Ir al contenido

cáncer - 4. página

Científicos británicos revelan una proteína relacionada con el cáncer

La proteína APC/C juega un papel esencial en la investigación de células cancerosas y contribuye al desarrollo de nuevos tratamientos.

La reconstrucción de la proteína humana APC/C juega un papel esencial en la investigación de células cancerosas

La reconstrucción de la proteína humana APC/C juega un papel esencial en la investigación de células cancerosas

Científicos del Instituto de Investigación del Cáncer, en Londres y el Laboratorio del Consejo de Investigación Médica de Biología Molecular en Cambridge han logrado desvelar la estructura de una de las proteínas fundamentales y a la vez, más complejas en la división celular. Este proceso juega un papel esencial tanto en la vida, como en el desarrollo de células cancerosas.

Los científicos dedicaron años a comprender exactamente cómo las células cancerosas se dividen de forma inapropiada. Ahora su investigación, que se publicó ayer en la revista «Nature», contribuirá al desarrollo de nuevos fármacos y tratamientos.

El cáncer aparece cuando una célula empieza a dividirse de forma incontrolada, perdiendo los mecanismos que hacen que la división sea correcta. De hecho, se podría afirmar que las células cancerosas son células normales hasta un determinado momento en que se alteran algunos genes.

¿Cómo han logrado llegar hasta aquí? Los investigadores consiguieron extraer las primeras imágenes detalladas del complejo promotor de la anafase (APC/C). El APC/C realiza una amplia gama de tareas vitales asociadas con la mitosis, el proceso durante el cual una célula copia sus cromosomas y los separa en dos células separadas y que todos los animales y las plantas utilizan en la división celular.

Tras reconstruir el APC/C humano, emplearon una combinación de microscopía electrónica e imágenes de software para visualizarlo con una resolución de menos de una milmillonésima parte de un metro.

La resolución era tan fina que permitió a los investigadores observar la estructura secundaria, el conjunto de bloques de construcción básicos que se combinan para formar cada proteína.

Este avance contribuirá a mejorar la comprensión de cómo las células copian sus cromosomas y se dividen, pudiendo revelar sitios de unión para futuros fármacos contra el cáncer.

«Es muy gratificante descubrir la estructura detallada de esta importante proteína, que es a la vez una de las más importantes y más complicadas que se encuentra en toda la naturaleza. Esperamos que nuestro descubrimiento abra nuevas vías de investigación que aumenten nuestra comprensión del proceso de la mitosis y, en última instancia, conduzca al descubrimiento de nuevos fármacos contra el cáncer», señaló David Barford, del Laboratorio del Consejo de Investigación Médica de Biología y director del estudio.

 Estudios previos dirigidos por el mismo equipo han mostrado una estructura globular de APC/C de resolución mucho más baja, pero la estructura secundaria no habían sido previamente asignada.

«El nuevo estudio es un gran paso adelante en nuestra comprensión de la división celular. Cuando este proceso sale mal es una diferencia fundamental que separa a las células cancerosas de los individuos sanos. Comprender exactamente cómo las células cancerosas se dividen de forma inapropiada es crucial para el descubrimiento del cáncer innovando en tratamientos para mejorar los resultados para los pacientes con cáncer», añadió el profesor Paul Workman, Interim Director Ejecutivo de The Institute of Cancer Research.

Fuente:  http://www.abc.es/

Desarrollan tratamientos de cáncer personalizados a partir de datos genéticos

Un grupo de empresas farmacéuticas y tecnológicas niponas está desarrollando un sistema para personalizar los tratamientos de los pacientes de cáncer a partir de su información genética, lo que aumentaría su eficacia, según publica hoy el diario Nikkei.

farmaco-cancer

Un grupo de empresas farmacéuticas y tecnológicas niponas está desarrollando un sistema para personalizar los tratamientos de los pacientes de cáncer a partir de su información genética, lo que aumentaría su eficacia, según publica hoy el diario Nikkei.

El consorcio, que incluye empresas como Eisai, Hitachi e IBM Japón y la Fundación Japonesa para la Investigación sobre cáncer, está estudiando las relaciones entre los genes, el funcionamiento de los fármacos y los tipos de cáncer.

El nuevo método se pondrá en marcha en fase de pruebas el próximo octubre con medio centenar de pacientes afectados por cáncer de colon y de estómago.

Los investigadores examinarán 90 tipos de genes de las células cancerosas de cada paciente, con objeto de encontrar patrones y de analizar cómo varía la respuesta a los tratamientos en función de cada estructura genética y de las particularidades de cada enfermo.

Los resultados permitirán desarrollar fármacos “personalizados” para cada paciente, es decir, diseñados para actuar de forma específica en determinados genes de las células cancerosas.

El proyecto, coordinado por el Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer (ICGC), es uno de los pocos en el mundo que combinan la colecta de datos genéticos con la información terapéutica de cada paciente, según el antes citado medio.

(Agencia EFE)

Un nuevo fármaco combate las células madre cancerígenas responsables de las recaídas

El Bozenipib actúa frente a las células que propician el inicio y crecimiento del tumor y que no son eliminadas con quimioterapia y radioterapia.

UGR - Tumor antes y después de tratar con Bozenipib

UGR – Tumor antes y después de tratar con Bozenipib

Un equipo andaluz de investigadores, liderado por la Universidad de Granada, ha demostrado la eficacia de un nuevo fármaco frente a las células madre cancerígenas (CMC), responsables del inicio y crecimiento del cáncer, de la recaída tras la quimioterapia y de la formación de metástasis. Este medicamento, denominado Bozepinib, ha resultado efectivo en un estudio realizado en ratones, y que se ha publicado en la prestigiosa revista Oncotarget.

Las CMC se encuentran en los tumores en muy bajo número, y tienen como característica importante la formación de las metástasis en sitios diferentes al tumor original. Debido a que en condiciones normales se encuentran en estado durmiente (esto es, sin dividirse), la quimioterapia y la radioterapia convencionales actúan sobre las células del tumor más diferenciadas, que se encuentran en división, pero no son capaces de destruir estas CMC. De hecho, tras una respuesta inicial al tratamiento, muchos pacientes tienen recaídas debido a que estas CMC no han sido destruidas.

En los últimos años, la investigación en la lucha contra el cáncer se ha centrado en la búsqueda de nuevos fármacos que se dirijan selectivamente frente a estas CMC, de tal forma que si estas células son eliminadas, el tumor será destruido en su totalidad y ello dará lugar a la curación de los pacientes.

Ensayos con pacientes

Este nuevo medicamento tiene una actividad selectiva frente a CMC de mama, colon y melanoma. “La potente actividad antitumoral de Bozepinib se debe a la inhibición de la ruta de señalización de HER2, y a que dicho fármaco inhibe la invasividad y la formación de nuevos vasos en el tumor (angiogénesis)”, explica el profesor Juan Antonio Marchal. Además, los investigadores han demostrado también el mecanismo específico mediante el cual Bozepinib actúa frente a las CMC.

Este nuevo compuesto no mostró toxicidad en ratones sanos cuando se suministró por vía intraperitoneal o por vía oral, e inhibió el crecimiento tumoral y la formación de metástasis pulmonares en los ratones a los que se les indujo el tumor.

En la actualidad, los investigadores están realizando estudios de seguridad y pretenden que dicho compuesto, así como derivados del mismo, puedan pasar a ensayos clínicos con pacientes en un futuro no muy lejano.

Los científicos del grupo de investigación “Terapias avanzadas: diferenciación, regeneración y cáncer”, que dirige el profesor de la UGR Juan Antonio Marchal, han colaborado con Joaquín Campos, de la Facultad de Farmacia de la UGR, y María Ángel García del Hospital Universitario “Virgen de las Nieves” de Granada, así como con las Universidades de Jaén y Miami (Estados Unidos) para el desarrollo del fármaco Bozepinib.

Fuente: http://www.rtvcyl.es/

Massagué: En cinco años un análisis de sangre podrá detectar el cáncer

El científico catalán Joan Massagué, una de las primeras autoridades mundiales en la investigación del cáncer, cree que en 5 años será posible detectar muchos tipos de tumores con sólo un análisis de sangre, una revolución, dice, en la detección precoz de una enfermedad que va camino de normalizarse.

cancer-massague--644x362

El científico español es director del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York

«Lo llamo revolución porque puede ir muy rápido, es económico e implementable en todo el mundo, como lo fue en su día Internet o la telefonía móvil», afirma, en una entrevista con Efe, el director del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York.

Según Massagué, esa revolución está en sus comienzos y se empieza a implementar ahora pero va tan rápido que aplicar esta técnica «podría ser cosa de poco tiempo, de cuatro o cinco años».

«Ahora que las técnicas de secuenciación del ADN de los tumores han avanzado tantísimo y son tan económicas, uno puede hacer análisis de sangre para ver si hay restos de ADN de algún tumor que tengamos en el organismo. No sabemos dónde, pero está soltando células, algunas de ellas se deshacen, mueren y su contenido de ADN con sus mutaciones está en la circulación», explica.

