Ir al contenido

Causas de las gastroenteritis infantiles

Un amplio sector de la población se ve afectada por las gastroenteritis víricas que causan malestar, diarreas, vómitos y gran fatiga. Los niños son los mayores afectados ya que es muy común que sean víctimas de este tipo de infecciones que afectan principalmente al intestino delgado.El doctor Carlos Marina, profesor de la Universidad Europea de Madrid, nos ayuda a conocer mejor ese virus que tanto afecta a los más pequeños de la casa y que tantas molestias acarrea, el rotavirus.

gastroenteritis infantil

Rotavirus, el virus más frecuente en niños

Esta es una de las épocas que empieza a manifestarse las gastroenteritis  víricas. El virus que más presencia tiene es uno que tiene forma de rueda y que recibe el nombre de rotavirus. Afecta a niños pequeños, y preocupa especialmente cuando afecta al pequeño lactante. Cuando el contagio se produce durante el primer año de vida existe un gran riesgo de deshidratación ya que la principal manifestación de ese virus es la diarrea, una diarrea que puede llegar a ser tan acuosa que se confunde hasta con la orina.

Medidas recomendadas ante el contagio

Los pediatras, cuando detectan la posibilidad de contagio por  rotavirus, recomiendan unas medidas para evitar los ingresos hospitalarios por esa infección. Por un lado la rehidratación por vía oral, una medida que en países en desarrollo llega a salvar la vida de los bebés contagiados. En esos lugares no hay posibilidad de ingresos en centros médicos ni de suministrar tratamientos con sueros, por eso esta medida es tan importante. En países como el nuestro, la rehidratación oral evita el 90% de los ingresos hospitalarios. Los sueros orales proporcionan el cloro, el sodio y el potasio que el niño pierde con las diarreas. Además, también se debe incidir en la realimentación precoz del niño, es decir, comenzar a darle alimentos lo más pronto posible.  Esos alimentos deben ser los que hasta el momento de la infección el niño tomaba. Solo en casos agudos se recurrirá a fórmulas especiales.

Contagio del rotavirus

El rotavirus se manifiesta cuando los niños empiezan a acudir a las guarderías, y llegados a los 4 años de edad todos los pequeños han sido infectados en algún momento por el rotavirus. La forma de transmisión del virus es por vía fecal- oral: los utensilios se pasan de niño a niño, y el virus, que es muy persistente, se contagia con gran facilidad. Además, los padres deben procurar que los niños se laven bien las manos y que se limpien bien las superficies infectadas. Con soluciones alcohólicas de alta concentración las guarderías pueden acabar con los virus que puedan presentarse en los juguetes y utensilios manipulables por los más pequeños. Cada infección por rotavirus inmuniza al niño. Además, existe una inmunización natural que se produce a través de la placenta, donde la madre transmite anticuerpos al bebé que persisten en su organismo durante las primeras semanas de vida. Pero esa protección acaba desapareciendo al cabo de las semanas. Además, los niños prematuros tampoco gozan de esta protección, así que hay que tener cuidado porque son los candidatos perfectos para contagiarse.

Fuente: www.vivirmejor.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *