Ir al contenido

Sin categoría

La ubicación del cáncer de colon podría ser un factor para la supervivencia

Un estudio observa peores resultados cuando el tumor comenzaba en el lado derecho del órgano.

El área del colon en que se contrae cáncer podría tener que ver con la supervivencia del paciente, sugiere un estudio reciente.

cáncer de colon

Los investigadores informan que las personas con un cáncer de colon que comenzó en el lado izquierdo del colon podrían tener más probabilidades de sobrevivir que aquellas cuya enfermedad se originó en el lado derecho del colon.

Un equipo dirigido por el Dr. Fotios Loupakis, del Centro Oncológico Integral Norris de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, rastreó datos de tres estudios que incluyeron a más de 2,000 pacientes de cáncer de colon avanzado.

El 70 por ciento de los pacientes cuyo cáncer comenzó en el lado izquierdo tuvieron una mejor tasa de supervivencia que aquellos cuyos cánceres primarios estaban en el lado derecho, hallaron los investigadores.

Un análisis de otro estudio de 200 pacientes de cáncer de colon arrojó hallazgos similares, según la investigación, que aparece en la edición del 24 de febrero de la revista Journal of the National Cancer Institute.

Los resultados sugieren que el “lado de origen [del cáncer de colon] podría ofrecer un valor añadido en la toma de decisiones clínicas, y se debe considerar como un importante factor de estratificación para los ensayos aleatorizados en el futuro”, concluyó el equipo.

El Dr. Howard Hochster, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, escribió en un editorial que los hallazgos son de pacientes con un cáncer de colon avanzado, y que quizá no apliquen a aquellos que se hayan sometido a una cirugía para extirpar los tumores primarios.

Los hallazgos no sorprendieron a otros dos expertos que no participaron en el estudio.

Por ejemplo, los estudios han “sugerido desde hace algo de tiempo que los pólipos precancerosos que se hallan durante una colonoscopia también tienen una distribución distinta según la ubicación”, señaló el Dr. Arun Swaminath, gastroenterólogo y director de enfermedades intestinales inflamatorias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Pero enfatizó que quizá se necesite una investigación en un grupo de pacientes a quienes se siga de forma prospectiva con el tiempo para confirmar los hallazgos.

El Dr. Jerald Wishner, director del Programa de Cirugía Colorrectal del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, dijo que los nuevos hallazgos son interesantes, y que podrían ayudar a los médicos a decidir qué pacientes de cáncer de colon necesitan quimioterapia postquirúrgica, y cuáles no.

“La ubicación del tumor no ha tenido un rol en este proceso”, anotó. Pero “este estudio plantea una vía potencialmente nueva a explorar a medida que continuamos estrechando nuestro grupo de tratamiento, maximizando las ventajas para la supervivencia al mismo tiempo que se minimiza el tratamiento y la exposición a los efectos secundarios de la quimioterapia en los pacientes a quienes quizá no beneficie”.

Fuente: http://www.intramed.net/

La menopausia, una etapa que requiere conocerse a sí misma

La menopausia puede aparecer a partir de los cuarenta años

menopausia

Para muchas mujeres, retrasar la menopausia sería el sueño más deseado, sin embargo el reloj biológico no da marcha atrás, y cuando pasa a veces se vuelve una situación incómoda para la mujer.

La menopausia conlleva una serie de cambios que van más allá de los sofocos, las alteraciones psíquicas, las complicaciones cardiovasculares y el debilitamiento del suelo pélvico, la clave para salir airada de esto es estar informada.

La psicóloga Alicia Jiménez, coordinadora del estudio, La mujer española a partir de los 50 , afirma que la forma en la que la mujer percibe la menopausia condiciona cómo la afronta. Si conoce y comprende los síntomas que su cuerpo experimenta desaparece la ansiedad y mejora su calidad de vida.

Jiménez recomienda que las mujeres busquen información para saber qué pueden esperar de esta etapa y cómo sobrellevarla. Debe procurar hacer ejercicio, modificar la actitud y prejuicios frente a este momento de su vida y aprender estrategias para manejar emociones como la tristeza o la ansiedad.

A eso agregue en su lista de prioridades, trabajar el autocuidado y crecimiento personal: “Ahora me toca a mí”.

Duerma y levántese a la misma hora todos los días para evitar trastornos del sueño, evite el sobrepeso y el estreñimiento para prevenir que el suelo pélvico se debilite y limite la ingesta de bebidas con cafeína.

Su dieta alimenticia también debe mejorar, opte por comer diuréticos como la piña, fresa, arándanos. Consuma productos lácteos desnatados y enriquecidos en calcio para prevenir la osteoporosis. Agregue a su dieta alimentos ricos en hidratos de carbono complejos y fibra (verduras, cereales integrales, legumbres), evitando el abuso de productos con altos contenidos en azúcares simples y grasas (bebidas refrescantes, bollería, dulces).

Procure que su dieta sea baja en grasas y en sodio, dado que el colesterol tiende a incrementarse y la presión arterial a subir por la baja de estrógenos.

Fuente: www.laprensa.com.ni

Estar satisfecha le hace bien a tus huesos

Las mujeres con mayor bienestar en su vida tienen menos riesgo de osteoporosis.

oteoporosis

La satisfacción se evaluó mediante cuatro preguntas relativas a: el interés y la facilidad de la vida, la felicidad y la soledad. / Créditos: iStock by Getty Images

Las mujeres de entre 60 y 70 años de edad que están satisfechas con su vida tienen una mayor densidad ósea y tienen menor riesgo de sufrir de osteoporosis que sus semejantes no tan satisfechas, según un reciente estudio realizado por la Universidad del Este de Finlandia.

La osteoporosis es una enfermedad común, que conduce fácilmente a la fractura del hueso; las fracturas de la cadera, en particular, pueden tener graves consecuencias. La densidad ósea baja a medida que la gente envejece; sin embargo, para las mujeres, la menopausia constituye un factor de riesgo significativo. Otros factores de riesgo de osteoporosis incluyen los bajos niveles de actividad física, la composición corporal, el tabaquismo, la baja ingesta de calcio y vitamina D, así como algunos medicamentos y condiciones médicas.

Por ejemplo, el estrés a largo plazo asociada con la depresión puede tener efectos perjudiciales sobre el metabolismo y, en consecuencia, en la salud ósea. El comportamiento de la salud de una persona deprimida también puede aumentar el riesgo de osteoporosis, sobre todo si la persona además fuma y se ejercita poco.

El bienestar subjetivo es un amplio indicador de la salud mental y la depresión, en particular, y en el estudio ahora publicado, la satisfacción con la vida se utilizó para medir el bienestar subjetivo. El objetivo era averiguar si la satisfacción también se asocia con la salud ósea.

Los datos se obtuvieron del Estudio Factor de Riesgo y Prevención de Osteoporosis Kuopio (OSTPRE), que ha estado investigando los efectos de diversos factores de riesgo y de protección en las fracturas óseas y densidad ósea desde 1989.

Los participantes en el estudio respondieron a las encuestas por correo y participaron en las mediciones de la densidad de los huesos. El presente sub-estudio incluyó a 2,167 mujeres que se sometieron a mediciones de la densidad ósea en 1999, y de estas mujeres, 1,147 tomó parte en mediciones de seguimiento diez años más tarde, en 2009. La satisfacción se evaluó mediante cuatro preguntas relativas a los participantes en el estudio “el interés y la facilidad de la vida, la felicidad y la soledad”. Sobre la base de las respuestas, los participantes del estudio fueron divididos en tres grupos: los satisfechos, el grupo intermedio, y el insatisfecho. El estudio se centró en los posibles efectos de la depresión y otros factores en la salud ósea.

Durante los 10 años de seguimiento, la densidad ósea de todos los participantes en el estudio se debilitó por un promedio de 4%; sin embargo, la diferencia entre el satisfecho y el insatisfecho fue de 52%.

Los cambios en la satisfacción con la vida durante 10 años de seguimiento también afectaron la densidad ósea. Las personas con insatisfacción, mostraron un deterioro de los huesos del 85%, en comparación con las personas cuya satisfacción de vida mejoró.

Por lo tanto, la satisfacción con la vida es un recurso importante y un indicador de bienestar. La satisfacción con la vida se ha relacionado con la salud, y la insatisfacción es un predictor de incapacidad para el trabajo, enfermedades y mortalidad. Según este estudio, también se asocia con la salud de los huesos, cuando la buena satisfacción con la vida disminuye la osteoporosis es inducida por la edad. Los investigadores del estudio dicen que la promoción de la buena satisfacción y buen humor en los ancianos es tan importante como la promoción de estilos de vida saludables. Los factores individuales también tienen efectos beneficiosos sobre la salud de los huesos.

Fuente: www.quo.mx/noticias

¿Heredamos la gordura de nuestros padres?

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El sobrepeso y la obesidad ha incrementado el riesgo de dos tipos de diabetes, enfermedades al corazón, presión alta e incluso algunos tipos de cáncer.

obesidad

Muchas veces pensamos que la dieta y el estilo de vida son las principales causas de subir de peso, pero ¿y si en realidad es hereditario?

Si tus padres tienen sobrepeso, ¿estás destinado a ser gordo tú también? Tus kilos de más, ¿se deben a tus malos hábitos alimenticios o a tus genes?

