Ir al contenido

cancer rectal

Emplean dos tipos de virus para tratamientos personalizados de cáncer rectal

El director del Instituto Oncológico del Hospital Provincial de Castellón y profesor de Medicina de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Castellón, Carlos Ferrer, ha participado en el primer estudio a nivel mundial en el que se ha empleado por primera vez dos tipos de virus como biomarcadores para el tratamiento personalizado del cáncer rectal.

Según han explicado fuentes de la Universidad Cardenal Herrera CEU, los virus empleados han sido el citomegalovirus y el virus de Epstein-Barr.

La investigación, publicada en la revista European Journal of Nuclear Medicine and Molecular Imaging, concluye que los tumores rectales coinfectados por ambos virus son más sensibles a los tratamientos preoperatorios con quimio-radioterapia.

La presencia de estos virus permite predecir mejor la evolución del cáncer y la radiosensibilidad de los tejidos tumorales y, con ello, el grado de tolerancia y la dosis adecuada de radioterapia de forma personalizada para cada paciente.

Este primer estudio mundial empleando parámetros víricos como factores oncológicos predictivos en el cáncer rectal, se ha desarrollado en el Hospital Provincial de Castellón, en colaboración con el Instituto de Radiomedicina de Santiago de Chile, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y las Universidades CEU Cardenal Herrera de Castellón y Complutense de Madrid.

El estudio, realizado sobre un total de 37 pacientes con un cáncer rectal en estado avanzado, mediante un seguimiento medio de seis meses, ha descrito por primera vez para el cáncer rectal la relación entre los valores volumétricos del tumor y la presencia del citomegalovirus y del virus de Epstein-Barr, de forma conjunta y aisladamente.

Un 65% de pacientes con presencia de ambos virus han presentado una reducción del volumen del tumor tras el tratamiento preoperatorio administrado.

Estos tumores coinfectados han resultado ser más sensibles y responder mejor al tratamiento de quimio-radioterapia, que se administra como primer paso para reducir el tamaño del tumor antes del tratamiento principal, que generalmente consiste en una cirugía.

Según apunta el profesor Carlos Ferrer, coautor del estudio, “la posibilidad de predecir la evolución del cáncer y la radiosensibilidad de los tejidos del tumor a través de estos biomarcadores víricos permitirá mejorar tanto la eficacia, como la tolerancia a la radioterapia como tratamiento, ajustando sus dosis de forma individualizada, caso por caso”.

De este modo, la prescripción del tratamiento ya no estará influenciada por los efectos registrados en otros pacientes tratados previamente, sino en la sensibilidad prevista para cada tumor.

“La oncología predictiva, en este caso empleando virus como biomarcadores, puede abrir una vía para la prescripción personalizada de los tratamientos oncológicos”, ha asegurado el doctor Ferrer.

Fuente: www.abc.es

Los adolescentes obesos tienen riesgo cáncer

España

La obesidad y la inflamación en la adolescencia tardía se asocian con un mayor riesgo de cáncer de colon y rectal en la adultez, sugiere un nuevo estudio de hombres suecos.

obesidad adolescente

El estudio de 35 años de duración halló que los hombres de 16 a 20 años de edad que eran obesos tenían un riesgo de más del doble de contraer cáncer de colon o rectal en comparación con los adolescentes de peso normal.

Y los adolescentes con unos niveles altos de inflamación experimentaban un aumento del 63% en el riesgo de contraer cáncer colorrectal, frente a los que tenían unos niveles bajos de inflamación, hallaron los investigadores.

“Estos resultados son importantes porque sabemos relativamente poco sobre el rol de las exposiciones en la juventud en el desarrollo del cáncer de colon”, apuntó la investigadora líder, Elizabeth Kantor, investigadora postdoctoral del departamento de epidemiología de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en Boston.

Pero Kantor dijo que este estudio no prueba que la obesidad y la inflamación en la adolescencia provocaran el aumento en el riesgo de cáncer colorrectal.

“Hablamos de asociaciones y no podemos decir si son causales o no”, explicó. “Por ese motivo, creo que es importante tener cuidado con las conclusiones del estudio”, añadió.

Por un lado, no se sabía nada sobre las dietas de los chicos estudiados, anotaron los investigadores.

Se cree que la obesidad es una causa de inflamación, que se ha asociado con un mayor riesgo de varios cánceres, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Los resultados del estudio se presentaron el pasado lunes en una reunión de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research), en Nueva Orleans.

El doctgor Andrew Chan, profesor asociado del departamento de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, dijo que hay “evidencias generalizadas” de que la obesidad es un factor de riesgo del cáncer de colon.

Pero no está claro en qué momento es la obesidad más importante señaló. “Sabemos que el desarrollo del cáncer de colon tarda muchos años. Así que es importante comprender si lo que más influye es la obesidad a principios de la vida o más tarde”, planteó Chan.

Kantor se mostró de acuerdo en que se necesita más trabajo para determinar cómo la obesidad y la inflamación podrían influir sobre el riesgo de cáncer colorrectal en distintas etapas de la vida.

Para el estudio, el equipo de Kantor analizó datos sobre casi 240,000 hombres suecos que hicieron el servicio militar entre 1969 y 1976 entre los 16 y los 20 años de edad.

Cuando comenzaron en el ejército, los hombres se sometieron a análisis de sangre para medir la inflamación en el cuerpo, y se registró su estatura y su peso.

Para identificar a los hombres con cáncer colorrectal en este grupo, los investigadores vincularon los expedientes del servicio militar con un registro nacional de cáncer. Para principios de 2010, los investigadores hallaron que 501 hombres habían contraído cáncer de colon y 384 habían contraído cáncer rectal.

La obesidad se asoció con un riesgo 2.37 veces más elevado de contraer cáncer colorrectal, apuntaron los investigadores.

Al Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale, los hallazgos no le sorprendieron. “Hace mucho que sabemos que la obesidad se asocia con un mayor riesgo de casi todos los cánceres, y la obesidad se asocia con la inflamación”, comentó.

Establecer unos patrones saludables de alimentación y actividad física en la niñez es esencial, enfatizó. “Un estilo de vida saludable es la mejor defensa que tenemos contra la obesidad, la inflamación, y los peligros que auguran durante toda la vida”, señaló.

Los datos y conclusiones presentados en reuniones normalmente son considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

 

Fuente: www.laprensa.hn