Ir al contenido

Oncología - 2. página

El ABCDE del cáncer de piel

En el diagnóstico de cáncer de piel el paciente juega un papel determinante para su detección precoz. Él puede alertar la aparición de cualquier mancha en la piel de su cuerpo y si esta evoluciona con cambios de tamaño y de color, dos aspectos fundamentales en un lunar (nevus), para encender una alarma y determinar si se trata de una lesión maligna.

cancer de piel abcd

Las lesiones névicas suelen ser más frecuentes en personas con pieles claras, explica la Dra. Omaira Milella, dermatóloga del CDD de Las Mercedes. “Las pieles blancas en el trópico representan un factor de riesgo. Estos fototipos de pieles claras suelen ser más propensas al cáncer cutáneo”.

Existen condiciones genéticas y externas, que exponen a las personas a riesgo de padecer cáncer. Las pieles blancas bajo hábitos de exposición solar frecuente representan uno de los factores de mayor riesgo para desarrollar a futuro cáncer cutáneo. “Si una persona de piel blanca ha tomado sol desde muy joven, si ha tenido ampollas y quemaduras importantes, sobre todo, en áreas como la cara, puede ser más propensa a tener cáncer de piel en edad adulta”, refiere la especialista.

Hay aspectos que debe tener presente el paciente para acudir al dermatólogo. Cualquier quemadura deberá ser tomada en cuenta, sobre todo en quienes tienen hábitos solares frecuentes. “El hecho de que la persona tenga más de 100 lesiones névicas, de diferentes milímetros y muchos con cambios en sus bordes, en su tonalidades de color (cambios displásicos), así como un lunar que tenga más de 6 mm de diámetro, debe ser considerado; la existencia de lesiones névicas congénitas con algún cambio también debe ser signo de alerta para tomar la decisión de acudir al dermatólogo”, explica Milella.

Existe una nemotecnia para orientar sobre los signos de alerta en lesiones en la piel tipo manchas color negro o marrón oscuro o nevus de iguales características, que se le conoce como el ABCDE del melanoma que todo dermatólogo conoce y aplica en su consulta diaria.

Milella señala que esta clave del ABCDE puede alertar sobre la existencia de cáncer de piel tipo melanoma. “Cuando el paciente tiene una lesión que es A: de asimetría; B: que el borde de la lesión sea irregular; C: cuando el tono de una lesión névica tiene varios colores (una parte negra, una azulada, otra un poco roja, incluso, una sin pigmento); D: es de diámetro, que tenga más de 6 mm (el tamaño de la goma de borrar de un lápiz); y E: evolución en el tiempo de esa lesión névica. Estas condiciones pueden hacer pensar que es una lesión maligna, tipo melanoma”.

El cáncer de piel (melanoma y no melanoma) es más frecuente en personas adultas que en adultos jóvenes. “El cáncer no melanoma, carcinoma escamo celular es más frecuente en personas de 70 años en áreas foto expuestas de pieles blancas y el basocelular se puede generar en personas entre 40 o 50 años”, apunta.

“En la aparición del carcinoma basocelular puede verse como una lesión plana o nodular, con vasos gruesos (telangiectasias) a veces ulcerada, otras veces en forma de una pequeña cicatriz; son de lento crecimiento y no dan metástasis que dan otros carcinomas. No afectan tejidos, no comprometen la vida sino que se van extendiendo al mismo tejido”.

La especialista en piel apunta que “el carcinoma escamo celular es el segundo más común de los cánceres cutáneos. Aparece como una lesión elevada con una pequeña costra. A veces, surge como una lesión plana con escamas. Crece lentamente, se eleva y puede sangrar. El paciente consulta porque muchas de esas lesiones planas y rojas no se curan nunca. Suelen ocurrir en pieles expuestas al sol como la cara, la oreja, los labios, la espalda, las manos, los brazos y las piernas”.

Pero entre los tipos de cáncer de piel no melanoma y el melanoma, este último es el más complicado. “El melanoma puede o no comenzar sobre una lesión ya existente. Puede aparecer como un lunar negro. El diagnóstico precoz y el tratamiento quirúrgico adecuado consiguen curar más del 90 por ciento, si este se hace en un estadio temprano. Si por el contrario, el paciente no acude al médico, es mal diagnosticado y mal tratado, puede desarrollar metástasis y al final comprometer su vida”.

Si el melanoma es de gran tamaño, en extensión y profundidad en las capas de la piel (diagnóstico hispatológico), existe mayor riesgo de que invada ganglios. “Si toma ganglios, es una manera de hacer metástasis y el estadio va avanzando. En este caso es útil el estudio del ganglio centinela. Hay que realizar una evaluación general, en los que se incluyen las resonancias magnéticas y la tomografía. En este estudio es determinante contar con el Pet-CT para hacerle seguimiento al paciente en el tiempo. Hay que estar seguros que el paciente no tenga compromiso en otros órganos para su pronóstico”.

Si no hay metástasis, puede vivir con una buena calidad de vida. Pero debe cambiar sus hábitos, evitando la exposición solar y realizar un seguimiento anual con su dermatólogo

Fuente: Sol Comunicaciones

Dr. Mourad: “La posibilidad de cura del cáncer avanza”

Una de las motivaciones principales del Dr. Wilson Mourad es conocer el avance de la ciencia para favorecer la salud de los pacientes oncológicos

Por: Sol Comunicaciones

Wilson Mourad

Puede decirse que el cáncer es una de las enfermedades más temidas. Con frecuencia se sabe de casos, y muy cercanos al entorno familiar, que crean una sensación de ansiedad y preocupación. Al mismo tiempo, generan curiosidad por conocer un padecimiento que ha tenido, desde hace más de un siglo, a los científicos e investigadores ocupados sin poder dar con la causa ni con la solución definitiva y certera a este mal.

En los últimos tiempos, existe la idea del incremento de la propagación del cáncer, una enfermedad provocada por un grupo de células que se multiplican sin control y de manera autónoma, invadiendo localmente y a distancia otros tejidos.
El Dr. Wilson Mourad, médico cirujano, especialista en vías digestivas y presidente del CDD Las Mercedes, sostiene que esta ha sido una de sus motivaciones principales para desarrollar esa institución, orientada a ser la primera con tecnología de punta en América Latina y alcances exitosos en el tratamiento del cáncer.

Anteriormente, se solía considerar que la persona que lo padecía iba, inevitablemente, a la muerte. Hoy, la situación ha cambiado, en razón de las técnicas que se han podido desarrollar tanto en el área de diagnóstico como de tratamiento. Se conocen 200 tipos diferentes de cáncer que si se diagnostican y se tratan a tiempo, pueden ser curables.

El Dr. Sunil Dayarnani, oncólogo del Centro Diagnóstico Docente CDD Las Mercedes, explica cuándo se aplica la quimioterapia. “Hay tumores que deben recibir quimioterapia. Casi todos, especialmente los que tienen probabilidad alta de diseminar células a otros órganos. Es decir, hacer metástasis. Recibirla no significa, necesariamente, que ya existe la metástasis, solo que también pudiera haber riesgos por los hallazgos o por la conducta conocida de este tipo de tumores. En fin, la quimioterapia es un tratamiento sistémico, porque va a todo el cuerpo”.

En otro orden de ideas, el Dr. Ivo Rodriguez, oncólogo radioterapeuta del CDD Las Mercedes declara cuándo se trata con radioterapia y cuándo es necesario aplicar ambas. Sostiene que a diferencia de la quimio, la radioterapia se aplica directamente porque el tumor está en el sitio o porque ya fue retirado y requiere recibir radioterapia para lograr un control definitivo local y regional, especialmente, en las áreas de los ganglios linfáticos.

“Como este procedimiento va directamente a la zona afectada, su tratamiento es local y regional. Adicionalmente, se dirige a las áreas de drenaje linfático, el cual se indica para eliminar o disminuir el tumor localmente y/o cuando ya fue resecado quirúrgicamente porque hay posibles riesgos de recidiva local”.

En opinión del Dr. Ivo Rodríguez, hay casos que requieren de las dos armas. “Se pueden aplicar en conjunto; es decir, en forma concomitante. También se separan y se administran en forma secuencial. Primero la quimio y luego la radio, o viceversa. Eso dependerá del tipo de tumor, de su conducta y de los resultados de los múltiples estudios. Actualmente, -agrega-, un gran grupo de pacientes reciben tratamientos combinados”.

Agrega que existe la radioterapia intraoperatoria, que se proporciona en el mismo pabellón quirúrgico en el momento de la operación, con lo cual se evita recibir posteriormente radioterapia en un servicio de radiaciones. “En estos casos, -manifiesta el oncólogo radioterapeuta-, el paciente sale operado y también irradiado. Este tratamiento se está haciendo actualmente en cáncer de mama en algunos centros de radioterapia en Venezuela, y el CDD Las Mercedes forma parte de ese grupo”, concluye.

¿Por qué los hombres tienen mayor riesgo de desarrollar leucemia?

La razón se debería a la protección de las hormonas sexuales femeninas, estrógenos, frente al progreso de este tipo de cáncer y otros desórdenes sanguíneos.

leucemia

La leucemia es un tipo de cáncer que comienza en la médula ósea, donde se forman las células sanguíneas / Foto:EFE

Los hombres tienen un mayor riesgo de desarrollar leucemia que las mujeres y ahora un equipo de investigadores, publica en la revista Cell Stem Cell una posible explicación.

Según lo publicado, las hormonas sexuales femeninas -estrógenos- podrían estar detrás de esta diferencia.

Esta es una de las conclusiones de este trabajo, en el que también se apunta que estas hormonas podrían proteger frente al progreso de algunos tipos de este cáncer y de otros desórdenes sanguíneos.

La investigación está liderada por científicos del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), en colaboración con el Hospital Universitario de Basilea, en Suiza.

La leucemia es un tipo de cáncer que comienza en la médula ósea, donde se forman las células sanguíneas (glóbulos blancos o leucocitos, que son la defensa del cuerpo frente a las infecciones; los glóbulos rojos o eritrocitos, que transportan el oxígeno; y plaquetas o trombocitos, que colaboran en la coagulación sanguínea). Las células cancerosas impiden precisamente que se produzcan glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas maduras saludables.

Los investigadores de este trabajo han hecho sus experimentos con dos tipos de leucemias (generalmente se dividen en agudas y crónicas).

Simón Méndez-Ferrer, del CNIC, explicó que se usaron modelos animales con leucemia mieloide aguda y con neoplasia mieloproliferativa que, si bien es crónica y menos agresiva, también se puede convertir en aguda, y para las que no hay tratamientos definitivos.

En los dos modelos se trató de averiguar el efecto de un fármaco ya existente eficaz contra el cáncer de mama: el tamoxifeno. En el primero de los casos, las variaciones no fueron significativas (menos masa tumoral pero no consiguieron frenar la enfermedad), sin embargo, en el segundo el resultado fue “muy notable”. Las neoplasias mieloproliferativas -como la policitemia vera- son tumores causados por una mutación en el gen que produce la proteína JAK2 en las células madre sanguíneas (las que elabora la médula). Actualmente, no existe tratamiento curativo para ellas con la excepción del trasplante de médula ósea, solo recomendado en una minoría de pacientes, informó el CNIC.

La enfermedad provoca la acumulación de células sanguíneas anormales y la degeneración de la médula ósea, procesos que en los animales enfermos son bloqueados por el tamoxifeno, según este trabajo.

El tratamiento es capaz de eliminar las células madre anormales, responsables últimas de la enfermedad, y lo ha hecho tanto en los modelos animales machos como en las hembras, en ambos “respondiendo de modo bastante similar”. Este fármaco imita el comportamiento del estrógeno y, aunque no se conoce exactamente la causa, parece tener un efecto más potente sobre las células leucémicas que sobre las sanas, lo que permite bloquear la enfermedad sin causar efectos secundarios importantes sobre las células normales de la sangre, detalló Méndez-Ferrer. Lo que se sospecha es que los niveles de estrógenos elevados “controlan mejor” a las células madre sanguíneas que fabrica la médula ósea y que con el tiempo se convierten en maduras, originando los glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

Fuente: www.el-nacional.com

Descubren indicadores previos al cáncer de sangre, esto ayudaría a la detección temprana de la enfermedad

Muchas personas son portadoras silenciosas de un “pre cáncer”, una mutación genética adquirida a lo largo de la vida que podría ponerlos en camino hacia la leucemia, el linfoma y otros padecimientos de la sangre, descubrieron científicos. El hallazgo abre nuevas fronteras a la detección temprana y posiblemente algún día prevenga este tipo de cánceres, los cuales se vuelven más comunes con la edad.

cáncer de sangre

El descubrimiento lo hicieron dos equipos de investigación internacional que trabajaron independientemente decodificando el ADN de unas 30.000 personas.

Las mutaciones genéticas eran inusuales en personas menores de 40 años, pero fueron halladas en un 10% de los mayores de 65 años y en casi 20% de los de más de 90.

Tener una de las mutaciones no destina a alguien a desarrollar cáncer en la sangre, pero sí eleva 10 veces el riesgo. También incrementa la posibilidad de un infarto cardiaco o apoplejía, y de morir de alguna de esas causas en los siguientes de cuatro a ocho años.

“Esperamos que algún día seamos capaces de usar esto como una prueba de detección e identificar a individuos que están en riesgo”, dijo un líder del estudio, el doctor Benjamin Ebert, del Hospital de la Mujer en Boston.

Sin embargo “nadie debe salir mañana a buscar estas mutaciones” porque no existe tratamiento por tener alguna y tampoco hay forma de evitar que el cáncer se desarrolle, agregó Ebert.

Los estudios serán presentados en diciembre en una conferencia de la Sociedad Estadounidense de Hematología, pero debido a su importancia fueron publicados en internet desde el miércoles por la gaceta New England Journal of Medicine. Los estudios fueron encabezados por el Instituto Broad del Instituto Tecnológico de Massachusetts y grupos afiliados con Harvard, y financiados en su mayoría por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Tan sólo en Estados Unidos, cada año se diagnostica algún cáncer sanguíneo a 140.000 personas. Todos los cánceres son causados por genes defectuosos, pero la mayoría de ellos no se heredan, sino que sufren imperfecciones durante la vida de alguien por diversas razones. Por lo general se necesitan muchas mutaciones genéticas para que una célula se vuelta tan anormal que resulte en cáncer.

