Ir al contenido

Prevenir el cáncer de próstata

por UniversoCanario/Agencias

No existe ninguna estrategia de prevención del cáncer de próstata que se haya podido probar hasta el momento pero el riesgo podría reducirse realizando cambios saludables en el estilo de vida, como hacer ejercicio y seguir una dieta saludable.

cancer de prostata  Según señalan desde la página web de la estadounidense Clínica Mayo (www.mayoclinic.org) si le preocupa su riesgo de cáncer de próstata debería interesarse por cómo prevenirlo. El cáncer de próstata es el cáncer más común que se diagnostica entre los hombres y si además algún familiar o amigo ha recibido un diagnóstico de esta enfermedad, es más común plantearse qué se puede hacer para prevenirlo.

   “No existe una forma segura de prevenir el cáncer de próstata”, afirman los facultativos estadounidenses y apuntan que a menudo los resultados de estudios científicos entran en conflicto entre sí, por lo que no se han descubierto aún vías claras para prevenir este tipo de cáncer.

   En general, los médicos recomiendan que los hombres con un riesgo medio sigan un estilo de vida que beneficie a su salud global si están interesados en la forma de prevenir el cáncer. Para ello desde la web de salud aconsejan tomar medidas en al menos estos cuatro ámbitos del estilo de vida:

  1. Elegir una dieta sana

   Existen algunas evidencias que muestran que seguir una dieta saludable que reduzca el consumo de grasas y aumente el de frutas y vegetales podría reducir el riesgo de cáncer de próstata, aunque los resultados científicos no siempre coinciden. Si quieres reducir el riesgo de cáncer de próstata considera las siguientes opciones:

* Sigue una dieta baja en grasas: los alimentos que contienen grasas incluyen carnes, frutos secos, aceites y productos lácteos, como la leche y el queso. En los estudios, los hombres que comían la mayor cantidad de grasa a diario tenían un mayor riesgo de cáncer de próstata.

Aunque esta asociación no prueba que el exceso de grasa cause cáncer de próstata, reducir la cantidad de grasa que se come a diario tiene beneficios comprobados, como el control del peso y la mejor salud cardiaca.

Para reducir la cantidad de grasa que comes cada día, limita los alimentos grasos o elige las variedades bajas en grasa. Por ejemplo, reduce la cantidad de grasas que añades a los alimentos al cocinar, elige cortes magros de carne y productos lácteos bajos en grasa o desnatados.

* Come más grasa procedente de vegetales que de animales: en los estudios que examinaron grasa y riesgo de cáncer de próstata, las grasas animales aparecían como más propensas a asociarse con un mayor riesgo de cáncer de próstata. Los productos animales que contienen grasas incluyen carne, manteca y mantequilla. Cuando sea posible, utiliza grasas procedentes de vegetales en lugar de las cárnicas. Por ejemplo, cocina con aceite de oliva en vez de con mantequilla o utiliza frutos secos o semillas en tu ensalada en vez de queso.

* Aumenta la cantidad de frutas y vegetales que comes cada día: las frutas y vegetales están llenos de vitaminas y nutrientes que se cree reducen el riesgo de cáncer de próstata, aunque la investigación no ha probado que ningún nutriente en particular garantice reducir este riesgo. Comer más frutas y vegetales también ayuda a dejar menos espacio a otros alimentos, como aquellos altos en grasa.

Aumenta la cantidad de frutas y vegetales en la dieta diaria añadiendo una ración adicional de una fruta o vegetal en cada comida. También puedes tomar frutas y vegetales como tentempiés.

* Come pescado: el pescado graso como el salmón, las sardinas, el atún o la trucha contienen un ácido graso denominado omega-3 que se ha vinculado a un menor riesgo de cáncer de próstata. Si no tomas normalmente pescado intenta añadirlo a tu dieta.

* Reduce la cantidad de productos lácteos que comes cada día: existen estudios en los que los hombres que toman la mayor cantidad de productos lácteos, como leche, queso y yogur, cada día tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata. Pero los resultados de los estudios son heterogéneos y el riesgo asociado con los productos lácteos se considera que puede ser pequeño.

* Toma té verde: los estudios de hombres que beben té verde o toman extractos de té verde como suplemento han mostrado un menor riesgo de cáncer de próstata. Si te gusta tomar té, considera la posibilidad de tomar té verde.

* Intenta añadir la soja a tu dieta: las dietas que incluyen tofu, un producto realizado a partir de la soja, se ha vinculado a un menor riesgo de cáncer de próstata. Se cree que el beneficio de la soja procede de un nutriente específico denominado isoflavonas. Otras fuentes de isoflavonas incluyen las alubias, los garbanzos, las lentejas y los cacahuetes.

* Bebe alcohol con moderación o déjalo por completo: si eliges beber alcohol, limítate a una o dos bebidas al día. No existen evidencias claras de que beber alcohol pueda afectar al riesgo de cáncer de próstata pero un estudio descubrió que los hombres que tomaban varias bebidas cada día durante muchos años tenían un mayor riesgo.

  1. Mantener un peso saludable

   Los hombres con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o superior se consideran obesos. Ser obeso aumenta el riesgo de cáncer de próstata. Si tienes sobrepeso u obesidad, prueba a perder peso. Puedes conseguirlo reduciendo el número de calorías que tomas cada día y aumentando la cantidad de ejercicio que haces.

   Si tienes un peso saludable, trata de mantenerlo haciendo ejercicio la mayoría de los días de la semana y eligiendo una dieta saludable rica en frutas, vegetales y cereales integrales.

  1. Realizar más ejercicio durante la semana

   Los estudios sobre ejercicio y cáncer de próstata han mostrado en gran medida que los hombres que realizan ejercicio podrían tener un menor riesgo de cáncer de próstata. Pero no todos los estudios han coincidido en ello. El ejercicio tiene muchos otros beneficios para la salud y podría reducir el riesgo de enfermedad cardiaca y otros cánceres. El ejercicio puede ayudar a mantener un buen peso o puede ayudar a perderlo.

   Si no realizas ya algún tipo de ejercicio, consulta con tu médico para asegurarte de que estás bien para comenzar a realizarlo. Cuando empieces a hacerlo, ve despacio. Añade actividad física a tu día a día aparcando el coche más lejos del trabajo o del lugar al que te dirijas y prueba a utilizar las escaleras en vez del ascensor. Ponte como objetivo realizar 30 minutos de ejercicio en la mayoría de los días de la semana.

  1. Consultar al médico sobre el posible riesgo

   Algunos hombres tienen un mayor riesgo de cáncer de próstata. Para aquellos con un riesgo muy elevado, existen opciones para reducirlo, entre ellas algunos medicamentos. Si piensas que tienes un riesgo alto de cáncer de próstata discútelo con tu médico.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *