Ir al contenido

ataque cerebral hemorrágico

Prevención del ataque cerebral en la mujer

Durante febrero de 2014, American Heart Association y American Stroke Association presentaron la primera guía sobre la prevención del ataque cerebral en la mujer. Como en otras áreas de la medicina, existen diferencias en cuanto al género sobre el riesgo de padecer o la severidad de algunas afecciones. En esta oportunidad, SUAT te acerca toda la información básica para mantener un estilo de vida saludable.

Escrito por: SUAT

prevencion-del-ataque-cerebral-en-la-mujer

El consenso del cual se desprende la información actualizada fue confeccionado por un panel de expertos pertenecientes a variadas disciplinas de la medicina.

Al momento de la presentación del ataque cerebral en la mujer se suelen distinguir ciertas características: son de mayor edad que los hombres, habitualmente viven solas o se encuentran institucionalizadas, además presentan una peor evolución y calidad de vida en comparación con los hombres. En este marco, se observó que la hipertensión arterial (HA) era el factor de riesgo modificable más frecuente y que ésta no suele controlarse bien en las mujeres mayores de 80 años; asimismo, las personas de sexo femenino portadoras de la arritmia denominada fibrilación auricular tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones si se las compara con los hombres.

Por otro lado, las jóvenes que utilizan anticoncepción oral cuentan con mayor riesgo de padecer un ataque cerebral; con las nuevas fórmulas de bajas dosis, el riesgo es de dos eventos cada 10.000 mujeres, aunque esta cifra se incrementa en el grupo de mujeres mayores de 45 años. Por consiguiente, hay que tener en cuenta los factores que incrementan este riesgo en el mencionado grupo etario: antecedentes de eventos tromboembólicos previos, hipertensión, hiperlipidemia, tabaquismo, obesidad y diabetes. Por lo general, la hormonoterapia de sustitución se asocia, a un mayor riesgo de ataque cerebral en las mujeres perimenopáusicas y postmenopáusicas; variados estudios han identificado a la depresión y al estrés psicosocial como factores que incrementan el riesgo de ataque cerebral entre el 25 y 45% en el caso de las personas de sexo femenino. Las condiciones de alto riesgo de ataque cerebral en las mujeres que están reconocidas por la guía aparecen a continuación: obesidad, inactividad física y síndrome metabólico.

Sugerencias

Entre las medidas recomendadas para disminuir el riesgo se pueden mencionar las siguientes: mantener un peso adecuado, llevar una dieta saludable, la abstinencia del consumo de tabaco, la realización de actividad física en forma regular, la ingesta moderada de alcohol y la ejecución de actividades e intervenciones que permitan un adecuado control de la presión arterial, el colesterol y la glucemia.

En sintonía con otras publicaciones, la guía aconseja tomar en cuenta al ácido acetilsalicílico como medida de prevención en el grupo de mayor riesgo de mujeres que tienen más de 65 años y presentan cifras de presión arterial controladas, y en el caso de que el riesgo de sangrados digestivos y ataque cerebral hemorrágico sea bajo. Además, se fomenta el tratamiento de la HA, aunque sea moderada durante el embarazo; se ha observado que el tratamiento a este grupo de personas estuvo asociado a una reducción del 50% en el riesgo de desarrollo de hipertensión severa.

Esta guía pone su énfasis en la prevención del ataque cerebral en la mujer, mientras prioriza la búsqueda de herramientas específicas relacionadas con el género. SUAT te recuerda que si mantienes dudas en referencia a esta temática, debes consultar con un especialista.

Dra. María Dutra
Médica de SUAT