Los investigadores quieren ver si pueden hallar los primeros pasos en ese proceso, la mutación inicial, y detectar un estado previo a la malignidad antes de que el cáncer se desarrolle y aparezcan los síntomas.

Los estudios también encontraron que la gente con una de las mutaciones hematológicas tenía más del doble del riesgo normal de tener infartos cardiacos y cerebrales.

“Esto fue un poco una sorpresa”, dijo el doctor Parameswaran Hari, especialista en cáncer de sangre en el Froedtert & the Medical College de Wisconsin. “No sé por qué, pero pienso que lo averiguaremos pronto”.

Fuente: www.noticias24.com

Dónde sobrevivir al cáncer

La probabilidad de que un paciente con cáncer sobreviva depende del tipo de tumor y del lugar donde viva.

sobrevivir al cancer

La probabilidad de que un paciente con cáncer sobreviva depende del tipo de tumor y del lugar donde viva. La semana pasada la revista The Lancet reveló un amplio estudio sobre la sobrevivencia al cáncer hecho con datos de más de 25 millones de pacientes provenientes de 67 países, diagnosticados entre 1995 y 2009. El trabajo comprendió pacientes de cáncer de estómago, colon, recto, hígado, pulmón, mama, cuello uterino, ovarios, próstata y leucemia. Las diferencias encontradas se deben, según los expertos, a fallas en el diagnóstico temprano y dificultades en el acceso a tratamientos. Estos fueron los resultados de la supervivencia, medida cinco años después del diagnóstico.

Colon y recto: En Estados Unidos, la supervivencia de este tipo de cáncer es del 65 por ciento mientras que en Colombia es del 43 por ciento. La tasa más baja se registró en Mongolia con 31 por ciento.

Mama y próstata: Tienen las mayores tasas de supervivencia en países de Europa, Norteamérica y Sudamérica, incluido Colombia, donde es del 76 por ciento en los casos de cáncer de mama y del 79 por ciento en los de próstata.

La leucemia en adultos y niños: La supervivencia en Colombia es del 54 por ciento, pero en naciones de Europa, Oceanía y Norteamérica es superior al 80 por ciento.

Hígado y pulmón: Siguen siendo los de peor pronóstico en el mundo, pues la supervivencia es de menos del 20 por ciento. En Colombia la tasa para ambos es de 5 y 9 por ciento respectivamente.

Estómago: La tasa más alta de supervivencia se vio en Japón con 54 por ciento, mientras que apenas es de 18 por ciento en Dinamarca, Malta, Polonia y el Reino Unido. En Colombia es del 16 por ciento.

Fuente: www.semana.com

Paget, cáncer poco común de seno

La enfermedad de Paget de seno es un tipo de cáncer poco común que afecta la piel del pezón y, por lo general, el círculo más oscuro de piel de su derredor llamado areola. Conoce más sobre está afección.

Page Cancer-Mama

La enfermedad de Paget de seno (también conocida como enfermedad de Paget del pezón y enfermedad de Paget mamaria) es un tipo de cáncer poco común que afecta la piel del pezón y, por lo general, el círculo más oscuro de piel de su derredor el cual se llama areola. La mayoría de las personas con enfermedad de Paget de seno tienen también uno o dos tumores en el interior del mismo seno. Estos tumores del seno son carcinomas ductales in situ o cáncer invasor de seno, manifiesta Cancer.gov.

Las células cancerosas conocidas como células de Paget son un signo revelador de la enfermedad de Paget de seno. Estas células se encuentran en la epidermis (capa superficial) de la piel del pezón y de la areola. Las células de Paget tienen una apariencia grande, redonda, al microscopio; se pueden encontrar como células aisladas o grupos pequeños de células en el interior de la epidermis.

La enfermedad de Paget de seno se presenta tanto en mujeres como en hombres, pero la mayoría de los casos ocurren en mujeres. Cerca de 1 % a 4% de todos los casos de cáncer de seno incluyen también la enfermedad de Paget de seno. La edad promedio al tiempo del diagnóstico es de 57 años; no obstante, la enfermedad se ha detectado en adolescentes y en personas con casi 90 años de edad. Los médicos no entienden por completo lo que causa la enfermedad de Paget de seno. La teoría más aceptada es que las células cancerosas de un tumor en el interior del seno viajan por los conductos de leche al pezón y a la areola. Esto explicaría por qué la enfermedad de Paget de seno y los tumores en el interior del mismo seno casi siempre se encuentran juntos.

Una segunda teoría es que las células en el pezón o en la areola se vuelven cancerosas por sí solas. Esto explicaría por qué algunas personas padecen enfermedad de Paget de seno sin tener un tumor en el interior del mismo seno. Además, es posible que la enfermedad de Paget de seno y los tumores en el interior del mismo seno se presenten de manera independiente.

