Ir al contenido

cáncer de colon

La ubicación del cáncer de colon podría ser un factor para la supervivencia

Un estudio observa peores resultados cuando el tumor comenzaba en el lado derecho del órgano.

El área del colon en que se contrae cáncer podría tener que ver con la supervivencia del paciente, sugiere un estudio reciente.

cáncer de colon

Los investigadores informan que las personas con un cáncer de colon que comenzó en el lado izquierdo del colon podrían tener más probabilidades de sobrevivir que aquellas cuya enfermedad se originó en el lado derecho del colon.

Un equipo dirigido por el Dr. Fotios Loupakis, del Centro Oncológico Integral Norris de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, rastreó datos de tres estudios que incluyeron a más de 2,000 pacientes de cáncer de colon avanzado.

El 70 por ciento de los pacientes cuyo cáncer comenzó en el lado izquierdo tuvieron una mejor tasa de supervivencia que aquellos cuyos cánceres primarios estaban en el lado derecho, hallaron los investigadores.

Un análisis de otro estudio de 200 pacientes de cáncer de colon arrojó hallazgos similares, según la investigación, que aparece en la edición del 24 de febrero de la revista Journal of the National Cancer Institute.

Los resultados sugieren que el “lado de origen [del cáncer de colon] podría ofrecer un valor añadido en la toma de decisiones clínicas, y se debe considerar como un importante factor de estratificación para los ensayos aleatorizados en el futuro”, concluyó el equipo.

El Dr. Howard Hochster, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, escribió en un editorial que los hallazgos son de pacientes con un cáncer de colon avanzado, y que quizá no apliquen a aquellos que se hayan sometido a una cirugía para extirpar los tumores primarios.

Los hallazgos no sorprendieron a otros dos expertos que no participaron en el estudio.

Por ejemplo, los estudios han “sugerido desde hace algo de tiempo que los pólipos precancerosos que se hallan durante una colonoscopia también tienen una distribución distinta según la ubicación”, señaló el Dr. Arun Swaminath, gastroenterólogo y director de enfermedades intestinales inflamatorias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Pero enfatizó que quizá se necesite una investigación en un grupo de pacientes a quienes se siga de forma prospectiva con el tiempo para confirmar los hallazgos.

El Dr. Jerald Wishner, director del Programa de Cirugía Colorrectal del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, dijo que los nuevos hallazgos son interesantes, y que podrían ayudar a los médicos a decidir qué pacientes de cáncer de colon necesitan quimioterapia postquirúrgica, y cuáles no.

“La ubicación del tumor no ha tenido un rol en este proceso”, anotó. Pero “este estudio plantea una vía potencialmente nueva a explorar a medida que continuamos estrechando nuestro grupo de tratamiento, maximizando las ventajas para la supervivencia al mismo tiempo que se minimiza el tratamiento y la exposición a los efectos secundarios de la quimioterapia en los pacientes a quienes quizá no beneficie”.

Fuente: http://www.intramed.net/

Los adolescentes obesos tienen riesgo cáncer

España

La obesidad y la inflamación en la adolescencia tardía se asocian con un mayor riesgo de cáncer de colon y rectal en la adultez, sugiere un nuevo estudio de hombres suecos.

obesidad adolescente

El estudio de 35 años de duración halló que los hombres de 16 a 20 años de edad que eran obesos tenían un riesgo de más del doble de contraer cáncer de colon o rectal en comparación con los adolescentes de peso normal.

Y los adolescentes con unos niveles altos de inflamación experimentaban un aumento del 63% en el riesgo de contraer cáncer colorrectal, frente a los que tenían unos niveles bajos de inflamación, hallaron los investigadores.

“Estos resultados son importantes porque sabemos relativamente poco sobre el rol de las exposiciones en la juventud en el desarrollo del cáncer de colon”, apuntó la investigadora líder, Elizabeth Kantor, investigadora postdoctoral del departamento de epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

Pero Kantor dijo que este estudio no prueba que la obesidad y la inflamación en la adolescencia provocaran el aumento en el riesgo de cáncer colorrectal.

