Ir al contenido

Tecnología Médica

Mínima invasión, máximo éxito en cirugía vertebral

cirugía mínima invasión

La cirugía mínimamente invasiva para abordar las patologías de la columna vertebral reduce las complicaciones (incluidas las pulmonares, digestivas y urinarias) y el riesgo de infecciones y trombosis venosa, y produce menos inestabilidad; elude la necesidad de transfusiones quirúrgicas y disminuye el dolor postoperatorio y el tiempo de recuperación del paciente. Estas son las ventajas enumeradas a Diario Médico por Francisco Villarejo, que ha dirigido el XII Simposio Internacional sobre Patología de la Columna Vertebral.

Para el neurocirujano, director de la Unidad de Neurocirugía de la Clínica La Luz (Madrid), la microcirugía y la mínima invasión son ineludibles en el tratamiento quirúrgico actual de las patologías de la columna vertebral, incluidas la hernia discal lumbar y cervical, la estenosis de canal lumbar, así como infecciones y tumores.

Las técnicas de mínima invasión se asocian con menos complicaciones, reducen el riesgo de infección y el dolor, y el tiempo de ingreso postoperatorio

El dolor de espalda es una afección muy común. El lumbar es uno de los motivos de consulta más frecuente en atención primaria; en el 10 por ciento de los pacientes puede llegar a cronificarse.

En el simposio se han presentado los resultados de una serie de 300 pacientes con estenosis intervenidos por el grupo de Villarejo, a los que se ha colocado el implante espaciador interespinoso Coflex, que acaba de aprobarse por la agencia reguladora estadounidense FDA. “Los resultados son excelentes. El 80 por ciento de los pacientes caminan mejor y presentan un elevado índice de satisfacción. Un 90 por ciento experimentan mejoría de diversos síntomas, incluidos dolor en espalda y pierna, y las alteraciones miccionales”. Las prótesis se colocaron en intervenciones cortas, de unos 45 minutos de duración, con una estancia hospitalaria posquirúrgica de 24 a 48 horas.

Osteoporosis

Tambien se han presentado novedades quirúrgicas en las patologías vertebrales asociadas a la osteoporosis. Se estima que el 25 por ciento de las mujeres de entre 70 y 79 años sufren fracturas de compresión vertebral, cifra que asciende al 50 por ciento en aquéllas que superan los 80 años.

El dolor causado por fracturas vertebrales osteoporóticas puede solucionarse con elastoplastia, en la que se inyecta un tipo de silicona flexible y elástica

Las pacientes con dolor causado por fracturas vertebrales osteoporóticas son candidatas al tratamiento con vertebroplastia y cifoplastia, basadas en la introducción de cemento óseo en la vértebra fracturada. No obstante, el uso de este material puede presentar como inconvenientes su gran rigidez, lo que a la larga eleva el riesgo de nuevas fracturas en las vértebras.

En los últimos años se han realizado grandes esfuerzos en la búsqueda de nuevos cementos óseos más elásticos y flexibles, que han dado origen a una nueva técnica quirúrgica denominada elastoplastia, según ha apuntado Marcelo Budke, especialista de la Clínica La Luz. Consiste en una cirugía de vertebroplastia o de cifoplastia que utiliza como relleno de las vértebras fracturadas un tipo de silicona flexible y elástica. Este procedimiento estabiliza la vértebra fracturada y evita la aparición de nuevas fracturas en las vértebras adyacentes. El equipo de Villarejo ha empleado esta nueva técnica ya en 40 casos, en los que ha comprobado la rapidez de la intervención y de la recuperación de las pacientes.

Tratamiento de los tumores

Los tumores de la columna vertebral también han ocupado parte del programa científico del simposio sobre Patología de Columna Vertebral. El neurocirujano Francisco Villarejo considera que en el abordaje de estas lesiones malignas resulta imprescindible contar con microscopio, aspirador ultrasónico, técnicas de coagulación bipolar (la monopolar se asocia a una mayor aparición de fibrosis) y estudios en el quirófano de registro de potenciales evocados.