Todo un instinto

Los genes que nos hacen desear la comida o que nos ayudan a guardar energía fueron pasados de generación en generación y mantuvieron a nuestros ancestros vivos.

Ellos no tenían acceso confiable a suficiente comida. Por ello, evolucionamos con la costumbre de buscar activamente comida y comer lo más posible cada vez que tenemos la oportunidad.

Ahora, por primera vez en la larga historia de la evolución de nuestra especie, muchos de nosotros vivimos en un ambiente donde hay demasiada comida.

Nos gustaría pensar que tenemos supremo control sobre nuestras necesidades, pero el impulso de consumir comida es un instinto muy poderoso y primitivo.

Se podría argumentar que el sobrepeso de hoy es una respuesta natural –incluso altamente evolucionada- a nuestro ambiente.
Gordura: ¿culpa de nuestros genes?

Las dietas son hoy un gran negocio. Pero, ¿importa realmente lo que comemos si, al final, somos simplemente el producto de nuestros genes?

Un gen es parte importante del código biológico del que estamos hechos. La mitad de nuestros genes vienen de nuestra madre. La otra mitad, de nuestro padre.

El primer gen susceptible a la obesidad se denomina FTO (gen de materia grasa y obesidad asociada, según sus siglas en inglés). Este gen es el que tiene el mayor efecto sobre el índice de masa corporal (IMC) de todos los genes conocidos. Este incrementa el antojo por los alimentos más grasosos.
Tenemos alrededor de 24 mil genes, pero si heredas dos copias del FTO –una de cada padre- tienes 50% más probabilidad de tener sobrepeso.

Más de 75 genes o grupos genéticos que afectan la obesidad han sido ahora identificados, incluyendo el FTO.

Estos tienen un efecto poderoso sobre nuestros hábitos alimenticios y cuán fácilmente acumulamos grasa. Pueden también afectar nuestro metabolismo y apetito de varias maneras.

Naturaleza versus estilo de vida

  • No sólo heredamos genes de nuestros padres.
  • Comer de manera saludable comienza en el seno de la familia. Los malos hábitos, como bocadillos tarde en la noche, pueden ser pasados a los hijos. Esto deriva en malas decisiones a la hora de comer y, como consecuencia, sobrepeso.

¿Cómo puede afectar el cansancio nuestras decisiones sobre qué tipo de comida comprar?

  • Un experimento demostró que un grupo de personas que habían sido privadas de sueño compraban alimentos por casi el doble de calorías que un grupo con el mismo monto de dinero, pero que había dormido las horas necesarias.

¿Podemos ganarle a los genes?

  • Si tienes genes con predisposición a la obesidad y al antojo por comida poco saludable, no puedes cambiarlos, pero sí hacer un esfuerzo por no dejarlos dictar pauta en tu vida.
  • Sólo necesitas esforzarte en limitar tu ingesta de comida y controlar tu peso.
  • Mantener un peso saludable es posible, incluso para gente con dos genes FTO.
  • Se puede moderar el impacto de los genes a través de buenos hábitos. Algunos de estos hábitos son costumbres de familias.
  • Se pueden determinar pasos prácticos para reducir la disponibilidad de comidas ricas en grasa o azúcar en el hogar.
  • También tomarse más tiempo para las comidas familiares, todos juntos, implica que te sentirás más lleno habiendo comido menos y habiendo pensado qué es lo que comiste.
  • Nuestros genes podrán ser heredados, pero nuestros hábitos son aprendidos y podemos mejorarlos.

Fuente: BBC Mundo

¿Cansancio o anemia? descubre las claves para enfrentar esta enfermedad

Esta patología se define como la disminución en los niveles de glóbulos rojos en la sangre, con la consiguiente disminución en su capacidad para transportar el oxígeno.

anemia

Muchas veces pensamos que por tener fatiga podemos estar sufriendo de anemia. Sin embargo, ¿sabemos realmente la diferencia entre uno y otro?

La anemia se define como la disminución en los niveles de glóbulos rojos en la sangre, con la consiguiente disminución en su capacidad para transportar el oxígeno.

Causas

El origen de esta enfermedad es variado. Dentro de las causas más frecuentes se encuentran el déficit de hierro (en mujeres, lo más frecuente es a través de pérdidas exageradas producto de la menstruación), la anemia por factores nutricionales (poco consumo de fierro, ácido fólico o vitamina B12) y la anemia producto de enfermedades crónicas.

Según el médico internista de Clínica Avansalud, Luis Sepúlveda, la anemia por déficit de fierro es más frecuente en mujeres en período fértil, producto de la menstruación: “Un grupo cada vez más importante de pacientes que padecen anemia son los que se han realizado una cirugía metabólica (bariátrica o para bajar de peso) En ellos, habitualmente hay que suplementar la alimentación con vitaminas y minerales”, asegura el especialista.