“Hablamos de asociaciones y no podemos decir si son causales o no”, explicó. “Por ese motivo, creo que es importante tener cuidado con las conclusiones del estudio”, añadió.

Por un lado, no se sabía nada sobre las dietas de los chicos estudiados, anotaron los investigadores.

Se cree que la obesidad es una causa de inflamación, que se ha asociado con un mayor riesgo de varios cánceres, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Los resultados del estudio se presentaron el pasado lunes en una reunión de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research), en Nueva Orleans.

El doctgor Andrew Chan, profesor asociado del departamento de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, dijo que hay “evidencias generalizadas” de que la obesidad es un factor de riesgo del cáncer de colon.

Pero no está claro en qué momento es la obesidad más importante señaló. “Sabemos que el desarrollo del cáncer de colon tarda muchos años. Así que es importante comprender si lo que más influye es la obesidad a principios de la vida o más tarde”, planteó Chan.

Kantor se mostró de acuerdo en que se necesita más trabajo para determinar cómo la obesidad y la inflamación podrían influir sobre el riesgo de cáncer colorrectal en distintas etapas de la vida.

Para el estudio, el equipo de Kantor analizó datos sobre casi 240,000 hombres suecos que hicieron el servicio militar entre 1969 y 1976 entre los 16 y los 20 años de edad.

Cuando comenzaron en el ejército, los hombres se sometieron a análisis de sangre para medir la inflamación en el cuerpo, y se registró su estatura y su peso.

Para identificar a los hombres con cáncer colorrectal en este grupo, los investigadores vincularon los expedientes del servicio militar con un registro nacional de cáncer. Para principios de 2010, los investigadores hallaron que 501 hombres habían contraído cáncer de colon y 384 habían contraído cáncer rectal.

La obesidad se asoció con un riesgo 2.37 veces más elevado de contraer cáncer colorrectal, apuntaron los investigadores.

Al Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale, los hallazgos no le sorprendieron. “Hace mucho que sabemos que la obesidad se asocia con un mayor riesgo de casi todos los cánceres, y la obesidad se asocia con la inflamación”, comentó.

Establecer unos patrones saludables de alimentación y actividad física en la niñez es esencial, enfatizó. “Un estilo de vida saludable es la mejor defensa que tenemos contra la obesidad, la inflamación, y los peligros que auguran durante toda la vida”, señaló.

Los datos y conclusiones presentados en reuniones normalmente son considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

 

Fuente: www.laprensa.hn

 

 

 

Desarrollan tratamientos de cáncer personalizados a partir de datos genéticos

Un grupo de empresas farmacéuticas y tecnológicas niponas está desarrollando un sistema para personalizar los tratamientos de los pacientes de cáncer a partir de su información genética, lo que aumentaría su eficacia, según publica hoy el diario Nikkei.

farmaco-cancer

Un grupo de empresas farmacéuticas y tecnológicas niponas está desarrollando un sistema para personalizar los tratamientos de los pacientes de cáncer a partir de su información genética, lo que aumentaría su eficacia, según publica hoy el diario Nikkei.

El consorcio, que incluye empresas como Eisai, Hitachi e IBM Japón y la Fundación Japonesa para la Investigación sobre cáncer, está estudiando las relaciones entre los genes, el funcionamiento de los fármacos y los tipos de cáncer.

El nuevo método se pondrá en marcha en fase de pruebas el próximo octubre con medio centenar de pacientes afectados por cáncer de colon y de estómago.

Los investigadores examinarán 90 tipos de genes de las células cancerosas de cada paciente, con objeto de encontrar patrones y de analizar cómo varía la respuesta a los tratamientos en función de cada estructura genética y de las particularidades de cada enfermo.

Los resultados permitirán desarrollar fármacos “personalizados” para cada paciente, es decir, diseñados para actuar de forma específica en determinados genes de las células cancerosas.

El proyecto, coordinado por el Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer (ICGC), es uno de los pocos en el mundo que combinan la colecta de datos genéticos con la información terapéutica de cada paciente, según el antes citado medio.

(Agencia EFE)