Fuente: www.atencionprimariasalud.es

 

Un estudio determina que la resonancia magnética ayuda a detectar y cuantificar la grasa en el hígado

Liver

La obesidad y el sobrepeso afectan a más de la mitad de personas en nuestra comunidad. El exceso de peso produce importantes alteraciones en el organismo, una de ellas afecta al funcionamiento hepático. La grasa que se acumula en el hígado produce esteatosis hepática que en determinadas circunstancias produce inflamación, fibrosis y finalmente, cirrosis. Hasta ahora, el método más fiable para la determinación de grasa hepática era la biopsia hepática. Las técnicas de imagen como ecografía abdominal la detectan pero son menos precisas para determinar la cantidad de grasa.

 Pero un estudio llevado a cabo por el grupo de investigación liderado por Luis Bujanda profesor de Medicina de la UPV/EHU, en España, y responsable del Área de Investigación de Enfermedades Hepáticas y Gastrointestinales del IIS Biodonostia, ha determinado cómo la resonancia magnética es un buen método para detectar grasas en el hígado y cuantificarla, incluso superior a la biopsia hepática.

El trabajo ha sido publicado en la revista BMC Medicine, una de las revistas más importantes de la especialidad y ha estado coordinado por los doctores Jesús Bañales, del IIS Biodonostia, y Raúl Jimenez, del Departamento de Cirugía, Radiología y Medicina Física de la Facultad de Medicina y Odontología de la UPV/EHU.

 Así mismo el estudio ha contado con la participación de investigadores del Departamento de Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Facultad de Farmacia de la UPV/EHU, de los Servicios de Cirugía, Aparato Digestivo y Anatomía Patológica del Hospital Universitario Donostia junto con Osatek.

 La investigación se ha llevado a cabo en 97 pacientes obesos y 32 pacientes con otras patologías hepáticas sometidos a cirugía. Se midió la cantidad de grasa en el hígado comparando tres métodos diferentes; la resonancia magnética, la biopsia hepática y la determinación bioquímica de grasa mediante el método de Folch. A los pacientes se les realizó una resonancia magnética el día anterior a la cirugía y se obtuvo una muestra del hígado durante la intervención quirúrgica.

“La resonancia magnética es una técnica muy útil para determinar la presencia o no de grasa en el hígado, la cantidad de la misma y para valorar la eficacia de los tratamientos aplicados a lo largo del tiempo. Es posible que en el futuro nos permita determinar, además de la grasa, el grado de inflamación y la fibrosis hepática”, afirma Jesús Bañales, investigador del IIS Biodonostia.

 El artículo ratifica un trabajo previo realizado en animales publicado por el mismo grupo de investigación hace un año en el que se observó cómo la cuantificación de la grasa hepática era muy precisa mediante la realización de resonancia magnética.

(Fuente: UPV/EHU)

Apple quiere que Health Kit ayude a tu médico a controlar tu salud

Apple planea implantar el uso de Health Kit en los hospitales y centros de salud de todo el mundo. Las funciones de control de parámetros relacionados con el estado físico y la salud de las personas, podrán ser usadas por los médicos para seguir la evolución de los pacientes.

salud-ios-708x500

En la pasada WWDC 2014, Apple anunció a bombo y platillo el lanzamiento de su nuevo sistema de monitorización de la salud y actividades físicas. Lo bautizó como Health Kit, y es la gran apuesta para liderar las aplicaciones de fitness y salud en las generaciones venideras de dispositivos móviles y weareable, principalmente. La fiebre que se espera que se desate en los próximos tiempos, por productos como relojes o pulseras inteligentes, va a potenciar el uso de multitud de aplicaciones desarrolladas específicamente para ser adaptadas a las peculiares características de estos gadgets. Y sin duda, el cuidado de la salud y la práctica de actividades físicas y deportivas van a estar a la cabeza de ello.

Apple quiere volver a ser una referencia, esta vez en el sector de las aplicaciones que controlan el estado físico y la salud, y para tratar de lograrlo presentó en sociedad Health Kit, su aplicación dedicada a la monitorización de distintos parámetros y constantes vitales de nuestro cuerpo. Pero tal vez con lo que no contaban los de Cupertino era con los obstáculos legales y burocráticos que iban a tener que sortear para llevar a cabo su desarrollo. Se espera que la aplicación venga integrada en el nuevo iPhone 6 del que se rumorea que podría ser presentado el próximo mes de septiembre.

