Ir al contenido

Cómo predecir si se tendrá un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular

Investigadores de Madrid buscan una nueva técnica para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

accidente cerebrovascular

La prevención de un ataque al corazón, de un accidente cerebrovascular y de otras graves consecuencias que derivan de enfermedades cardiovasculares o de innatas características de nuestro ADN no es todavía posible. Ciertamente, se puede tratar de apostar todo en la prevención, haciendo una dieta saludable, evitando el más posible los alimentos grasos, salados, el alcohol, el tabaco, las actividades deportivas intensas y sin control, así como una vida muy estresante y todo lo que puede hacer daño a nuestro corazón, amén de someterse a graduales visitas con el cardiólogo.

Una investigación, sin embargo, lanza un método innovador para entender si corremos riesgos. A saber, los investigadores de la Universidad Autónoma y del Hospital La Paz de Madrid. ¿Cómo? Mirando su propia oreja. Sí, habéis leído bien. La oreja. “¡Cómo puede ser eso!”, diríais.

Vamos a ver cómo llegaron a esta conclusión. Su investigación fue hecha sobre 300 pacientes con un análisis muy cuidadoso de ambas orejas. Los científicos observaron cómo 49 por ciento de los que tenían de los pliegues en el lóbulo, en el pasado había sufrido de ataques al corazón o de un accidente cerebrovascular. Casi la mitad de ellos, una cifra significativa. Los científicos están seguros de haber hecho un descubrimiento sensacional, porque según ellos es necesario sólo mirarse las orejas, aunque siempre es mejor ir a su médico de cabecera para que las vea, para saber si tienes riesgo de un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular sin hacer análisis.

Por supuesto, hay que hacer una investigación mucho más amplia sobre una muestra mucho más grande de las 300 unidades utilizadas de los estudiosos en Madrid. Claro que si habrán futuras confirmaciones tendremos un sensacional descubrimiento.
Por otra parte, la ciencia empírica avanza a través de ensayos y cada nuevo descubrimiento es aceptado con escepticismo y cautela. Por el momento, nos contentamos de una esperanza y seguimos observando las normas adecuadas para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Fuente: www.es.blastingnews.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *