descrito un grupo de genes relacionados entre sí que se asocia al estadio clínico de los meningiomas, y la existencia de ciertas regiones que se asocian con el estadio tumoral y que, en conjunto con los anteriores datos, apuntan hacia la implicación de una serie de rutas biológicas en la transformación maligna de los meningiomas. Un grupo destacado de genes es los que facilitan la separación de los cromosomas en la división celular y son una diana terapéutica conocida en cáncer de mama.

9.- Dice que ha recibido llamadas interesándose por hacerlo realidad…

Estoy promoviendo un proyecto biotecnológico para crear una empresa dedicada a producir nuevas terapias ultra-específicas y personalizadas para cualquier tipo de enfermedad crónica. Mis colaboradores y yo no paramos de tratar con inversores. Esperamos que el Estado tome constancia de la importancia que tiene crear industria biotecnológica en España y nos apoye, pues aportaría beneficios socio-económicos.

10.- Hay fármacos empleados en cáncer de mama que podrían dar buenos resultados porque el mecanismo molecular es similar.

Los cánceres tienen en común ciertos grupos de rutas biológicas y de genes cuyo bloqueo puede aportar efectos beneficiosos en tumores distintos. Publicaremos un artículo para llamar la atención sobre los meningiomas y fármacos para otros tumores que pueden tener efectos beneficiosos. Pero, aunque son grandes avances, aún no son curativos, pues cada tumor tiene características genómicas que lo hacen único.

 

Fuente: www.larazon.es

 

Hipertensión arterial, principal causa de derrame cerebral

El experto Nuyoo Cabrera Ortiz dijo que la hipertensión arterial constituye la causa principal de derrames cerebrales o hemorragias intracraneales, que ocupan el segundo lugar en incidencia de eventos cerebrovasculares, después de los infartos.

Hipertensión-Arterial

El neurólogo adscrito al Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco agregó que la presión arterial elevada es la causa hasta 80 por ciento de los casos de hemorragia intracraneal.

Añadió que 20 por ciento restante se debe a factores como malformaciones congénitas arteriovenosas, tumores (glioblastoma multiforme) o a metástasis cerebral, originada por otros tumores malignos localizados en pulmones, riñones o por el cáncer tipo melanoma.

Señaló que los pacientes que presentan altos niveles de presión arterial o que no están diagnosticados y en control como pacientes hipertensos, son los más propensos a presentar hemorragia intracraneal.

Explicó que en pacientes hipertensos, el derrame cerebral suele presentarse de manera súbita, por lo que de no recibir atención oportuna la mortalidad es muy elevada, “y el tiempo es oro en estos casos”.

Indicó que si la causa de la hemorragia intracraneal está asociada a malformaciones o tumores, “de manera frecuente se gesta con el tiempo, toda vez que el paciente sin darse cuenta presenta micro sangrados al interior del cerebro, hasta que llega a presentar pérdida de sangre considerable, que da lugar a las manifestaciones clínicas que sugieren el evento”.

Expresó que síntomas clínicos característicos de la hemorragia intracraneal son: dolor intenso de cabeza que va de moderado a intenso, “el cual puede ser punzante u opresivo, y empeora con el paso de las horas, y puede presentarse dolor de cuello, vómito, y estado confuso o somnoliento hasta llegar a un coma”.

Afirmó que si bien un episodio de susto o enojo no origina por sí solo un derrame cerebral, los esfuerzos físicos extremos sí pueden desencadenarlos como realizar un ejercicio vigoroso en exceso o levantamiento de peso que sobrecargue la estructura de la persona.

Subrayó que entre otras causas, aunque menos frecuentes del derrame cerebral, figuran uso de drogas como cocaína, y la angiopatía amiloide que comúnmente afecta a adultos mayores y que se asocia al deterioro o afectaciones cardiovasculares.

Resaltó que ante una hemorragia intracraneal, el manejo médico del paciente se lleva a cabo en la Unidad de Cuidados Intensivos, en donde se le proporciona soporte vital como ventilación, estabilización de la presión arterial y en el caso de un sangrado intenso se interviene quirúrgicamente a fin de drenar el hematoma.

Puntualizó que en algunos casos, el derrame cerebral puede generar secuelas posteriores de tipo motoras, cognitivas y episodios de epilepsia.

Fuente: http://www.cronica.com.mx/

Una nueva opción para tratar la Esclerosis Múltiple

La ANMAT (Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica) acaba de aprobar alemtuzumab para pacientes adultos con Esclerosis Múltiple Recurrente Remitente (EMRR) con enfermedad activa definida por manifestaciones clínicas o por resonancia magnética.

esclerosis multiple

Alemtuzumab presenta una novedosa dosificación y un cronograma de administración de dos sesiones. La primera sesión de tratamiento con alemtuzumab se administra por infusión intravenosa en cinco días consecutivos y la segunda sesión se administra en tres días consecutivos 12 meses después.