Los síntomas de está enfermedad a menudo se confunden con los síntomas de algunas afecciones benignas de la piel, como dermatitis o eccema. Estos síntomas pueden ser los siguientes: picazón, cosquilleo o enrojecimiento en el pezón o en la areola piel descamada, con costras o engrosada en o alrededor del pezón, pezón aplanado y secreción del pezón que puede ser amarillenta o sanguinolenta.

Debido a que los primeros síntomas de la enfermedad de Paget de seno pueden sugerir la presencia de una afección benigna de la piel y debido a que la enfermedad es poco común, es posible que el diagnóstico inicial sea equivocado. Las personas con enfermedad de Paget de seno a menudo han tenido síntomas durante varios meses antes de recibir el diagnóstico correcto. Una biopsia del pezón permite a los médicos diagnosticar correctamente la enfermedad de Paget de seno. Existen varios tipos de biopsia del pezón, incluyendo los procedimientos como la biopsia exfoliativa, biopsia por rasurado, biopsia de sacabocados y biopsia en cuña.

En cuanto al tratamiento de este padecimiento, será el médico oncólogo quien indique el procedimiento a seguir, entre los cuales está la cirugía, quimioterapia, radioterapia. Por otro lado, dependiendo del estadio o etapa y de otras características del tumor de seno subyacente, se puede recomendar también la terapia adyuvante, que consiste en quimioterapia y terapia hormonal o una de las dos.

Fuente: www.laprensagrafica.com

Obesidad y cáncer, una relación muy estrecha

El 30% de los fallecimientos se puede evitar con un estilo de vida saludable.

obesidad

Por: Muñoz. Madrid

Los números hablan por sí solos y los especialistas dan la voz de alarma: el exceso de peso está implicado entre el 15 y el 20 por ciento de las muertes por cáncer. De hecho, el 30 por ciento de esos fallecimientos se podrían evitar con hábitos de vida saludable. Así se puso de manifiesto en el Día de la Lucha contra la Obesidad en España con el lema «Prevenir la obesidad previene el cáncer». Organizada por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Seedo), la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la efeméride coincide con una extensa revisión científica que vincula de forma directa dos problemas de salud pública de elevadas proporciones: el sobrepeso y/u obesidad y el cáncer. Los efectos de la comorbilidad son manifiestos y urge poner freno a la epidemia del siglo XXI porque, según las sociedades científicas implicadas, «en una década su influencia será superior a los efectos del tabaco».

Peor pronóstico

El exceso de peso en el momento del diagnóstico se ha relacionado también con un peor pronóstico. Por ejemplo, en el cáncer de mama diagnosticado antes de la menopausia, las mujeres obesas presentan un incremento de la mortalidad del 75 por ciento en comparación con las mujeres con un peso normal en el momento del diagnóstico. Y en los hombres, la obesidad puede ser un factor de riesgo asociado a un tipo de cáncer de próstata más agresivo, y con mayor probabilidad de tener una enfermedad más extendida en el momento del diagnóstico. «Los datos disponibles apuntan a que la obesidad es un factor de peor pronóstico también en otros tipos de neoplasias, e incluso que cuando una persona ha superado con éxito una primera enfermedad neoplásica, al ser obesa, tiene mayor número de probabilidades no sólo de recidivar, sino también de desarrollar un segundo proceso neoformativo en una localización distinta a la primera”, apunta el doctor Pedro Pérez Segura, coordinador del Grupo de Trabajo SEOM de Prevención y Diagnóstico Precoz.

A juicio de los especialistas de la Seedo y SEOM «aún queda mucho por investigar en la relación entre dieta y cáncer, pero es un hecho probado que determinados nutrientes funcionan de escudo protector contra numerosas enfermedades oncológicas y otros, sin embargo, favorecen su desarrollo o dificultan su tratamiento».

Medidas

De forma general, puede aconsejarse la reducción en el consumo de carnes rojas y el incremento de fibra cereal (productos integrales). Asimismo, debería incrementarse la ingesta de alimentos con capacidad antioxidante, como las verduras de hoja (coles, brócoli), las verduras y frutas anaranjadas y rojas (tomates, zanahorias, albaricoques, melocotones, frutos del bosque y granada) y otros como el ajo, la cebolla, el puerro, las especias y hierbas aromáticas, té, vino, uvas, frutos secos, aceite de oliva virgen, etc. En suma, alimentos que conforman el patrón alimentario de la Dieta Mediterránea que, según fuentes del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (Geicam), «podría reducir hasta un 30 por ciento el riesgo de desarrollar cáncer de mama».

«Lo que están todavía por descubrir cuáles son los mecanismos que intervienen en el incremento del riesgo de cáncer de personas obesas», según explica Manuel Puig Domingo, presidente de la SEEN, a la vez que indica que «uno de ellos podrían ser fenómenos de tipo epigenético, esto es, modificaciones de genes importantes en el desarrollo de cáncer, que podrían conducir a una mayor actividad de los mismos y a una mayor frecuencia y agresividad de dichos cánceres». La figura del profesional de la alimentación cobra un especial relevancia a la hora de ayudar a la población a mantener unos correctos hábitos alimentarios. Precisamente, con motivo del primer Día Mundial del Dietista-Nutricionista, la presidenta del consejo general, Alma Palau afirma que «una alimentación saludable, ejercicio físico y vida sin tabaco, son la combinación perfecta para prevenir hasta un 70 por ciento de la aparición de los casos de cáncer».

Durante la enfermedad

Tan importante es la alimentación para prevenir el cáncer como para sobrellevar la enfermedad. En este sentido, Patricia Sorribes, jefe de la Unidad de Nutrición y Dietética en el Consorcio Hospitalario Provincial de Castellón, asegura que «realmente no existe ningún alimento, ninguna dieta, ningún suplemento ni ninguna hierba que cure el cáncer. Son todo terapias que pueden complementar la terapia convencional, y ayudar a paliar los efectos adversos del propio tratamiento, pero no los curan nunca». Con todo, Sorribes asegura que «la alimentación y el soporte nutricional en estos casos es básica, porque los efectos secundarios de la quimioterapia van a alterar enormemente las necesidades energéticas del paciente, al igual que las necesidades de proteínas, lípidos y vitaminas».

La alimentación puede ser un factor de riesgo o de prevención, pero no tiene la capacidad para producir cáncer ni para curarlo. De momento, la evidencia científica al respecto señala que el consumo de bebidas alcohólicas, carnes rojas y procesadas, fast-food, sazonados con mucha sal, quemados o ligeramente carbonizados, el aceite de la freidora muy usado pueden incrementar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer. Lo mismo sucede con un estilo de vida sedentario con ausencia de actividad física y un patrón de alimentación muy energético y un alto consumo de azúcares.

Fuente: www.larazon.es

Emplean dos tipos de virus para tratamientos personalizados de cáncer rectal

El director del Instituto Oncológico del Hospital Provincial de Castellón y profesor de Medicina de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Castellón, Carlos Ferrer, ha participado en el primer estudio a nivel mundial en el que se ha empleado por primera vez dos tipos de virus como biomarcadores para el tratamiento personalizado del cáncer rectal.

Según han explicado fuentes de la Universidad Cardenal Herrera CEU, los virus empleados han sido el citomegalovirus y el virus de Epstein-Barr.

La investigación, publicada en la revista European Journal of Nuclear Medicine and Molecular Imaging, concluye que los tumores rectales coinfectados por ambos virus son más sensibles a los tratamientos preoperatorios con quimio-radioterapia.

La presencia de estos virus permite predecir mejor la evolución del cáncer y la radiosensibilidad de los tejidos tumorales y, con ello, el grado de tolerancia y la dosis adecuada de radioterapia de forma personalizada para cada paciente.

Este primer estudio mundial empleando parámetros víricos como factores oncológicos predictivos en el cáncer rectal, se ha desarrollado en el Hospital Provincial de Castellón, en colaboración con el Instituto de Radiomedicina de Santiago de Chile, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y las Universidades CEU Cardenal Herrera de Castellón y Complutense de Madrid.

El estudio, realizado sobre un total de 37 pacientes con un cáncer rectal en estado avanzado, mediante un seguimiento medio de seis meses, ha descrito por primera vez para el cáncer rectal la relación entre los valores volumétricos del tumor y la presencia del citomegalovirus y del virus de Epstein-Barr, de forma conjunta y aisladamente.

Un 65% de pacientes con presencia de ambos virus han presentado una reducción del volumen del tumor tras el tratamiento preoperatorio administrado.

Estos tumores coinfectados han resultado ser más sensibles y responder mejor al tratamiento de quimio-radioterapia, que se administra como primer paso para reducir el tamaño del tumor antes del tratamiento principal, que generalmente consiste en una cirugía.

Según apunta el profesor Carlos Ferrer, coautor del estudio, “la posibilidad de predecir la evolución del cáncer y la radiosensibilidad de los tejidos del tumor a través de estos biomarcadores víricos permitirá mejorar tanto la eficacia, como la tolerancia a la radioterapia como tratamiento, ajustando sus dosis de forma individualizada, caso por caso”.

De este modo, la prescripción del tratamiento ya no estará influenciada por los efectos registrados en otros pacientes tratados previamente, sino en la sensibilidad prevista para cada tumor.

“La oncología predictiva, en este caso empleando virus como biomarcadores, puede abrir una vía para la prescripción personalizada de los tratamientos oncológicos”, ha asegurado el doctor Ferrer.

Fuente: www.abc.es

A los “fumadores sociales” también les da cáncer

Una mala noticia a quienes se escudan en que no superan los 10 cigarrillos diarios: tienen casi los mismos chances de enfermar que quien consume dos cajas

fumador social

El 40% de los tumores podrían evitarse.

