Ir al contenido

alodinia

Neuralgia del trigémino

cerebro

La neuralgia del trigémino es un trastorno nervioso que causa dolor punzante o de tipo eléctrico en partes de la cara. Esta enfermedad es conocida como tic doloroso y suele causar dolor facial intenso e intermitente. Conoce más sobre esta afección a continuación.

Esta es una enfermedad conocida como tic doloroso y dolor facial. Se manifiesta por un dolor crónico en el área del rostro y afecta al trigémino, que es un nervio que lleva las sensaciones de tacto y dolor desde la cara, los ojos, los senos paranasales y la boca hasta el cerebro. Es un nervio sensitivo con un componente motor y aparece como un dolor intenso, lancinante y es unilateral. Frecuentemente es confundido con un fuerte dolor de muelas o dolor de cara, afirmó William Arias Sifontes, neurólogo del Instituto de Neurociencias del Hospital de Diagnóstico.

Usualmente, esta afección aparece en la quinta década de la vida y es más frecuente en mujeres. Tiene causas primarias y secundarias.

En primera instancia están las que se desprenden de la teoría vascular y neuronal. Sin embargo, hay una forma de neuralgia que es idiopática, en la que no se sabe por qué se origina. Con respecto a las causas secundarias están los traumatismos por accidente, originados por infecciones, traumas molares y descomposición de la mordida. También está la que se encuentra a nivel cerebral, específicamente en el ángulo pontocerebeloso, que puede comprimir el nervio y producir el dolor.

Cuando el paciente está joven y presenta esta afección se asocia a patologías como la esclerosis múltiple, que es un padecimiento neurológico. En cuanto al diagnóstico, el doctor Arias explicó que primero se debe hacer un estudio de la parte clínica, en donde se identifican los síntomas, que son el dolor lancinante o quemante en la cara del paciente.

Esto se conoce como dolor que tiene puntos gatillos; por ejemplo, al tomar agua fría o caliente y al tocarse se desencadenan dolores intensos o descargas. Se pueden presentar alrededor de 20, 30, hasta 100 descargas en un día, y puede durar segundos o minutos. A su vez, esto puede afectar pequeñas áreas del rostro y, aunque el nervio es sensitivo, produce una sensación en la que se duerme la parte del rostro. Por un tiempo, el paciente puede pasar asintomático y después presentar síntomas.

Estos empeoran con algunos alimentos ácidos, los cambios de clima y el tacto local de la zona. También hay un síntoma que se llama alodinia, un dolor que aparece después de un estímulo que no debería causar dolor.

“Nosotros como neurólogos, cuando vemos esos síntomas, en general estudiamos al paciente para hacer el diagnóstico, un estudio diferencial; ver si el paciente tiene una de las neuralgias: primaria o ideopática”, expresó el especialista. Cuando se sospecha que la enfermedad es por otras razones, se indica una radiografía, para ver si hay algún problema en la mordida o trauma maxilar. También se hacen otros estudios para identificar si hay algún tumor o descartar otras patologías de por medio y así se dispone a realizar una tomografía, resonancia magnética y potenciales evocados.

Entonces, depende de las características del paciente y de la intensidad del dolor para sugerir el tratamiento médico con fármacos (neuromoduladores, antidepresivos y analgésicos). Cabe destacar que dentro del diagnóstico los odontólogos y maxilofaciales reciben estos casos, ya que ven la parte mandibular y maxilar. Desde luego, su función también es remitir al paciente a un neurólogo. Según el sitio web Neuros.net, se considera la posibilidad del tratamiento quirúrgico cuando ya no es efectivo el tratamiento con medicamentos  o cuando el control del dolor es insuficiente. En el siguiente recuadro se explican los tres tipos de tratamientos quirúrgicos que existen.

Tratamientos de la neuralgia del trigémino

El doctor Eduardo Lobos, neurocirujano y director del Centro Internacional de Cáncer, explicó los tres tipos de tratamientos quirúrgicos para esta afección.

Percutáneo

En este tipo de tratamiento se utiliza una aguja que se introduce por medio de la cara, hasta llegar al ganglio del nervio trigémino. Allí se inyecta gliserol y se quema para dañarlo utilizando radiofrecuencia.

Microdescompresión

En este tipo de tratamiento se procede atrás de la oreja para abrir el cráneo y así llegar al nervio para mover un vaso sanguíneo.

Radiocirugía de neuralgia del trigémino

Se trata de una técnica avanzada, no invasiva, que concentra altas dosis de radiación y las focaliza de manera muy exacta sobre la raíz nerviosa del trigémino afectado en su porción intracerebral, sin la necesidad de abrir (operar), sin uso de anestesia, sin dolor y de manera ambulatoria. Las ventajas de la radiocirugía para tratar neuralgia del trigémino son: no es invasiva, no requiere de ningún tipo de preparación especial y se puede practicar en pacientes con otras enfermedades de manera totalmente segura. Es libre de dolor, no requiere el uso de anestesia y no representa ningún tipo de consecuencia que genere molestia al paciente después de la aplicación. Es totalmente ambulatoria y el proceso de tratamiento dura en su totalidad aproximadamente unas tres o cuatro horas. De esta manera, el paciente puede regresar a sus actividades normales el siguiente día.

Fuente: http://www.laprensagrafica.com/