Y es que una de las principales ambiciones de Apple es no limitar esta aplicación al uso de personas que practiquen actividades deportivas. Por ello, está negociando con diversas compañías tecnológicas proveedoras de servicios médicos, para que Health Kit se pueda usar en los servicio de los hospitales y centros de salud de todo el mundo.  Se crearía de este modo, una herramienta más para proporcionar a los médicos un mejor seguimiento de la evolución y los síntomas de los pacientes. De esta forma, parámetros como la presión sanguínea, el ritmo cardíaco o el peso, serán factores fácilmente identificables y no habrá que recurrir a distintos medidores al estar toda la información centralizada.

La gestión de la información privada de Health Kit

Pero Apple deberá además decidir de qué forma van a poder los usuarios autorizar la recogida de datos privados relativos a su salud, para poder ser enviados o consultados por los servicios de salud. Para ello, permitirá otorgar o no autorizaciones de forma manual a terceras empresas para poder acceder a dichos datos, a la vez que aquella información relativa a la salud que sea almacenada en iCloud, podría disponer de un cifrado para evitar que pueda ser accesible por otras personas. La publicación o suministro de información relativa a la salud se suele regir por normativas más estrictas y restrictivas que otro tipo de datos y Apple tendrá que adecuar las características de estas funcionalidades a la legislación vigente en cada territorio. La privacidad y la protección de información sensible de los usuarios es una de las piedras que Health Kit se va a encontrar en el camino, veremos si en un futuro logra consolidarse como un importante avance en el campo de la medicina.

Fuente: http://www.adslzone.net/

Determinada la importancia de una proteína en el párkinson

José Pichel Andrés/DICYT.  Madrid.

Una investigación del Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG, centro mixto del CSIC y la Universidad de Salamanca) ha descubierto que la deficiencia en la proteína PINK1, implicada en algunos casos de la enfermedad de Parkinson, reprograma el metabolismo energético celular, lo que afecta a la supervivencia de las neuronas. Asimismo, encuentra que este mismo efecto, en células con capacidad de división, contribuye a la proliferación celular. La investigación ha sido publicada hoy en la revista científica Nature Communications.

proteina_parkinson

PINK1 es una proteína quinasa que se encuentra mutada en algunos enfermos de párkinson, especialmente en una forma juvenil, una variante de la enfermedad que se manifiesta a edades tempranas. Sin embargo, “se sabe muy poco sobre las funciones de esta proteína, por lo que decidimos estudiarla para contribuir a identificar posibles nuevas dianas terapéuticas contra el párkinson, ya que en la actualidad los tratamientos no son completamente eficaces”, señala en declaraciones a DiCYT Juan Pedro Bolaños, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Salamanca en el IBFG y coordinador del estudio.

Esta “proteína centinela” detecta si hay algún daño en la mitocondria, el orgánulo que produce la energía de las células, para activar un programa de destrucción selectiva y así evitar que el problema se propague. Precisamente, “el daño en la mitocondria es uno de los eventos previos a la sintomatología del párkinson, una enfermedad considerada comomitocondriopatía”. Por eso, las neuronas que portan mutaciones en PINK1 no son capaces de reconocer que hay un problema en la mitocondria, no lo resuelven y terminan por tener una deficiencia energética que compromete su viabilidad.

Los científicos utilizaron ratones knockout para esta proteína, es decir, animales que no la expresan, para comprobar si su ausencia altera el metabolismo celular. Tanto en las células aisladas (in vitro), como en el ratón vivo (in vivo), observaron un fuerte aumento en la velocidad del consumo de glucosa a través de la vía glucolítica (o glucólisis), una forma de transformación de glucosa en energía.

Más tarde entendieron que este fenómeno se debía a una reprogramación metabólica. La mitocondria dañada, si no consigue reparar la alteración que sufre, comienza a producir mayores cantidades de las denominadas “especies reactivas de oxígeno”, lo que a su vez activa directamente un factor de transcripción conocido como HIF1, que se encarga de incrementar la expresión de genes que estimulan y ejecutan la vía glucolítica.

