Ir al contenido

cáncer

La ubicación del cáncer de colon podría ser un factor para la supervivencia

Un estudio observa peores resultados cuando el tumor comenzaba en el lado derecho del órgano.

El área del colon en que se contrae cáncer podría tener que ver con la supervivencia del paciente, sugiere un estudio reciente.

cáncer de colon

Los investigadores informan que las personas con un cáncer de colon que comenzó en el lado izquierdo del colon podrían tener más probabilidades de sobrevivir que aquellas cuya enfermedad se originó en el lado derecho del colon.

Un equipo dirigido por el Dr. Fotios Loupakis, del Centro Oncológico Integral Norris de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, rastreó datos de tres estudios que incluyeron a más de 2,000 pacientes de cáncer de colon avanzado.

El 70 por ciento de los pacientes cuyo cáncer comenzó en el lado izquierdo tuvieron una mejor tasa de supervivencia que aquellos cuyos cánceres primarios estaban en el lado derecho, hallaron los investigadores.

Un análisis de otro estudio de 200 pacientes de cáncer de colon arrojó hallazgos similares, según la investigación, que aparece en la edición del 24 de febrero de la revista Journal of the National Cancer Institute.

Los resultados sugieren que el “lado de origen [del cáncer de colon] podría ofrecer un valor añadido en la toma de decisiones clínicas, y se debe considerar como un importante factor de estratificación para los ensayos aleatorizados en el futuro”, concluyó el equipo.

El Dr. Howard Hochster, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, escribió en un editorial que los hallazgos son de pacientes con un cáncer de colon avanzado, y que quizá no apliquen a aquellos que se hayan sometido a una cirugía para extirpar los tumores primarios.

Los hallazgos no sorprendieron a otros dos expertos que no participaron en el estudio.

Por ejemplo, los estudios han “sugerido desde hace algo de tiempo que los pólipos precancerosos que se hallan durante una colonoscopia también tienen una distribución distinta según la ubicación”, señaló el Dr. Arun Swaminath, gastroenterólogo y director de enfermedades intestinales inflamatorias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Pero enfatizó que quizá se necesite una investigación en un grupo de pacientes a quienes se siga de forma prospectiva con el tiempo para confirmar los hallazgos.

El Dr. Jerald Wishner, director del Programa de Cirugía Colorrectal del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, dijo que los nuevos hallazgos son interesantes, y que podrían ayudar a los médicos a decidir qué pacientes de cáncer de colon necesitan quimioterapia postquirúrgica, y cuáles no.

“La ubicación del tumor no ha tenido un rol en este proceso”, anotó. Pero “este estudio plantea una vía potencialmente nueva a explorar a medida que continuamos estrechando nuestro grupo de tratamiento, maximizando las ventajas para la supervivencia al mismo tiempo que se minimiza el tratamiento y la exposición a los efectos secundarios de la quimioterapia en los pacientes a quienes quizá no beneficie”.

Fuente: http://www.intramed.net/

Demuestran la efectividad de un virus terapéutico para el cáncer de páncreas

En un modelo experimental de laboratorio, investigadores del Instituto Leloir (FIL), en Argentina, lograron inhibir en un 80 por ciento el crecimiento de cáncer de páncreas diseminado, uno de los tres tumores más agresivos junto con el melanoma avanzado y el glioma (cáncer de cerebro).

Virus oncolítico. (Foto: AGENCIA CYTA)

Virus oncolítico. (Foto: AGENCIA CYTA)

Para lograr su objetivo, los investigadores de la FIL modificaron por ingeniería genética un adenovirus (causante habitual del resfrío común) para lanzar un ataque selectivo contra tumores de origen humano implantados y diseminados en ratones y en hámsteres.

Los resultados fueron sorprendentes. “No sólo conseguimos inhibir el crecimiento y diseminación del tumor, sino que en algunos casos también se logró su desaparición completa”, destacó el líder del avance, el doctor Osvaldo Podhajcer, jefe del Laboratorio de Terapia Molecular y Celular de la FIL e investigador superior del CONICET.

Según agregó Podhajcer, en seres humanos estos virus se comportan además como vacunas terapéuticas, ya que llevan en su interior genes que estimulan al sistema inmunológico.

El virus oncolítico utilizado tiene un tamaño 100 veces menor al de la célula y fue diseñado para funcionar como un caballo de Troya, explicó el doctor Eduardo Cafferata, investigador del CONICET y codirector de la investigación. “En su superficie introdujimos proteínas específicas que reconocen receptores en la superficie de las células malignas de páncreas. Una vez que ingresan, los virus comienzan a multiplicarse y a eliminar a las células malignas, evitando atacar a las normales”, añadió.

En el estudio, publicado en la revista Clinical Cancer Research, los científicos combinaron los virus oncolíticos con quimioterapia en dosis más bajas a las habituales, sin que se hayan constatado efectos tóxicos sobre otros órganos, como pulmón, hígado y riñón.

El doctor Guillermo Mazzolini, especialista en medicina interna y hepatología y jefe del Laboratorio de Terapia Génica de la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral, señaló que el trabajo es “un aporte sustancial en la búsqueda de nuevas alternativas de tratamiento efectivo para pacientes con cáncer de páncreas, que, en el 85 por ciento de los casos, son diagnosticados en estadios avanzados”.

Para Podhajcer, “el siguiente paso natural sería pasar a la fase de ensayos clínicos para probar si esta novedosa estrategia terapéutica puede mejorar la salud de miles de pacientes que sufren cáncer de páncreas”.

En el estudio también participaron los doctores Santiago Werbajh, Edgardo Salvatierra, Cecilia Rotondaro y Leonardo Sganga, del laboratorio de Podhajcer en el Leloir, así como investigadores del Hospital Curie de Buenos Aires y de las universidades de la Frontera de Chile y de Washington, en Estados Unidos. El proyecto fue financiado en Argentina por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y por AFULIC de Río Cuarto, Córdoba.

Fuente: AGENCIA CYTA-INSTITUTO LELOIR/DICYT

Hormonas elevan riesgo de cáncer

Los tratamientos hormonales de la menopausia (THM) aumentan el riesgo de padecer un cáncer de ovarios, incluso si solo se sigue el proceso durante algunos años, indica un estudio publicado por la revista médica The Lancet.

menopausia

Los investigadores examinaron 52 estudios epidemiológicos de 21.488 mujeres con cáncer de ovarios y demostraron que las que recibieron THM tienen un riesgo superior en un 40% de media con respecto a las demás de tener esta enfermedad.

“Para las mujeres que toman THM durante cinco años a partir de la edad de 50 años representa un cáncer suplementario por cada 1.000 usuarias (del tratamiento) y una muerte por cáncer de ovario por cada 1.700 usuarias”, explica el doctor Richard Peto de la Universidad de Oxford, uno de los autores del estudio investigativo.

En el 2002, una investigación estadounidense ya alertó de las consecuencias de los THM al demostrar que su uso aumenta el riesgo de cáncer de seno y no protege de tener un ataque al corazón, como se creía entonces.

Tras ese estudio, el uso de THM cayó en picada en Europa y América del Norte y varios países recomendaron limitar en el tiempo los tratamientos contra la menopausia y empezarlos lo más rápidamente posible tras el fin de las reglas.

Alerta

En su estudio, los investigadores británicos explican que si el uso de THM no ha durado más de cinco años, el aumento del riesgo de cáncer desaparece al cabo de algún tiempo, pero se mantiene si ha sido un tratamiento más largo.

Fuente: www.eluniverso.com

Cáncer de mama y prevención, la batalla por la vida

Las Tunas-. Según especialistas del programa de cáncer en el territorio, durante el año 2014 de dos mil 537 pacientes que pasaron por la sala de quimioterapia, 385 fueron por cáncer de mama, una dolencia que se ubica en el cuarto lugar en la mortalidad entre las localizaciones de cáncer en la oriental provincia de Las Tunas.

autoexamen

Adalgis María Rodríguez Bermúdez, especialista en cirugía general, quien forma parte del servicio de Oncología del Hospital General Docente Ernesto Guevara de La Serna, expresó que la mejor manera de hacer frente al cáncer de mama es la detección temprana, una tarea que parte del autoexamen mensual que debe realizar cada fémina, y garantiza una respuesta inmediata por parte de los sistemas primario y secundario de salud.

“El diagnóstico en ocasiones se realiza tardíamente porque las pacientes no acuden temprano al médico, por temor quizás a mostrar sus mamas ante un médico o por el temor que históricamente tiene cualquier persona a padecer un cáncer. Entonces se hace a veces el diagnóstico cuando ya el tumor ha crecido, cuando se hace necesario realizar un tratamiento antes de la operación.”

Los avances en el campo de la medicina permiten hoy conservar en gran medida la silueta de la fémina, un aspecto que históricamente afecta desde el punto de vista social y emocional, según comentó la mastóloga.

“Las cirugías años antes eran muy agresivas. Se les realizaba una mastectomía radical, incluso a veces se les sacaban las costillas a las personas. Ya no. Con los avances que ha tenido la cirugía y los tratamientos para el cáncer que se realizan asociados a la cirugía esto mejora, y hay probabilidades de realizar muchas cirugías conservadoras de la mama”

Detectar a tiempo además da mayores garantías a la hora de enfrentar la cirugía y el período de recuperación, ya que “solamente la sobrevida de las pacientes que se les diagnostica en una etapa temprana el cáncer de mama es muy buena, hay quienes tienen 15 o 20 años de operadas sin metástasis. Todo depende del momento en que se haga el diagnóstico.”

La prevención y el diagnóstico a tiempo continúan como la principal arma para que estas cifras no aumenten. Este es el criterio de pacientes como Yolanda Gutiérrez, quien hace poco más de una década lucha contra la enfermedad: “Yo estoy operada de mama pero me siento muy bien. En cuanto a la prevención yo le aconsejo a todas las mujeres que padecen de esto que vayan a tiempo al médico, apenas tengan un síntoma, que asistan porque esta enfermedad es muy agresiva y entre más a tiempo se coge mejor, hay más posibilidades de que nos alarguen un poquito la vida”.

Entre 35 y 40 personas son operadas al mes por cáncer de mama en la provincia de Las Tunas, una enfermedad que aunque en su mayoría afecta a las féminas, también se ve en hombres.

Fuente: www.tiempo21.cu

Alertan por aumento de cáncer de tiroides y colorrectal

En el año 2008 fallecieron 35 mil 383 personas por esa enfermedad

Según datos de la OMS cada año se diagnostica con cáncer de tiroides a más de 213 mil personas

CANCÚN, QUINTANA ROO.- El cáncer de tiroides es uno de los pocos que está en aumento, mientras que el colorrectal se diagnostica cada vez más, debido a los avances en medicina, indicaron especialistas de España.

cancer tiroides

En conferencia de prensa, en el marco del Congreso Oncoday 2015, señalaron que los expertos cuentan con nuevas terapias que permiten una mayor sobrevida a los pacientes, al controlar las complicaciones de la enfermedad.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se diagnostica con cáncer de tiroides a más de 213 mil personas y tan sólo en el año 2008 fallecieron 35 mil 383 personas por esa enfermedad.

La mujeres tienen tres veces más probabilidad de padecerlo y la deficiencia de yodo duplica el riesgo de esta enfermedad.

Los síntomas del hipotiroidismo, el cual consiste en la falta de hormonas tifoideas son, cambios en el metabolismo, fatiga, sueño, intolerancia al frío, latido del corazón lento, piel seca y escamosa, cabello áspero y seco, aumento de peso, retención de agua, estreñimiento y depresión, entre otros.

Mientras que en el hipertiroidismo, que es el exceso de hormonas tiroideas, los pacientes pueden mostrar signos de intolerancia al calor, latidos rápidos del corazón, calambres musculares, insomnio, pérdida de peso y de cabello e irritabilidad, entre otros.

El especialista de la Unidad de Tumores Gastrointestinales y Endócrinos del Hospital Universitario Vall d’Hebrón, España, Jaume Caodevilla, refirió que en tres décadas este padecimiento aumentó 300 por ciento a nivel mundial.

Indicó que Asia es una de la zonas con mayor incidencia, al señalar que se cree que por razones genéticas, pero también en Europa hay un importante número de casos.

Expresó que los avances terapéuticos para esta enfermedad han sido lentos, pero ahora se cuenta con una terapia a base de sorafenib que inhibe las enzimas llamadas quinasas, éstas últimas favorecen la evolución de los tumores.

En tanto que, Carles Pericay, especialista en tumores digestivos y médico del Hospital Universitario Parc Tauli Sabadell, de España, atribuyó a la dieta y factores ambientales que está enfermedad vaya en aumento, además de que los avances tecnológicos permiten un diagnóstico más acertado.