Síntomas

Si bien muchas veces reconocemos como el principal indicio de la anemia el cansancio, según Sepúlveda, se trata de un síntoma inespecífico, pues muchas otras enfermedades también lo generan.

“Se puede observar palidez de piel y mucosas, taquicardia y en los casos más severos, hipotensión ortostática (caída de la presión al “incorporarse”), la que es más frecuente en anemias agudas por pérdida relevante de sangre”, precisa el doctor.

La recomendación del especialista para poder diferenciar entre un simple cansancio y anemia, es solicitar exámenes de laboratorio generales. Dentro de ellos destacan un Hemograma, con el cual se confirma o descarta una anemia. Con estos exámenes, además se pueden descartar otras causas de fatiga.

¿Puede ser la anemia una señal de la existencia de un cáncer?

En algunos casos la anemia puede ser indicio de un cáncer: “Es importante destacar que no todo paciente con anemia tiene cáncer, del mismo modo que no todo paciente con cáncer tiene anemia. En general, detrás de una anemia no hay un cáncer sino otras enfermedades menos graves”, precisa.

Prevención

Para evitar caer en este tipo de patologías se debe seguir una dieta saludable y balanceada, en general, que considere fierro y vitaminas.

En caso de padecer alguna enfermedad donde exista una pérdida aumentada de sangre (menstruaciones abundantes) o una pérdida patológica de sangre (a través de deposiciones, sangrado nasal u otras vías), se recomienda consultar al médico oportunamente.

Tratamiento

El tratamiento de la anemia dependerá de su causa. Dado que la más frecuente es la anemia por déficit de hierro, ésta se trata con suplementación de dicho elemento. “Sin embargo, nunca debe iniciarse el tratamiento en forma automedicada, dado que siempre debe hacerse una evaluación y análisis médico para confirmar la vía de pérdida sanguínea y para descartar otras causas más infrecuentes, pero aún así relevantes”, concluye el médico internista.

Fuente: www.24horas.cl

Descubierto un nuevo mecanismo molecular clave para la formación de la piel

En la formación de la piel humana interviene toda una cascada de señales bioquímicas aún no bien conocida, pero muy importante puesto que sus fallos causan enfermedades que afectan a más de la cuarta parte de la humanidad —desde la dermatitis atópica a los cánceres de piel—.

Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en España, contribuyen ahora a desvelar el proceso descubriendo uno de los eslabones clave, un nuevo mecanismo que regula la diferenciación de las células que integran la mayor parte de la epidermis, los queratinocitos. Además, han descrito que este mecanismo podría estar implicado en el cáncer de piel.

En concreto, los autores han identificado la proteína Fra-2 —cuya función precisa en la piel hasta ahora se desconocía— como elemento clave en la diferenciación de los queratinocitos: si Fra-2 no está activada no hay diferenciación y por tanto la piel no termina de formarse.

El trabajo se ha publicado en portada de la revista Genes & Development, con Stefanie Wurm como primera autora y dirigido por Erwin Wagner, jefe del programa Fundación BBVA-CNIO de Biología Celular del Cáncer.

Los queratinocitos humanos viven alrededor de un mes, y en ese periodo pasan por toda una serie de cambios relacionados con las distintas funciones que cumplen durante su viaje desde la capa más profunda de la epidermis, donde nacen, hasta la superficie con la que nuestro cuerpo toca el exterior.

Queratinocitos (en verde) de la piel de un ratón. Imagen: M. Menacho-Márquez, PLOS Biology, doi:10.1371/image.pbio.v11.i07.g001

En términos técnicos, esta evolución de los queratinocitos se llama diferenciación. Como escriben los autores, “en la epidermis, la inducción de la diferenciación de los queratinocitos es esencial para la adquisición de la función de barrera de la piel, así como para la homeostasis [la estabilidad] del tejido”.

En los últimos años se ha ido desentrañando el bosque de señales bioquímicas implicadas en las transformaciones de los queratinocitos y por ende en la formación de la epidermis. Hoy se sabe que el proceso está dirigido por una plétora de genes localizados en el llamado Epidermal Differentiation Complex (EDC). A su vez, la expresión de estos genes está regulada por la interacción coordinada de las señales bioquímicas que envían pequeñas proteínas, como los factores de transcripción.

El trabajo que ahora se publica muestra que Fra-2, uno de esos factores de transcripción, cumple un papel regulador clave.

“Con la ayuda de modelos específicos de ratón demostramos que con la expresión de Fra-2 en los queratinocitos inducimos también la expresión de los genes en el EDC”, escriben los autores.
Por el contrario, basta la pérdida de Fra-2 en los queratinocitos de la capa suprabasal para provocar defectos que impiden el correcto funcionamiento de la piel como barrera, debido a que se ha reducido la expresión de los genes EDC. Se halla incluso una posible relación con el cáncer. En ratones propensos a desarrollar tumores de piel benignos —papilomas—, el riesgo de que esto ocurriera se redujo al activar Fra-2. Los autores lo atribuyen a que Fra-2 induce la diferenciación precoz de los queratinocitos cancerígenos.

Otra de las novedades tiene que ver con la forma en que tiene lugar la regulación de Fra-2. El trabajo revela que la activación o no de este factor de transcripción depende de las modificaciones químicas que sufre por su interacción con las enzimas Ezh2 y ERK1/2, que acaban funcionando como un auténtico interruptor de Fra-2. Este método de activación no se conocía, y los investigadores quieren ahora estudiar si interviene también en otros procesos.

“Describimos una nueva interacción de Fra-2 con Ezh2”, explica Stefanie Wurm. “Usando técnicas de espectroscopía de masas identificamos una nueva modificación postranslacional de Fra-2: cuando es metilada por Ezh2 [la metilación es una modificación química por la que la molécula gana un grupo metilo], Fra-2 permanece inactiva en las células basales, y cuando es fosforilada por ERK1/2 [adición de un grupo fosfato], se vuelve activa de nuevo”.

Este hallazgo abre nuevas vías para explorar “si este interruptor es un mecanismo general para activar factores de transcripción”, prosigue Wurm. “También queremos estudiar si la inhibición de Ezh2 puede ser una estrategia terapéutica valiosa contra las enfermedades de la piel relacionadas con fallos en la diferenciación de los queratinocitos”.

(Fuente: CNIO)

10 señales de enfermedad que los hombres ignoran

salud masculina

No tengo tiempo. Hay que esperar demasiado. No tengo problemas de salud. No hace falta que vaya al médico… Son solo algunas de las excusas que muchos hombres esgrimen a diario para no hacerse un chequeo de salud rutinario o preventivo. Es, de hecho, una situación con la que tienen que lidiar muchas mujeres que quieren que sus compañeros sean más proactivos en la prevención de problemas de salud.

Según una encuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en inglés), el 24% de los hombres estadounidenses no había tenido una consulta médica en el año previo, una tasa tres veces mayor que la de las mujeres (8%). Y en comparación a las mujeres, los hombres cuentan con un tercio menos de estadías hospitalarias, pero una vez internados les lleva más tiempo recuperarse.

Sin embargo, según el urólogo Gilberto Ruiz Deyá, esa actitud está cambiando. “Posiblemente antes era más común. Pero con el tiempo, ha ido cambiando y ahora los hombres están más inclinados a cuidarse”, afirma el también subespecialista en laparoscopía y cirugía minimamente invasiva.

Señales de alerta

Puede que no le hagan caso o que prefieran ignorar las manifestaciones. Pero la realidad es que, si les hicieran caso, los hombres se podrían beneficiar grandemente si buscan ayuda a tiempo. Y aunque algunos de los síntomas también pueden aplicar a las mujeres, los profesionales de la salud aconsejan que los hombres estén alertas y actúen rápido en caso de tenerlos. Muchos de ellos se relacionan con algunos de los tipos de cáncer más comunes entre los varones. Por ejemplo:

  1. Problemas con flujo débil o interrupido de la orina, levantarse muchas veces en la noche para ir al baño, dolor al orinar, eyaculación dolorosa, sangre en la orina o en el semen, dolor en la espalda baja, cadera o pelvis, son manisfestaciones que se deben consultar a su médico o con un urólogo para descartar el cáncer de próstata. Un examen rectal y el análisis PSA de antígenos prostáticos a través de una muestra de sangre, pueden marcar la diferencia entre ambos.
  2. Sangre en la excreta. Si la detectas no tienes ni que pensarlo, acude al médico inmediatamente. Otras señales,  incluyen cambios en el patrón de evacuación, como estreñimiento o diarrea. También, cambios en la consistencia o en el color (muy oscura), se deben tener en cuenta. De hecho, el cernimiento anual sigue siendo número uno como método de prevención de cáncer de colon. Y aunque no toda sangre significa cáncer,  son síntomas que siempre deben levantar bandera.
  3. Tos o dolor en el tórax que no desaparece y que puede ir acompañada de expectoración, un silbido en la respiración, falta de aliento,  esputos con sangre, ronquera o hinchazón en la cara y el cuello, son síntomas que se relacionan con cáncer de pulmón. Según la Sociedad Americana del Cáncer, la mejor manera de prevenir este tipo de cáncer es no fumar y evitar a las personas que lo hacen.
  4. Masas en el área de la tetilla siempre debe ser evaluada para descartar cáncer de seno, aunque éste no es común en los hombres. Los síntomas del cáncer de seno en los hombres también incluye cambios en el pezón o la piel de la tetilla o secreción de líquido por el pezón.
  5. Abultamiento, inflamación o agrandamiento de un testículo; dolor o molestia en un testículo o en el escroto; y dolor persistente en el abdomen inferior, espalda o ingle, o una acumulación repentina de fluido en el escroto, pueden ser síntomas de cáncer en los testículos.
  6. Dolor de pecho. Si sientes que un elefante se sentó sobre tu pecho, acude al primer centro de emergencias que conozcas o llama a una ambulancia. Pero también se debe tener en cuenta que muchas veces,   los signos de un ataque al corazón son difusos y se expresan con dolor en el brazo izquierdo, en la mandíbula, sudor o dificultades para respirar.
  7. Llagas o úlceras en la boca que no sanan, pueden ser síntomas de una dolencia mayor. Ser fumador, por ejemplo, te aumenta el riesgo de cáncer de pulmón,  boca, lengua, garganta y riñones, además de enfermedad coronaria y problemas de disfunción eréctil. Y si a eso le sumas que también consumes alcohol, estás en riesgo de padecer de cáncer gástrico y de esófago.
  8. Pérdida de peso sin justificación. Si de pronto notas que tus pantalones te quedan grandes, alguna causa debe haber. Entre ellas, puede ser el primer indicio de algún tipo de cáncer.
  9. Hinchazón en las piernas. Si acumulas líquidos en los pies, tobillos o piernas, no lo desatiendas. La hinchazón, también llamada edema, puede ser una advertencia sobre alguna dolencia circulatoria, renal o hepática.
  10. Lesiones en la piel. Una úlcera en la piel que no se cura en pocos días, particularmente sobre piernas y pies, deben llamar la atención. Podrían ser un claro indicio de alguna alteración circulatoria. Heridas que no cicatrizan pueden ser también la primera señal de diabetes.

Fuente: www.elnuevodia.com

 

Medicina preventiva: 8 pruebas médicas para curarnos en salud

Muchos de nosotros sólo acudimos al médico cuando nos duele algo o no nos sentimos bien. Sin embargo, sería aconsejable que todos nos realizáramos una serie de chequeos anuales voluntarios con el fin de determinar nuestro estado general de salud y detectar posibles enfermedades de forma precoz.

medicina-preventiva-salud

Analizamos las ocho pruebas médicas que la medicina preventiva aconseja hacerse una vez al año para que nos curemos en salud. Estos controles periódicos deberían ser nuestra ITV anual:

  1. Analítica básica: Los resultados de una analítica aportan al especialista información esencial de nuestro estado general de salud. Las pruebas rutinarias en personas sanas permiten iniciar un tratamiento de forma precoz en el caso de detectar niveles altos de glucosa, colesterol u otras grasas. En los hombres, a partir de los 45 años, la analítica básica incluye el PSA o marcador de próstata.

La doctora Marta Rodríguez de la Clínica Cima Sanitas de Barcelona nos explica la importancia de realizarse una analítica preventiva: “En pacientes sanos, se aconseja una analítica anual que incluya un hemograma, un perfil de bioquímica y un TSH (valoración de tiroides).

En la mujer, se sugiere realizar la analítica para detectar posibles anemias, que pueden ser secundarias a menstruaciones abundantes, en cuyo caso deberíamos suplementar con hierro”.

  1. Presión arterial: La hipertensión afecta a mil millones de personas en el mundo según la OMS, y sólo en Europa uno de cada tres adultos la padece con el consiguiente riesgo a sufrir cardiopatías o accidentes cerebrovasuculares.

Las revisiones ayudan a detectar posibles patologías que se pueden prevenir o tratar precozmente. Según la doctora Rodríguez, si el paciente está sano se aconseja realizar una medición de tensión dos veces al año, una en verano, cuando la tensión tiende a ser más baja, y otra en invierno.

  1. Perfil hormonal: Un análisis hormonal es una prueba importantísima para curarse en salud. “El análisis hormonal y de tiroides es la gran medicina preventiva con mayúsculas. Somos el resultado de un complejo entramado bioquímico. En el caso de las mujeres, es mucho más importante y se espera que el perfil hormonal femenino forme parte de cualquier revisión médica pronto. La prueba es muy sencilla. Basta extraer la sangre y los resultados los puede valorar un endocrino o el especialista de medicina general”, dice la especialista en Medicina y Cirugía Josefina Vicario.

La doctora recomienda repasar una vez al año los niveles de estradiol, la progesterona, la hormona foliculoestimulante, la leutenizante y la prolactina.

  1. Examen bucodental: Hay que acudir al dentista antes de que haya dolor, y es importantísimo realizarse limpiezas dentales de forma periódica, pues la placa que no se elimina de forma correcta puede acabar afectando de forma corrosiva a las encías y al hueso, que son el soporte de las piezas dentales. La salud dental española es aun muy inferior a la media europea, pues según los últimos datos de la Organización Colegial de Dentistas de España, el 93% de la población tiene caries, lo que revela una tendencia general a demorar la visita al dentista. “Si acudimos cada año al odontólogo se podrá detectar de manera temprana cualquier patología, ya sea una caries o un problema periodontal. La detección precoz, además de facilitar el tratamiento, implica menos molestias para el paciente”, explica el director médico de Vitaldent, Gustavo Camañas.
  2. Control respiratorio: Para prevenir enfermedades respiratorias como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) se recomienda revisar el aparato respiratorio cada uno o dos años realizando una espirometría. “Salvo la gasometría arterial, que se hace en pocas ocasiones, el resto de pruebas ni duelen ni son invasivas.

La más común es la espirometría, que consiste en medir el flujo de aire en los pulmones. Para llevarla a cabo, el paciente solo tiene que respirar dentro de una boquilla conectada a un espirómetro que registra los datos”, dice Santiago Carrizo Sierra, especialista en neumología.

  1. Examen visual: El test oftalmológico puede detectar importantes alteraciones oculares antes de que exista sintomatología apreciable y mejorar su pronóstico. La pérdida visual muy frecuentemente está asociada a enfermedades relacionadas con una edad avanzada, especialmente la degeneración macular y el glaucoma. En España, según el Libro Blanco de la Visión, sólo un 40% de la población se somete al examen visual de forma periódica, por lo que no es de extrañar que hayamos pasado de un porcentaje de la población que necesita corrección visual del 50,6% en el 2008 a un 53,4% en el 2012. Según la doctora Marta Pazos, del Institut de la Mácula i de la Retina del Hospital Quirón Teknon de Barcelona, “no hay que esperar a notar síntomas visuales o baja visión para ir al oftalmólogo”.
  2. Revisión dermatológica: El órgano más extenso de nuestra anatomía también requiere de revisiones periódicas. Como señala Cristina Núñez, dermatóloga de la Clínica de la Milagrosa de Madrid, deberíamos acudir una vez al año (o cada seis meses si tenemos la piel muy clara o muchos lunares) al dermatólogo para realizarnos un examen cutáneo y prevenir posibles lesiones.

Según la doctora, el método más avanzado de revisión consiste en revisar los lunares con un aparato que los amplifica diez veces. Lo más importante es que estas fotografías se archivan para comparar la evolución del lunar en un futuro.

  1. Revisión ginecológica: Todas las mujeres deberían hacer una visita anual obligada al ginecólogo, no obstante, según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), una de cada cinco mujeres confiesa no haber acudido nunca. Miguel Ferrer Gispert, especialista en Obstetricia y Ginecología, explica las pruebas obligatorias del control ginecológico: ” Los controles ginecológicos deben empezar a realizarse a partir de los 18 años o en el momento del inicio de las relaciones sexuales.

La revisión completa ha de incluir cinco tipos de pruebas como mínimo en pacientes sin antecedentes: exploración mamaria, citología, coloposcopia, tacto vaginal bimanual y ecografía ginecológica transvaginal. […]. Aunque no se tengan antecedentes, a partir de los 40 años es importante realizar una mamografía al año”.

Por: Erika Galípolo

El cerebro almacena la lengua materna para toda la vida

Un estudio publicado en la revista PNAS, realizado con una muestra de 48 niñas chinas adoptadas, ha revelado que reconocen el idioma materno, a pesar de no utilizarlo continuamente.

resonancia magnética

Los dos primeros años de los bebés son cruciales para el aprendizaje de un idioma, ya que estos no se olvidan nunca, aunque dejemos de oírlos en años. Un estudio lo ha revelado mediante una resonancia magnética de unas niñas chinas adoptadas por familias de habla francesa.

Ahora no estaban seguros de si el cerebro mantenía o degradaba los estímulos sonoros que se crean ante la exposición temprana de un idioma.

Un estudio publicado en la revista PNAS, realizado con una muestra de 48 niñas chinas adoptadas, ha revelado que reconocen el idioma materno, a pesar de no utilizarlo continuamente.