 Diversas consecuencias

Este fenómeno tiene importantes consecuencias pero muy diferentes en función del tipo celular. En las células que no se dividen, o postmitóticas, como las neuronas, el incremento de la velocidad de la glucólisis provoca la disminución de otra vía alternativa del metabolismo de la glucosa: la vía de las pentosas-fosfato, una vía metabólica “encargada de mantener el estado redox de la célula, es decir, de protegerla frente al estrés oxidativo”. Sin esa protección, las neuronas mueren, así que este mecanismo contribuye a explicar por qué las neuronas dopaminérgicas (es decir, aquellas cuyo neurotransmisor primario es la dopamina) mueren por estrés oxidativo, como ocurre en el párkinson.

Otra situación muy distinta es la de las células que sí se dividen, en las que los investigadores observaron, con sorpresa, que se producía el efecto contrario: un incremento de la glucólisis que promueve proliferación. En este caso, “la deficiencia de PINK1 reprograma el metabolismo y sostiene la proliferación celular”, resume Bolaños.

En definitiva, el artículo publicado por el IBFG en Nature Communications descubre, por un lado, un mecanismo de muerte neuronal asociado a la enfermedad de Parkinson y, por otro y de forma inesperada, la importancia de PINK1 en división celular, un fenómeno cuyas implicaciones fisiopatológicas aún quedan por resolver.

Papel en neurodegeneración y cáncer

En principio, estos dos efectos (muerte neuronal y división celular) no tienen nada que ver entre sí; sin embargo, en algunos estudios anteriores se ha asociado cáncer con párkinson juvenil causado por las mutaciones en PINK1. “Hasta ahora no se ha prestado mucha atención a una posible relación entre PINK1 y cáncer”, apunta Bolaños, pero este estudio revela cómo la ausencia de esta proteína contribuye a una proliferación celular fuera de control, principal característica de los tumores; así, no sería descabellado pensar en continuar con esta línea de investigación. Hay casos en los que a una proteína implicada en cáncer se le ha descubierto posteriormente un papel en neurodegeneración. Esta vez puede suceder al revés: una proteína conocida en párkinson podría estar relacionada con el progreso de los tumores.

Por otra parte, los resultados de este trabajo refuerzan una de las líneas de investigación del equipo de Juan Pedro Bolaños, que desde hace años viene estudiando la relación existente entre metabolismo energético y estrés oxidativo. “Nosotros pensamos que el consumo de glucosa por vía glucolítica en neuronas sanas tiene que ser moderado para preservar la glucosa en mantener el estado redox por la vía de las pentosas-fosfato. Esto implica que la energía que necesitan las neuronas la obtienen a partir de precursores metabólicos alternativos, algunos suministrados por los astrocitos”, otras importantes células del sistema nervioso.

 Fuente: http://www.larazon.es/

Proyecto “Moonshot” de Google busca descubrir misterios del cuerpo humano saludable

La compañía Google no se ha conformado con ser uno de los gigantes en lo que se refiere a Internet, medios sociales y soluciones móviles. Ahora, la empresa también ha comenzado a trabajar en un proyecto que ha denominado por medios “Moonshot,” el cual pretende recolectar información genética y molecular anónima de aproximadamente 175 personas para crear una imagen de lo que debería ser un humano saludable.

medico-google

El proyecto tiene como nombre oficial Baseline Study, o Estudio de Referencia, por su traducción al español, y está dirigido por el Dr. Andrew Conrad, un científico veterano en el campo de la biología molecular que es famoso por implementar exámenes de bajo costo y alto volumen de SIDA, los cuales permiten determinar si donantes de plasma están libres del virus.

Conrad se unió a Google X, la rama de la compañía que se dedica a la investigación, en marzo del 2013, y ha construido un equipo de aproximadamente 70 a 100 expertos de varios campos, incluyendo la fisiología, bioquímica, óptica y biología molecular.

A pesar de que actualmente existen otros estudios que buscan analizar el genoma humano, el nuevo proyecto de Google difiere de ellos, según algunos expertos, porque se espera que ayude a investigadores a detectar enfermedades mortales, como condiciones cardíacas y cáncer mucho antes de lo que exámenes actuales lo hacen, lo que lograría que la medicina se oriente hacia la prevención, en vez de concentrarse en el tratamiento de una enfermedad ya existente.

“Con cualquier sistema complejo, la noción siempre ha sido el tratar de dirigirse a los problemas de manera proactiva. Eso no es revolucionario. Simplemente nos hacemos una pregunta: Si realmente quisiéramos ser proactivos, ¿qué necesitaríamos saber?”

La respuesta, según el experto, será encontrada en una imagen precisa de modelo de un humano saludable.

De acuerdo con el medio The Wall Street Journal, como parte del proyecto se recolectarán cientos de muestras diferentes usando una gran variedad de nuevas herramientas de diagnóstico, tras lo cual Google usará su tecnología computarizada para encontrar patrones o marcadores biológicos entre los datos recolectados.

Google ha dicho que la información recolectada por medio del proyecto será anónima, que su uso estará limitado a propósitos médicos y que no ninguna información relacionada será proporcionada a compañías de seguro. Sin embargo la investigación podría generar dilemas sobre la privacidad de información médica, han dicho algunos analistas.

Fuente: http://espanol.christianpost.com/

Nuevo avance científico contra el cáncer

LONDRES, 27 (ANSA) – Un equipo de científicos británicos descubrió que excluir una molécula de los vasos sanguíneos cancerígenos ayuda en gran medida a aumentar la efectividad de los tratamientos contra el cáncer, según un estudio dado a conocer hoy.

avance contra el cáncer    Los expertos del Instituto Barts contra el Cáncer, perteneciente a la Universidad Queen Mary de Londres, descubrieron que la molécula que ayuda a reparar el cuerpo luego de la quimioterapia o radioterapia, una proteína conocida como la quinasa de adhesión focal (FAK), ayuda también a proteger las células cancerosas de los tratamientos.

    El estudio financiado por la entidad benéfica Cancer Research UK concluyó que al quitarse la proteína FAK de los vasos sanguíneos que crecen en los melanomas o en los cánceres de pulmón, tanto la quimioterapia como las terapias de radiación eran mucho más efectivas a la hora de erradicar los tumores.

    Los investigadores también estudiaron muestras tomadas de pacientes con linfomas.

    Según el estudio, que fue publicado en la revista científica Nature, aquellos pacientes con bajos niveles de la proteína FAK en sus vasos sanguíneos tenían más chances de completar con éxito tratamientos contra el cáncer.

    El hallazgo sugiere que la creación de drogas y medicamentos para eliminar la proteína FAK en vasos sanguíneos cancerígenos mejoraría en gran medida y ayudaría a prevenir una remisión del cáncer.

    Bernardo Tavora, autor jefe de la investigación, declaró que el estudio demuestra que la efectividad de los tratamientos contra el cáncer “está relacionada a nuestro cuerpo tratando erróneamente de proteger al cáncer de los efectos de muerte de células por parte de la radioterapia y la quimioterapia”.

    “Aunque retirar la proteína FAK de los vasos sanguíneos no destruye por sí solo al cáncer, sí puede retirar la barrera que utiliza el cáncer para protegerse de los tratamientos”, agregó.

    En ese sentido, Kat Arney, jefa de comunicaciones de Cancer Research UK, afirmó que el estudio británico “es muy prometedor”.

    “Ha logrado descubrir cómo las células sanas de los vasos sanguíneos protegen de tratamientos contra el cáncer”, dijo la experta. “Este estudio sólo se llevó a cabo en ratones, pero genera esperanzas reales para poder mejorar la efectividad de la medicina contra el cáncer y sensibilizar los cánceres con las drogas que contamos”, agregó.

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial, con al menos 8,2 millones de decesos por esa enfermedad registrados en 2012.

    De acuerdo a la entidad, los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.

    Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo por comportamiento y alimentarios (índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol) y, por lo tanto, pueden prevenirse.

    El cáncer comienza con la transformación de una sola célula, que puede tener su origen en agentes externos y en factores genéticos heredados.

    La OMS estima que el 70% de todas las muertes por cáncer registradas en 2012 se produjeron en en Africa, Asia, América Central y Sudamérica, y prevé que los casos anuales de cáncer aumentarán de 14 millones en 2012 a 22 millones en las próximas dos décadas.

LBO-FM/MRZ

Fuente: http://www.ansa.it/

 

Un nuevo fármaco combate las células madre cancerígenas responsables de las recaídas

El Bozenipib actúa frente a las células que propician el inicio y crecimiento del tumor y que no son eliminadas con quimioterapia y radioterapia.

UGR - Tumor antes y después de tratar con Bozenipib

UGR – Tumor antes y después de tratar con Bozenipib

Un equipo andaluz de investigadores, liderado por la Universidad de Granada, ha demostrado la eficacia de un nuevo fármaco frente a las células madre cancerígenas (CMC), responsables del inicio y crecimiento del cáncer, de la recaída tras la quimioterapia y de la formación de metástasis. Este medicamento, denominado Bozepinib, ha resultado efectivo en un estudio realizado en ratones, y que se ha publicado en la prestigiosa revista Oncotarget.

Las CMC se encuentran en los tumores en muy bajo número, y tienen como característica importante la formación de las metástasis en sitios diferentes al tumor original. Debido a que en condiciones normales se encuentran en estado durmiente (esto es, sin dividirse), la quimioterapia y la radioterapia convencionales actúan sobre las células del tumor más diferenciadas, que se encuentran en división, pero no son capaces de destruir estas CMC. De hecho, tras una respuesta inicial al tratamiento, muchos pacientes tienen recaídas debido a que estas CMC no han sido destruidas.

En los últimos años, la investigación en la lucha contra el cáncer se ha centrado en la búsqueda de nuevos fármacos que se dirijan selectivamente frente a estas CMC, de tal forma que si estas células son eliminadas, el tumor será destruido en su totalidad y ello dará lugar a la curación de los pacientes.

Ensayos con pacientes

Este nuevo medicamento tiene una actividad selectiva frente a CMC de mama, colon y melanoma. “La potente actividad antitumoral de Bozepinib se debe a la inhibición de la ruta de señalización de HER2, y a que dicho fármaco inhibe la invasividad y la formación de nuevos vasos en el tumor (angiogénesis)”, explica el profesor Juan Antonio Marchal. Además, los investigadores han demostrado también el mecanismo específico mediante el cual Bozepinib actúa frente a las CMC.

Este nuevo compuesto no mostró toxicidad en ratones sanos cuando se suministró por vía intraperitoneal o por vía oral, e inhibió el crecimiento tumoral y la formación de metástasis pulmonares en los ratones a los que se les indujo el tumor.

En la actualidad, los investigadores están realizando estudios de seguridad y pretenden que dicho compuesto, así como derivados del mismo, puedan pasar a ensayos clínicos con pacientes en un futuro no muy lejano.

Los científicos del grupo de investigación “Terapias avanzadas: diferenciación, regeneración y cáncer”, que dirige el profesor de la UGR Juan Antonio Marchal, han colaborado con Joaquín Campos, de la Facultad de Farmacia de la UGR, y María Ángel García del Hospital Universitario “Virgen de las Nieves” de Granada, así como con las Universidades de Jaén y Miami (Estados Unidos) para el desarrollo del fármaco Bozepinib.

Fuente: http://www.rtvcyl.es/

Massagué: En cinco años un análisis de sangre podrá detectar el cáncer

El científico catalán Joan Massagué, una de las primeras autoridades mundiales en la investigación del cáncer, cree que en 5 años será posible detectar muchos tipos de tumores con sólo un análisis de sangre, una revolución, dice, en la detección precoz de una enfermedad que va camino de normalizarse.

cancer-massague--644x362

El científico español es director del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York

«Lo llamo revolución porque puede ir muy rápido, es económico e implementable en todo el mundo, como lo fue en su día Internet o la telefonía móvil», afirma, en una entrevista con Efe, el director del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York.

Según Massagué, esa revolución está en sus comienzos y se empieza a implementar ahora pero va tan rápido que aplicar esta técnica «podría ser cosa de poco tiempo, de cuatro o cinco años».

«Ahora que las técnicas de secuenciación del ADN de los tumores han avanzado tantísimo y son tan económicas, uno puede hacer análisis de sangre para ver si hay restos de ADN de algún tumor que tengamos en el organismo. No sabemos dónde, pero está soltando células, algunas de ellas se deshacen, mueren y su contenido de ADN con sus mutaciones está en la circulación», explica.

El nivel de mutación cancerígena en sangre se puede leer con técnicas «altamente sensibles» y, a partir de esos indicadores, ver la posibilidad de que el paciente esté desarrollando un tumor maligno en alguna parte de su organismo, que habría que localizar después con un chequeo a fondo.

«Esto suena complejo pero vale para decir que estamos probablemente ante una revolución en la detección precoz aplicable a muchos cánceres, no sólo al de mama y al de colon», ha apuntado.

Eliminar el cáncer con defensas propias

Massagué ha inaugurado esta semana los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con un mensaje esperanzador: antes de que pasen 50 años el cáncer estará dominado como lo están desde mediados del siglo XX las enfermedades infecciosas.

Y asegura que incluso el horizonte de 2050 es «conservador» porque va a ser antes cuando se llegue «a un nivel de satisfacción bastante importante en nuestra relación con el cáncer y nuestra capacidad de gestionarlo».

Inmunoterapia es otro frente en la batalla contra el cáncer

Ese objetivo se conseguirá, por un lado, convirtiendo en rutinaria la secuenciación, es decir la lectura completa y a fondo, del tumor que se haya extraído en el quirófano. El oncólogo tiene así una información «exquisita y medicamentos que puede aplicar o no según lo que esta información le dice», apunta.

Otro de los frentes abiertos en la batalla de la ciencia contra el cáncer es la inmunoterapia, que ya ha empezado a aplicarse y «va a aumentar de manera muy importante como terapia normal del cáncer en general».

«Nuestro organismo constantemente hace pequeños errores de intentar generar tumores, no adrede sino por accidente, con tantas células y tantos tejidos que están constantemente renovándose. Y nuestro sistema inmunitario está constantemente limpiándonos de estos prototumores. El cáncer que sale es porque sorteó, se escapó de esta vigilancia», explica.

Y añade: «Si reforzamos el sistema inmunitario para que acabe de atacar aquel cáncer, vamos a eliminar cánceres gracias a nuestras propias defensas».

Saliendo del oscurantismo

Luego están los avances que se están produciendo a la hora de entender la metástasis, en como reacciona la prole de un tumor que se ha esparcido por órganos que para las células del cáncer «son muy nuevos y muy hostiles», por lo que se pueden «cazar y atrapar mejor» que cuando forman parte de un tumor que está creciendo activamente.

Es la convergencia de esos tres elementos y de otros la que, a su juicio, ya está transformando la relación del ser humano con el cáncer en «normal» como sucedió con las infecciones, aunque algunas de ellas sean muy serias y causen muchas víctimas.

Massague considera que es hora de un cambio de mentalidad y dice que un ejemplo de la mala relación que aún se tiene con el cáncer es que en los medios de comunicación «las personas todavía dudan en decir tengo un cáncer de tal». «¿Por qué? -se pregunta- No es ninguna vergüenza y empezamos a entender la enfermedad».

Debería haber un cambio de mentalidad sobre el cáncer y su percepción

Recuerda que en el siglo XVI a quien tenía una infección le llamaban apestado y señala que en el cáncer se está saliendo todavía «de la época del oscurantismo». Se debe a que la sociedad «se afana en explicar lo que no conoce y se inventa cosas», explicaciones esotéricas, religiosas o seudocientíficas.

Pero ahí entra la ciencia: «La ciencia explica y una vez explicado eso se ve claro y a nadie le llaman apestado o lo van a decir cosas que todavía se dicen a los pobres pacientes de cáncer».

Massagué cree que le ha tocado vivir «la época más apasionante de la oncología, la gran inflexión», después de décadas de promesas que han causado «frustración» a una sociedad a la que a comienzos de los sesenta se le anunció que comenzaba la gran batalla para acabar con el cáncer. Fue el reto que en 1971 lanzó el presidente estadounidense Richard Nixon y, junto a él, la comunidad internacional. «Estamos en aquel momento que la promesa había vaticinado», anuncia.

Fuente: http://www.abc.es/

Desarrollan un gel corporal que reduce el crecimiento del cáncer de mama no invasivo

Según The Wall Street Journal

deteccion-SAS-Distrito-Jaen-Jaen-Sur_TINIMA20140213_0758_18

Después de entre seis y 10 semanas de la aplicación del gel, la reducción en un marcador para el crecimiento de células de cáncer en el tejido de mama fue similar a la de los tamoxifeno administrados por vía oral.