Anualmente se reporta un millón 234 mil nuevos casos de esta enfermedad, siendo la cuarta causa más común de muertes por cáncer a nivel mundial.

Fuente: www.informador.com.mx

Fumar aumenta el riesgo de padecer cáncer de vejiga

Cuando una infección en las vías urinarias no se atiende adecuadamente, hay que prestar atención, ya que si se vuelve crónica puede aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de vejiga.

cancer vejiga

Las molestias de la infección son prácticamente las mismas que las del cáncer, incluso ambos padecimientos suelen presentarse juntos, lo que retrasa un diagnóstico oportuno.

“El cáncer de vejiga se produce por el crecimiento anormal de células en el tejido de este órgano y afecta las capas superficiales del mismo (mucosa), la capa intermedia (músculo) o extenderse a la capa externa (serosa), aun puede extenderse fuera de la vejiga y abarcar órganos circundantes y a distancia (metástasis)”, comenta el urólogo Lauro Salvador Gómez Guerra.
El cáncer de vejiga o cáncer vesical afecta principalmente a personas de edad avanzada y es dos veces más común en varones que en mujeres.

La edad promedio al momento del diagnóstico es alrededor de los 65 años de edad. En menos del 1% de los casos se observa en pacientes menores de 40 años.

Las causas exactas de este cáncer se desconocen, sin embargo, se ha comprobado que el tabaquismo aumenta considerablemente el riesgo de adquirir la enfermedad.

De hecho, los fumadores tienen dos veces más probabilidades de desarrollar cáncer de vejiga que los no fumadores. “Al parecer, el tabaquismo es responsable hasta de un 50% de los casos en varones y hasta de un 33% en mujeres”, indica Gómez.
Los síntomas son sangre y dolor al orinar; y sensación de querer orinar sin poder hacerlo.

Tratamiento

1. El tratamiento del cáncer depende del tamaño, grado, etapa clínica del tumor y si se ha propagado fuera de la vejiga.
2. En etapas avanzadas de la enfermedad el tratamiento se complementa con radioterapia o quimioterapia.
3. Existe la terapia biológica Son sustancias elaboradas para restaurar las defensas

Fuente: www.laprensa.hn

La apnea y la obesidad, entre las enfermedades que aumentan el riesgo de sufrir cáncer

El  pasado 4 de febrero se celebró el Día Mundial del Cáncer, una enfermedad con una elevada prevalencia y mortalidad cuyo riesgo de padecerla puede estar relacionado con diferentes enfermedades como la apnea del sueño, la obesidad o trastornos neurodegenerativos.

apneaAsí se desprende de las diferentes investigaciones realizadas por los centros de Investigación Biomédica en Red (CIBER), dependientes del Instituto de Salud Carlos III, que buscan factores de riesgo y nuevas terapias innovadoras frente a diferentes tumores.

De este modo, el CIBERES, centrado en el área de Enfermedades Respiratorias, ha publicado durante 2014 tres artículos que relacionan el síndrome de apnea obstructiva del sueño con el cáncer.

En uno de ellos, se han estudiado más de 4.000 pacientes durante 4,5 años y se ha observado una clara asociación entre la apnea y la mortalidad por cáncer, particularmente en pacientes jóvenes. Y otro estudio multicéntrico español demuestra que hay una clara asociación entre la severidad del melanoma cutáneo y la gravedad de la apnea.

Asimismo, una investigación realizada en colaboración con la Universidad de Chicago ha mostrado que, en un modelo animal de cáncer, la falta de oxígeno en sangre (hipoxia) intermitente asociada a la apnea produce un aumento del crecimiento tumoral relacionado con la actividad del sistema inmune.

Por su parte, un trabajo del Ciber de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) ha evidenciado en un reciente estudio que el 38,4 por ciento de las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama presentaban obesidad, un porcentaje mayor que el del conjunto de la población femenina española (el 15,7%) en el 2006, cuando fueron diagnosticadas las pacientes estudiadas.

Estos resultados junto con otros datos observados en otras poblaciones europeas y americanas revelan que la obesidad es un factor de riesgo importante en el cáncer de mama y en otros numerosos tipos de cáncer.

Por tanto, dado el incremento exponencial en la prevalencia de la obesidad que no presenta signos de ser combatida a corto plazo, desde el CIBEROBN se trabaja en la búsqueda de los posibles mecanismos moleculares por los cuales la obesidad incrementa la aparición de cáncer y en encontrar terapias que permitan prevenir el desarrollo de tumores en las personas con exceso de peso.

Y si la apnea o la obesidad aumentan el riesgo de cáncer, el trabajo del Ciber de Salud Mental, el CIBERSAM, ha detectado que hay enfermedades neurodegenerativas que pueden reducir la probabilidad de que aparezca.

Su trabajo se centra en enfermedades del cerebro y del sistema nervioso como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica, la enfermedad de Huntington, la esclerosis múltiple, el síndrome de Down, la esquizofrenia y los trastornos del espectro autista.

Y varios de sus grupos han demostrado que la presencia de determinadas enfermedades del cerebro y del sistema nervioso, especialmente las que tienen un componente neurodegenerativo, está asociada a la disminución del riesgo a sufrir cáncer.

El ejemplo más llamativo es el de la enfermedad de Alzheimer, en la que los investigadores encuentran una reducción significativa del 50 por ciento del riesgo de cáncer. Los autores consideran que deben existir factores diversos que expliquen este efecto protector como los estilos de vida, la medicación o los genéticos.

Por otro lado, el Ciber de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) realiza investigaciones en cáncer gastrointestinal, como los proyectos cooperativos de cribado de cáncer colorectal, y los de desarrollo de biomarcadores para su detección precoz y su predicción genética.

En cáncer hepático, investigadores de este grupo lideran estudios multicéntricos para su caracterización genética con el desarrollo de firmas moleculares (conjunto de los genes alterados) que permiten valorar el riesgo de desarrollar cáncer así como vincular estas anomalías al pronóstico y al tratamiento.

Asimismo, están evaluando estrategias de tratamiento de cáncer hepático en fase avanzada, y han contribuido a refinar y optimizar tanto los modelos de decisión en la práctica clínica habitual como las mejores terapias a aplicar en las diferentes etapas de esta enfermedad.

Del mismo modo, el proyecto NANOMETS, del Ciber de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) ha conseguido unir un medicamento quimioterápico a una nanopartícula diseñada a propósito para este uso mediante técnicas de nanoingeniería.

Este conjunto es capaz de introducirse en las células que son responsables de originar metástasis gracias a que puede reconocer un receptor específico. De este modo, lleva el fármaco antitumoral hasta el tejido que se pretende tratar. Los experimentos realizados en un modelo animal de cáncer colorrectal han conseguido detener el desarrollo de metástasis.

Fuente: www.canarias7.es

¿Cansancio o anemia? descubre las claves para enfrentar esta enfermedad

Esta patología se define como la disminución en los niveles de glóbulos rojos en la sangre, con la consiguiente disminución en su capacidad para transportar el oxígeno.

anemia

Muchas veces pensamos que por tener fatiga podemos estar sufriendo de anemia. Sin embargo, ¿sabemos realmente la diferencia entre uno y otro?

La anemia se define como la disminución en los niveles de glóbulos rojos en la sangre, con la consiguiente disminución en su capacidad para transportar el oxígeno.

Causas

El origen de esta enfermedad es variado. Dentro de las causas más frecuentes se encuentran el déficit de hierro (en mujeres, lo más frecuente es a través de pérdidas exageradas producto de la menstruación), la anemia por factores nutricionales (poco consumo de fierro, ácido fólico o vitamina B12) y la anemia producto de enfermedades crónicas.

Según el médico internista de Clínica Avansalud, Luis Sepúlveda, la anemia por déficit de fierro es más frecuente en mujeres en período fértil, producto de la menstruación: “Un grupo cada vez más importante de pacientes que padecen anemia son los que se han realizado una cirugía metabólica (bariátrica o para bajar de peso) En ellos, habitualmente hay que suplementar la alimentación con vitaminas y minerales”, asegura el especialista.

Síntomas

Si bien muchas veces reconocemos como el principal indicio de la anemia el cansancio, según Sepúlveda, se trata de un síntoma inespecífico, pues muchas otras enfermedades también lo generan.

“Se puede observar palidez de piel y mucosas, taquicardia y en los casos más severos, hipotensión ortostática (caída de la presión al “incorporarse”), la que es más frecuente en anemias agudas por pérdida relevante de sangre”, precisa el doctor.

