Ir al contenido

acidez estomacal

¿Acidez estomacal? No siempre es gastritis

Llaman a tener más cuidado con los alimentos

acidez estomacal

Por: Elizabeth Vargas

En el organismo ocurren una serie de eventos que en su conjunto forman el proceso de la digestión. Por ejemplo, ante cualquier estímulo relacionado con comida, la boca comienza a salivar. Al ingerir los alimentos éstos bajan por el esófago que conecta la boca con el estómago y secreta sustancias que facilitan la degradación de los mismos.

En este proceso natural, factores como el miedo, depresión, angustia o estrés se convierten en disparadores de cambios, acciones y secreciones en las que no hay alimento alguno que lo detenga, así que esas sustancias ácidas permanecen de forma prolongada en el estómago y al no encontrar alimento que degradar, acaban por lesionar su pared interna.

Martín Huerta Valenzuela, estomatólogo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que esto da origen a una serie de molestias que van desde el simple dolor o ardor estomacal, hasta la aparición de úlceras. Se describe la acidez gástrica como una sensación de ardor que inicia en la parte inferior del pecho y puede subir hacia la garganta, impresión de que la comida sube, sabor agrio o ácido y dolor que aumenta al doblarse.

Si se sufre regularmente de acidez, debe mantenerse alerta ya que estas molestias pueden significar desde un dolor pasajero o intolerancia a algunos alimentos; hasta la primera manifestación de algunas enfermedades como: reflujo gastroesofágico, esofagitis, hernia hiatal, gastritis, úlcera gástrica o cáncer de estómago.

La acidez es provocada por varios factores como alimentos irritantes, alcohol, tabaco, uso continuo de analgésicos; así como estrés o nerviosismo. La acidez y el reflujo son muy comunes y se presenta en 20 por ciento de la población; sin embargo, si esta problemática no es tratada, se pueden presentar complicaciones mayores.

Por ello se recomienda consultar con su médico familiar, quien le preguntará sobre sus síntomas, historial y le realizará una revisión física. Es importante conocer sus hábitos alimenticios ya que podrían ser la causa del padecimiento; así como su forma de vida, ya que el nerviosismo y el estrés contribuyen en gran medida a su aparición.

Huerta Valenzuela indicó que en términos generales se recomienda evitar alimentos irritantes como el café, los de alto contenido de grasa y muy condimentados, comidas picantes, chocolate, menta, frutas cítricas, alcohol y bebidas gaseosas antes de dormir.

Finalmente sugieren consumir carnes blancas (pollo, pescado, pavo) ya que son menos irritantes, comer despacio y moderadamente; así como esperar al menos dos horas después de haber comido, antes de acostarse.

 

Fuente: www.ensenada.net