Si bien en la Argentina la mortalidad por cáncer de pulmón disminuyó en el hombre, aún es la cuarta causa de muerte por esa enfermedad en el sexo masculino y la segunda en el femenino.

En el Día Internacional del Cáncer de Pulmón, la médica especialista en Oncología Marcela Polizzi (MP 63.171) alertó que uno de los principales factores de riesgo para el cáncer de pulmón es fumar.

“Se sabe que por lo menos 69 sustancias químicas en el humo de tabaco causan cáncer”, especificó la directora de Fundación OncoSalud, quien remarcó que “el humo de tabaco en el ambiente está también asociado con enfermedades cardiacas en adultos y con síndrome de muerte súbita del lactante, infecciones de oído y episodios de asma en niños”.

El humo de tabaco en el ambiente (conocido también como tabaquismo de segunda mano y tabaquismo involuntario o pasivo) es el humo que resulta de la combustión de un producto de tabaco y el humo que exhala el fumador.

Tras asegurar que “no hay un producto de tabaco que sea seguro y no hay grado de exposición al humo de tabaco que no sea perjudicial; cuanto más fume, mayor será el riesgo de enfermedad”, la especialista desmitificó eso de que los puros son menos malos que los cigarrillos: “Fumar cigarros puros causa cánceres de la cavidad oral (cánceres de labio, de lengua, de boca y de garganta) y cánceres de laringe, de esófago y de pulmón. Todo fumador de cigarros puros o de cigarrillos, ya sea que inhale o no, expone directamente sus labios, su boca, lengua, garganta y laringe al humo de tabaco y a las sustancias químicas tóxicas que causan cáncer”.

Así es que resulta revelador el dato que asegura que el 40% de los tumores podrían evitarse por el simple hecho de no consumir tabaco, hacer ejercicio regularmente, realizar una dieta saludable y un moderado consumo de alcohol.

“NO HAY UN PRODUCTO DE TABACO QUE SEA SEGURO Y NO HAY GRADO DE EXPOSICIÓN AL HUMO DE TABACO QUE NO SEA PERJUDICIAL”

En ese sentido, el doctor Ernesto Crescenti (MN 50.776), director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti” resaltó que “los denominados fumadores sociales, aquellos que no lo hacen todos los días o quienes no superan los 10 cigarrillos diarios, presentan casi el mismo riesgo de enfermedad que los fumadores activos”.

El cáncer de pulmón se desarrolla a lo largo de varios años y es difícil detectarlo en su faceta inicial, solamente un 15% de los casos se detectan en sus etapas iniciales. Por eso es de suma importancia reconocer los factores desencadenantes para tomar las medidas preventivas correspondientes.

De hecho, muchos casos de cáncer de pulmón en etapa precoz se diagnostican accidentalmente, de ahí que resulte importante los chequeos en forma anual.

De forma preventiva, lo más importante es realizarse una radiografía de tórax simple una vez por año. En caso de existir restricción respiratoria, lo recomendable es realizar una espirometría. Y si se presentara alguna anormalidad, lo más completo sería realizar una tomografía de tórax.

Los síntomas más frecuentes, para estar atentos

Tos o dolor en el tórax que no desaparece y que puede ir acompañada de expectoración.

Un silbido en la respiración, falta de aliento.

Tos o esputos con sangre.

Ronquera o hinchazón en la cara y el cuello.

Sensación de falta de aire.

Infecciones respiratorias recurrentes como bronquitis o pulmonía.

Fuente: www.informe21.com

Estas son las 7 señales de advertencia de cáncer de pulmón a tener en cuenta 

Diario Correo / El cáncer de pulmón es uno de los tipos más comunes de cáncer en hombres y mujeres en todo el mundo. Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, aproximadamente uno de cada 14 hombres y mujeres en los EE.UU. serán diagnosticadas con cáncer de pulmón en algún momento de su vida. En el Perú estás cifras son casi similares.

Estas-son-las-7-se-ales-de-advertencia-de-c-ncer-de-pulm-n-a-tener-en-cuenta

En los EE.UU., el cáncer de pulmón ha superado el cáncer de mama que es la causa más común de muerte por cáncer en las mujeres. Pero ser consciente de los factores de riesgo y prestando atención a las señales de advertencia y los síntomas, se puede salvar. Estos son los factores de riesgo:

Fumar – Existe una fuerte relación entre el cáncer de pulmón y el tabaquismo, y cerca del 90% de los casos de cáncer de pulmón son consecuencia del consumo de tabaco. El riesgo de cáncer de pulmón aumenta cuanto más cigarrillos se fuman y el tiempo que se fume. Se cree que, entre los fumadores de dos o más paquetes de cigarrillos por día, uno de cada siete morirán de cáncer de pulmón.

El tabaquismo pasivo – No tienes que ser un fumador para poner tu salud en riesgo. El humo del tabaco contiene muchas sustancias químicas que se han demostrado son cancerígenos. El riesgo aumenta cuanto más se expone a los cigarrillos fumados por otras personas.

La contaminación del aire – Se cree que la exposición prolongada al aire altamente contaminado puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón similar a la de los fumadores pasivos.

Las fibras de asbesto y otras sustancias químicas – el uso de amianto está limitado o prohibido en muchos países, pero se utilizaron ampliamente en el pasado. Esto incluye también la exposición a ciertos productos químicos y sustancias que se utilizan en varias ocupaciones e industrias tales como arsénico, berilio, cadmio, carbón, sílice y níquel.

El gas radón – Este es un gas radiactivo natural que es un producto del uranio. Es invisible e inodoro y se puede llegar a través del suelo y entrar en la casa.

Herencia – la susceptibilidad genética individual puede desempeñar un papel en el cáncer el pulmón. Asimismo, las personas con un familiar con cáncer de pulmón tienen un mayor riesgo de enfermedad.

Las enfermedades pulmonares – Ciertas enfermedades pulmonares se asocian con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, como la EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y la cicatrización de los pulmones.

Más de 65 años de edad – Casi el 70% de las personas diagnosticadas con cáncer de pulmón tienen más de 65 años de edad, mientras que menos del 3% de los cánceres de pulmón ocurren en personas menores de 45 años de edad.

Las señales de advertencia de cáncer de pulmón no siempre están presentes o son fáciles de identificar. En muchos casos, el cáncer de pulmón puede no mostrar ningún síntoma perceptible en las primeras etapas. Pero si sospechas que algunos de los factores de riesgos aplican en ti, a continuación, la detección temprana puede ayudar a las personas en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Una persona con cáncer de pulmón puede tener los siguientes síntomas:

1. Tos persistente o cambios en la tos 

Si tienes un resfriado, la tos debe desaparecer después de una semana o dos, pero si persiste durante un largo tiempo, debes ver a tu médico. Si eres fumador o sufres de tos crónica, observa si hay algún cambio en la tos crónica, por ejemplo: más frecuencia de la tos, más profunda con un sonido más profundo y ronco, tos con sangre o tener más mucosidad de lo normal.

2. Dificultad para respirar 

Si te falta el aliento mientras realizas una tarea que podrías haber hecho fácilmente en el pasado, puede ser un síntoma de cáncer de pulmón. Este síntoma puede ocurrir si los bloques tumorales del pulmón o una vía respiratoria se estrecha, o si líquido se acumula en el pecho.

3. Dolor de huesos y pecho 

Uno de los síntomas pueden ser dolor en el pecho, el hombro o zona de la espalda. El cáncer de pulmón que se ha diseminado a los huesos, puede causar dolor en los sitios del hueso afectado. Si se ha diseminado al cerebro puede causar una serie de síntomas neurológicos y dolores de cabeza. Así que escucha a tu cuerpo y si el dolor persiste y no desaparece, ve a ver a tu médico.

4. Sibilancias 

Mientras que un silbido al respirar puede ser resultado de asma o alergias, también puede estar asociado con el cáncer de pulmón. Si las sibilancias persisten, visita a tu médico para encontrar la causa de la misma.

5. Cambios en la voz 

Tu voz se vuelve ronca y profunda, o notas cualquier otro cambio significativo en tu voz. Mientras que la ronquera puede ser resultado de un simple resfriado, si persiste luego, ir a ver a tu médico.

6. Infecciones respiratorias persistentes 

Infecciones como la bronquitis y la neumonía que no desaparece o que vuelven.

7. Pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga y debilidad 

Estos son síntomas no específicos que se pueden ver con muchos otros tipos de cáncer u otras enfermedades, pero si los cambios son inexplicables y persisten, ir a tu médico para encontrar la causa de la misma.

Cómo reducir el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón

– Deja de fumar si no lo has hecho aún. Si eres es un fumador pasivo, eliminar tu exposición al humo de tabaco.

– Haz una prueba para determinar si hay gas radón en tu hogar” Si sospechas que tienes gas radón en tu casa, compra un kit para prueba de radón en casa que pueden identificar aumentos en los niveles de radón en el hogar.

– Evita los carcinógenos en el trabajo – Toma precauciones para protegerte de la exposición a sustancias químicas tóxicas en el trabajo.

– Cambia a otro estilo de vida – Existe una fuerte evidencia que sugiere que el ejercicio regular puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer. También comer una dieta alta en fibra, con muchas frutas y verduras. También hay evidencia de que el ajo puede reducir el riesgo de cáncer de pulmón.

– La exploración temprana – Las radiografías de tórax no son eficaces en la detección de cáncer de pulmón en etapa temprana. Sin embargo, las TC (Tomografía computarizada) de baja dosis han demostrado reducir la mortalidad por cáncer de pulmón en un 20%.

Con Información de Diario Correo