La recomendación del especialista para poder diferenciar entre un simple cansancio y anemia, es solicitar exámenes de laboratorio generales. Dentro de ellos destacan un Hemograma, con el cual se confirma o descarta una anemia. Con estos exámenes, además se pueden descartar otras causas de fatiga.

¿Puede ser la anemia una señal de la existencia de un cáncer?

En algunos casos la anemia puede ser indicio de un cáncer: “Es importante destacar que no todo paciente con anemia tiene cáncer, del mismo modo que no todo paciente con cáncer tiene anemia. En general, detrás de una anemia no hay un cáncer sino otras enfermedades menos graves”, precisa.

Prevención

Para evitar caer en este tipo de patologías se debe seguir una dieta saludable y balanceada, en general, que considere fierro y vitaminas.

En caso de padecer alguna enfermedad donde exista una pérdida aumentada de sangre (menstruaciones abundantes) o una pérdida patológica de sangre (a través de deposiciones, sangrado nasal u otras vías), se recomienda consultar al médico oportunamente.

Tratamiento

El tratamiento de la anemia dependerá de su causa. Dado que la más frecuente es la anemia por déficit de hierro, ésta se trata con suplementación de dicho elemento. “Sin embargo, nunca debe iniciarse el tratamiento en forma automedicada, dado que siempre debe hacerse una evaluación y análisis médico para confirmar la vía de pérdida sanguínea y para descartar otras causas más infrecuentes, pero aún así relevantes”, concluye el médico internista.

Fuente: www.24horas.cl

OMS afirma que el cáncer no se debe a la “mala suerte”

La gran mayoría de los tipos de cáncer no se debe a la mala suerte, afirmó la agencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargada de la investigación sobre esa enfermedad.

OMS

Esta declaración responde al artículo científico publicado este mes en la revista Science cuyas conclusiones aseveran que los factores ambientales y el estilo de vida causan menos de un tercio de las variedades de cáncer.

Los expertos de la OMS subrayaron que la investigación presenta numerosas limitaciones de metodología, además de que contradice la extensa evidencia epidemiológica existente que demuestra la relación entre los elementos ambientales y hábitos de vida y los tipos más comunes de cáncer.

Según los autores de ese estudio ampliamente difundido, las mutaciones aleatorias de las células – a las que califican como “mala suerte” – son las principales causales del cáncer, más que los factores hereditarios o externos.

Por lo mismo, argumentan que se debe dar mayor atención a la detección temprana de la enfermedad que a su prevención.
“Concluir que la mala suerte es la principal causa de cáncer podría confundir y quitar valor a los esfuerzos por identificar las causas de la enfermedad y por prevenirla eficientemente”, advirtió el doctor Christopher Wild, director de la agencia de la OMS.

Añadió que si bien existe un elemento de suerte para que un individuo desarrolle cierto tipo de cáncer, éste es mínimo comparado con los riesgos externos que pueden favorecer la aparición de la enfermedad.

Fuente: www.cinu.mx

Cáncer de próstata, detéctalo a tiempo

El cáncer de próstata es uno de los tipos de cáncer más frecuentes y agresivos en hombres mayores de 40 años, y representa la primera causa de muerte por cáncer en ese grupo de población.

cáncer de próstata

Después de los cuarenta años de edad es importante que los hombres se hagan exámenes de la próstata, sin embargo, si se presentan molestias en etapas previas, se debe acudir al servicio médico para obtener un diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno.

El diagnóstico oportuno y los avances terapéuticos han contribuido a disminuir la tasa de mortalidad por este padecimiento, que es el segundo cáncer más letal después del cáncer de pulmón, y los pacientes que superan la enfermedad después del tratamiento médico, viven hasta 10 años más.

Tienen más posibilidad de desarrollar cáncer de próstata los hombres con problema de obesidad, con alto consumo de grasas, embutidos y tienen poca ingesta de soya, fibras y jitomate, y el riesgo aumenta aún más si tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

Entre los principales síntomas de este padecimiento se encuentra la necesidad de orinar frecuentemente sin resultados, pérdida de peso y del apetito, dolor en el costado o en la parte baja de la espalda, dificultad para comenzar a orinar o para retener la orina y sangre en la orina o semen.

Las opciones de tratamiento del cáncer de próstata incluyen la cirugía, radioterapia, terapia hormonal y quimioterapia.

Asimismo se recomienda la exploración de la próstata desde temprana edad y el examen digital rectal.

Fuente: www.elsiglodetorreon.com.mx