El tamoxifenose utiliza para tratar a las mujeres con cáncer. Cuando se toma durante aproximadamente cinco años puede reducir a la mitad las posibilidades de que se vuelva a reproducir el cáncer.

The Wall Street Journal cuenta que han logrado desarrollar un gel con tamoxifeno que, aplicado sobre la piel sirve como método efectivo a la hora de reducir el crecimiento de células cancerígenas en el pecho de las mujeres con tumor no invasivo. Este gel podría tener un efecto similar al del mismo medicamento por vía oral.

El estudio que demuestra este nuevo medicamento, publicado este martes en ‘Clinical Cancer Research’, sostiene que el gel se ha aplicado sobre el pecho de muchas mujeres diagnosticadas con carcinoma ductal in situ (CDIS). Después de entre seis y 10 semanas de la aplicación del gel, la reducción en un marcador para el crecimiento de células de cáncer en el tejido de mama fue similar a la de los tamoxifeno administrados por vía oral.

Según este estudio,  tras 10 semanas de aplicación se redujo el número de células cancerígenas en el tejido de las mamas. Este hallazgo podría tener grandes implicaciones. Este gel se podría utilizar para reducir el cáncer de mama o incluso para prevenir de la enfermedad.

El tamoxifenose utiliza para tratar a las mujeres con cáncer. Cuando se toma durante aproximadamente cinco años puede reducir a la mitad las posibilidades de que se vuelva a reproducir el cáncer. Tiene varios efectos secundarios aunque aplicado en gel disminuyen debido a que el fármaco se concentra en el tejido de mama, y no circula mucho en la sangre.

Fuente: http://www.teinteresa.es/

 

 

 

Investigadores del IBSAL de Salamanca desarrollan nueva tecnología a para tratar a pacientes con mieloma múltiple

Un grupo de investigadores del Grupo de Biología Molecular y Celular del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) ha desarrollado, en colaboración con el Hospital 12 de Octubre, una tecnología “absolutamente nueva” a nivel mundial para prever recaídas en pacientes con mieloma múltiple.

Foto: Europa press

Este trabajo, llevado a cabo por científicos que también pertenecer al Grupo Español de Miolema (GEM), ha sido dirigido por el profesor de la Universidad de Salamanca adscrito al IBSAL y miembro de la Unidad de Biología Molecular del Hospital de Salamanca, Ramón García.

En él se analiza la secuenciación “masiva o profunda”, que detecta hasta una célula maligna entre un millón de sanas y que facilita una “mejora valoración de los resultados de tratamientos de cáncer de médula ósea.

Este método “muy novedoso” reconoce qué pacientes tienen mayores posibilidades de recaer y cuáles pueden incluso hasta interrumpir el tratamiento por haber superado ya con éxito la enfermedad, ha explicado el doctor Ramón García, en presencia del director de la Unidad de Biología Molecular del Hospital de Salamanca, Marcos González, y el director del IBSAL, Rogelio González Sarmiento.

Gracias a este avance, que ha sido posible gracias a una inversión de entre 200.000 y 250.000 euros, se podrá incidir en los tratamientos de quienes previsiblemente recaerán y en el resto reducirlos, o incluso retirarlos.

En estos segundos casos ayudará a la “comodidad” del paciente y al ahorro del sistema, ya que el coste mensual del tratamiento para los pacientes se sitúa en unos 10.000 euros por cada persona.

Actualmente, los laboratorios de los hospitales de Salamanca y del 12 de Octubre ya están adaptados para esta estrategia que, junto con nuevas técnicas de citometría y el empleo de técnicas de imagen, permitirá “recortar tratamiento y su toxicidad y acercarnos a la curación”, ha apuntado el IBSAL en la información aportada a Europa Press en el encuentro con los medios de los investigadores del proyecto.

Ramón García ha explicado que esta enfermedad tiene una incidencia de cinco casos por cada 100.000 habitantes y año, con unos 7.000 u 8.000 pacientes actualmente en el país. En Salamanca se registran 20 pacientes nuevos al año, unos 150 en el conjunto de Castilla y León, y entre 1.500 y 2.000 en España, ha remarcado el director del estudio.

Fuente: http://www.europapress.es/