“Alemtuzumab es un anticuerpo monoclonal dirigido específicamente contra una proteína de membrana denominada CD52, la cual se encuentra presente en diferentes poblaciones de glóbulos blancos (linfocitos).

La unión de este anticuerpo a esta molécula produce la destrucción de diferentes poblaciones de linfocitos, un fenómeno que es seguido por una repoblación de dichas células” explicó el Dr. Jorge Correale, Jefe de Neuroinmunología y Enfermedades Desmielinizantes de la Fundación FLENI.

“Los datos obtenidos en el estudio clínico con alemtuzumab manifestaron un impacto positivo en las tasas de recaídas y progresión de la discapacidad demostrando su potencial como nuevo tratamiento para la esclerosis múltiple recurrente remitente”, comentó la Dra. Norma Deri, médica neuróloga del Hospital Fernández de Buenos Aires.

Además, afirmó que “la aprobación de alemtuzumab es una buena noticia para los pacientes que conviven con esclerosis múltiple y que necesitan opciones adicionales para el tratamiento que puedan ofrecerle mayor eficacia”.

Alemtuzumab es respaldado por un programa de desarrollo clínico extensivo en el que participaron cerca de 1500 pacientes. Alemtuzumab fue aprobado también en Europa, Australia, Canadá, México, Brasil y Guatemala.

Se estima que la esclerosis múltiple afecta a más de 2,3 millones de personas a nivel mundial. En Argentina, alrededor de 8.000 personas conviven con esta enfermedad.

“En la Esclerosis Múltiple (EM), el sistema inmune -que habitualmente nos protege de las infecciones-, está desbalanceado, de tal modo que equivocadamente ataca a componentes de nuestro propio sistema nervioso, provocando lesiones en el cerebro y la médula espinal que causan secuelas y discapacidad neurológica a lo largo del tiempo. Alemtuzumab corregiría el equilibrio del sistema inmune, volviéndolo parecido a su estado original, y evitando nuevas agresiones a nuestro propio sistema nervioso”, explicó el Dr. Edgardo Cristiano, Jefe del Servicio de Neurología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

 Por su parte, el Dr. Cristiano sostuvo que “alemtuzumab es un nuevo tratamiento para la esclerosis múltiple que impactará sobre la calidad de vida de determinados pacientes evitando nuevas lesiones y reduciendo la futura discapacidad física. Su forma de administración es también novedosa ya que la aplicación de pocas inyecciones en los primeros dos años de tratamiento sería suficiente para garantizar su eficacia durante un largo período posterior, lo que lo diferencia de todos los tratamientos actuales”.

El programa de desarrollo clínico de alemtuzumab incluyó dos estudios pivote aleatorios de Fase III que compararon el tratamiento con alemtuzumab con el de dosis subcutáneas altas de interferón beta-1a en pacientes con EMRR que tenían la enfermedad activa y nuevos al tratamiento (CARE-MS I) o tuvieron recidivas mientras estaban bajo el tratamiento anterior (CARE-MS II), así como un estudio de extensión, en curso.

En el CARE-MS I, alemtuzumab fue bastante más efectivo que interferón beta-1a en la reducción de los índices de recidivas anuales; la diferencia observada en la reducción de la progresión de la discapacidad no alcanzó una importancia estadística. En el CARE-MS II, alemtuzumab fue bastante más efectivo que interferón beta-1a en los índices de recidivas anuales y la acumulación de discapacidad se retrasó significativamente en los pacientes que recibieron alemtuzumab en comparación con interferón beta-1a.

El perfil de seguridad de esta terapia está bien caracterizado a lo largo de los 3 estudios clínicos más importantes (fase II y fase III), y a lo largo de las distintas poblaciones estudiadas (pacientes sin tratamiento previo y pacientes que estaban recibiendo tratamiento) en donde fue consistente a lo largo de los años de estudio y sus extensiones.

Su perfil de seguridad permite otorgar estrategias al médico y al paciente para detectar tempranamente los riesgos asociados al uso de alemtuzumab (reacciones a la infusión, infecciones y desórdenes autoinmunes) y poder actuar sobre los mismos oportunamente.

“Así cobra particular importancia la instrumentación de un plan de minimización de riesgos con controles mensuales adecuados, que permitan detectar tempranamente estas complicaciones. Una temprana detección permite un efectivo tratamiento y evita mayores complicaciones de estos potenciales efectos colaterales” concluyó el Dr. Correale.

 http://www.asteriscos.tv/salud-2991.html