Ir al contenido

azúcar en la sangre

Una prediabetes puede terminar en diabetes

Tener prediabetes no significa que automáticamente uno va a desarrollar diabetes, pero es una señal de advertencia. Cuando no se hace ningún cambio, el riesgo de que la prediabetes acabe avanzando a diabetes es alto, sin embargo, al tomar ciertas medidas, como mejorar la alimentación y hacer ejercicio con regularidad, puede hacer una gran diferencia.

prediabetes

La diabetes se presenta ante la presencia de demasiada glucosa o azúcar en la sangre. Por lo general, cuando el cuerpo digiere los alimentos, la glucosa pasa al torrente sanguíneo y luego a las células para abastecerlas de energía. La glucosa ingresa en las células con la ayuda de la insulina.

Cuando una persona come, el páncreas secreta insulina en el torrente sanguíneo. A medida que la insulina circula, ésta actúa como una llave que permite a la glucosa ingresar en las células, reduciendo la cantidad de glucosa en la sangre. En las personas que tienen diabetes y prediabetes, este proceso no funciona de la manera en que debería, sino que en lugar de proveer energía a las células, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo.

La diabetes y la prediabetes se determinan mediante un examen de sangre que analiza cuánta glucosa hay en la sangre. Un nivel normal de glucosa sanguínea oscila entre 70 y 100 miligramos por decilitro. La diabetes se establece cuando la glucosa en ayunas se encuentra de forma constante sobre 126 miligramos por decilitro.

El doctor Adrián Vella, del Departamento de Endocrinología de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, explica que el rango medio, entre 100 y 126 miligramos por decilitro, se conoce como prediabetes. El número clave que hay que vigilar está dentro del rango de 110. Las investigaciones han descubierto que 40 por ciento de las personas cuya glucosa sanguínea en ayunas permanece de manera constante sobre 110 avanza hacia la diabetes durante el transcurso de diez años.

Se desconoce la causa exacta de la prediabetes, pero el exceso de grasa, en especial la abdominal, y la inactividad parecen ser factores importantes en el desarrollo de la prediabetes. Los estudios han descubierto que la alimentación y el ejercicio son los tratamientos más eficaces para combatir la prediabetes y prevenir que avance hacia la diabetes.

Por ejemplo, un estudio integral conocido como Programa para la Prevención de la Diabetes estudió a las personas con prediabetes. El programa dividió a los participantes en tres grupos: el primer grupo recibió medicamentos para prevenir la diabetes, el segundo grupo recibió recomendaciones de comer menos y hacer ejercicio sin ninguna pauta específica respecto a lo que esto involucraba ni medicamentos, y el tercer grupo no recibió medicamentos tampoco, pero se le colocó en un plan de actividad fija en el que debían hacer ejercicio durante 30 minutos mínimo 5 veces por semana. Ese grupo también recibió todos los meses recomendaciones alimentarias para ayudarles a adquirir hábitos sanos y reducir la ingesta de comida.

Los resultados revelaron que el tercer grupo disminuyó sus factores de riesgo para diabetes de manera considerable. De hecho, obtuvo mejores resultados que el grupo que recibió medicamentos para prevenir la diabetes. En realidad, en el grupo que recibía medicamentos, una vez suspendida la administración, el comportamiento fue igual que el del grupo que no recibió ninguna intervención. Esto implica que el medicamento no alteró el curso natural de la prediabetes, sino que simplemente trató la diabetes en los participantes que desarrollaron la enfermedad durante el estudio.

Fuente: www.siempre.com.mx

Diabetes: no solo es genética sino por estrés y malos hábitos

Riesgo. El excesivo consumo de comida chatarra, dulces y el estrés son factores que pueden desencadenar esta enfermedad que ataca las células e inhibe el correcto funcionamiento de los órganos. Especialistas recomiendan hábitos alimenticios saludables y la práctica de actividad física constante para prevenirla.

Por: Jonathan Bárcena Carpio.

diabetes-infografia

Todas las mañanas Dorian Segura Álvarez cogía una taza y se preparaba un café bien cargado endulzado con cinco cucharadas de azúcar. Él no sabía que la diabetes se iba apoderando de su organismo silenciosamente.

Hace dos meses, Dorian, de 67 años de edad, tenía que someterse a una operación por una hernia lumbar. Cuando  le hicieron los exámenes pre-operatorios recién se enteró que padecía de exceso de azúcar en la sangre.”Los médicos me dijeron que la glucosa en mi sangre estaba muy elevada, desde ese instante mi vida cambió”, recuerda.

Cambió los caramelos que solía comer por frutas y verduras. Ahora el 50 % de lo que come durante el día se reparte entre zanahorias, lechugas, tomates y otras verduras, mientras que la mitad restante está balanceada entre arroz, papa y pedazos pequeños de carne, básicamente de pescado.

“Al principio fue difícil adaptarse al cambio, ahora he eliminado de mis hábitos alimenticios todo lo que contiene grasa”, cuenta.

¿qué es la diabetes?

Julio Farfán Aspilcueta, médico endocrinólogo, explica que la diabetes es una enfermedad sin cura. El páncreas deja de fabricar la cantidad suficiente de insulina que necesitan las células para alimentarse o en su defecto la calidad de esta hormona baja y comienzan los problemas.

“La diabetes se produce por el cambio de nivel de vida del paciente, está sometido a estrés, ingiere comida chatarra, no hace actividad física y comienza a subir de peso desmedidamente (obesidad)”, dice el especialista.

Agrega que todo lo que comemos se convierte en glucosa. En un paciente diabético la cantidad de azúcar permanece elevada (más de 126 miligramos por mililitro de sangre) por lo que las células no se alimentan correctamente. Esto provoca que los órganos tengan un mal funcionamiento y sin el debido cuidado el paciente puede morir.

“Tener niveles altos de glucosa produce un proceso inflamatorio en la parte interna de las arterias, por lo que se pegan los colesteroles y no permiten el paso de la sangre, es por eso que no cicatrizan las heridas y hasta se origina gangrenas”, dice.

El nivel de vida de las personas hizo que la diabetes en los últimos años se presente con mayor frecuencia. De cada 10 personas 4 son diagnosticados con este mal.

“En el mundo, cada año aproximadamente mueren cuatro millones de pacientes por diabetes. En Latinoamérica se presentan tres millones de decesos”, dice el médico.

Recomendación

Para una persona que tiene antecedentes familiares de diabetes es recomendable que no suba de peso, tenga una alimentación saludable y haga actividad física constante. En cambio, si ya se padece del mal, los pacientes deben hacer un control mensual o diario si es el caso, además de realizar deporte y comer sano.

Fuente: www.larepublica.pe