“Gran parte del aprendizaje del lenguaje ocurre en la parte más temprana de la vida, antes incluso de que un niño diga su primera palabra. Pese a la predisposición que tienen los niños para aprender una lengua, se ha abierto un debate sobre si lo que aprenden permanece en el cerebro o no cuando dejan de usarlo”, ha explicado a Sinc Lara Pierce, investigadora del departamento de Psicología de la Universidad McGill (Canadá) y una de las autoras del estudio.

Para demostrar si es posible que el cerebro retenga la lengua, Pierce y sus compañeros han estudiado la actividad cerebral según el uso de los idiomas. A partir de grabaciones con sonidos del chino, una resonancia magnética distinguió tres grupos de entre 9 y 17 años. Dichos grupos se diferenciaron por los distintos niveles del uso del idioma desde el nacimiento. El primero, niñas nacidas en familias francoparlantes, monolingües; el segundo, fueron adoptadas por una familia de habla francesa antes de los tres años, por lo que desconocían el chino; en el tercer grupo, las niñas escucharon el chino desde el nacimiento y aprendieron los dos idiomas simultáneamente.

Los resultados demostraron que los grupos dos y tres, presentaban una reacción similar y las que nunca oyeron chino no tuvieron esa actividad cerebral…

“Observamos que las representaciones neuronales de los sonidos de un lenguaje persisten en el cerebro a lo largo del tiempo, incluso si el lenguaje no se ha escuchado o usado durante años. Por el contrario, el cerebro respondía de forma diferente si no había tenido una experiencia con el chino”, afirma Pierce.

El estudio profundiza el conocimiento de la plasticidad cerebral en una edad temprana, además de ser importante en personas que aprendieron en sus primeros años de vida una lengua.

“Es posible que esto sea una ventaja para cierto tipo de gente que quiera reaprender un idioma que ha escuchado en su infancia. Además de esto, la investigación nos ayuda a entender lo que hace el cerebro con los primeros sonidos que experimenta, y nos permite profundizar en la plasticidad cerebral en una edad temprana”, concluye la investigadora.

Fuente: www.ideal.es

La alteración de las bacterias intestinales en la infancia podría causar obesidad en la madurez

La alteración de las bacterias intestinales por antibióticos en la infancia podría causar cambios metabólicos en la edad adulta que aumentarían el riesgo de sufrir obesidad.

obesidad

Algunos microbios presentes en el intestino protegen contra la obesidad y la diabetes. Según un estudio publicado en la revista Cell, estos microbios forman parte del metabolismo, por lo que su alteración por el consumo de antibióticos durante la infancia podría incrementar el riesgo de sufrir obesidad en la edad adulta. Este descubrimiento se ha desarrollado en ratones y está ayudando a los científicos a reconocer qué bacterias son fundamentales para la salud metabólica, un avance que puede salvar vidas, ya que podría contribuir a restaurar los niveles de microbios beneficiosos en los niños que hayan tomado antibióticos.

Desde el nacimiento, los microbios se encuentran en el intestino y la eliminación de éstos con antibióticos en una edad temprana puede tener efectos en el peso en la edad adulta. Según el principal autor del estudio, Martin Blaser del NYU Langone Medical Center, en Estados Unidos, “esto pone de manifiesto la necesidad de un uso responsable de los antibióticos durante la niñez en la práctica clínica “.

Este fenómeno se lleva advirtiendo en la ganadería desde hace décadas, ya que para aumentar el peso de los animales se utilizan pequeñas dosis de antibióticos. Blaser y su equipo pretenden descubrir el tiempo y la duración exacta en que la exposición a los antibióticos podría causar estos cambios metabólicos, de la misma forma que quieren identificar qué bacterias protegen contra los efectos potencialmente perjudiciales.

Nuevos estudios de seguimiento

Para desarrollar la investigación, los científicos suministraron a dos grupos de ratones, a crías y a madres antes de dar a luz, durante un largo periodo de tiempo penicilina en pequeñas dosis . En el primer conjunto se administró este antibiótico a ratones de cuatro semanas después del destete y en segundo lugar a las madres poco antes de parir. La exposición temprana a la penicilina llevo a una mayor obesidad en la edad adulta, así como una peor salud metabólica, sobre todo en los machos. Asimismo, también se redujeron los niveles de bacterias protectoras. En el otro experimento, se pudo observar que la exposición al medicamento durante cuatro semanas antes del nacimiento fue suficiente para desarrollar obesidad la cual se prolongó después del tratamiento con penicilina.

La conclusión fue que los microbios intestinales alterados por antibióticos causaron estos cambios metabólicos. Por ello, los investigadores están realizando estudios de seguimiento para conocer si se puede prevenir la obesidad tras la ingesta de antibióticos contra las bacterias.

Fuente: www.dmedicina.com