El nivel de mutación cancerígena en sangre se puede leer con técnicas «altamente sensibles» y, a partir de esos indicadores, ver la posibilidad de que el paciente esté desarrollando un tumor maligno en alguna parte de su organismo, que habría que localizar después con un chequeo a fondo.

«Esto suena complejo pero vale para decir que estamos probablemente ante una revolución en la detección precoz aplicable a muchos cánceres, no sólo al de mama y al de colon», ha apuntado.

Eliminar el cáncer con defensas propias

Massagué ha inaugurado esta semana los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con un mensaje esperanzador: antes de que pasen 50 años el cáncer estará dominado como lo están desde mediados del siglo XX las enfermedades infecciosas.

Y asegura que incluso el horizonte de 2050 es «conservador» porque va a ser antes cuando se llegue «a un nivel de satisfacción bastante importante en nuestra relación con el cáncer y nuestra capacidad de gestionarlo».

Inmunoterapia es otro frente en la batalla contra el cáncer

Ese objetivo se conseguirá, por un lado, convirtiendo en rutinaria la secuenciación, es decir la lectura completa y a fondo, del tumor que se haya extraído en el quirófano. El oncólogo tiene así una información «exquisita y medicamentos que puede aplicar o no según lo que esta información le dice», apunta.

Otro de los frentes abiertos en la batalla de la ciencia contra el cáncer es la inmunoterapia, que ya ha empezado a aplicarse y «va a aumentar de manera muy importante como terapia normal del cáncer en general».

«Nuestro organismo constantemente hace pequeños errores de intentar generar tumores, no adrede sino por accidente, con tantas células y tantos tejidos que están constantemente renovándose. Y nuestro sistema inmunitario está constantemente limpiándonos de estos prototumores. El cáncer que sale es porque sorteó, se escapó de esta vigilancia», explica.

Y añade: «Si reforzamos el sistema inmunitario para que acabe de atacar aquel cáncer, vamos a eliminar cánceres gracias a nuestras propias defensas».

Saliendo del oscurantismo

Luego están los avances que se están produciendo a la hora de entender la metástasis, en como reacciona la prole de un tumor que se ha esparcido por órganos que para las células del cáncer «son muy nuevos y muy hostiles», por lo que se pueden «cazar y atrapar mejor» que cuando forman parte de un tumor que está creciendo activamente.

Es la convergencia de esos tres elementos y de otros la que, a su juicio, ya está transformando la relación del ser humano con el cáncer en «normal» como sucedió con las infecciones, aunque algunas de ellas sean muy serias y causen muchas víctimas.

Massague considera que es hora de un cambio de mentalidad y dice que un ejemplo de la mala relación que aún se tiene con el cáncer es que en los medios de comunicación «las personas todavía dudan en decir tengo un cáncer de tal». «¿Por qué? -se pregunta- No es ninguna vergüenza y empezamos a entender la enfermedad».

Debería haber un cambio de mentalidad sobre el cáncer y su percepción

Recuerda que en el siglo XVI a quien tenía una infección le llamaban apestado y señala que en el cáncer se está saliendo todavía «de la época del oscurantismo». Se debe a que la sociedad «se afana en explicar lo que no conoce y se inventa cosas», explicaciones esotéricas, religiosas o seudocientíficas.

Pero ahí entra la ciencia: «La ciencia explica y una vez explicado eso se ve claro y a nadie le llaman apestado o lo van a decir cosas que todavía se dicen a los pobres pacientes de cáncer».

Massagué cree que le ha tocado vivir «la época más apasionante de la oncología, la gran inflexión», después de décadas de promesas que han causado «frustración» a una sociedad a la que a comienzos de los sesenta se le anunció que comenzaba la gran batalla para acabar con el cáncer. Fue el reto que en 1971 lanzó el presidente estadounidense Richard Nixon y, junto a él, la comunidad internacional. «Estamos en aquel momento que la promesa había vaticinado», anuncia.

Fuente: http://www.abc.es/

La aspirina desacelera los cambios en los genes que causan el cáncer

Por: Yakari Prado – El Nacional Web

Aunque la eventual protección de este medicamento frente al cáncer ya había sido anticipada antes, una investigación publicada en Journal of The National Cancer Institute explica que el medicamento de uso común ralentiza las modificaciones que propician el desarrollo de tumores

Un estudio publicado recientemente en Journal of the National Cancer Institute concluyó que el uso habitual de aspirina ralentiza el envejecimiento, mientras que el tabaquismo lo acelera.

La investigación corresponde a científicos de la Universidad de Basilea, que examinaron muestras del tejido intestinal de 550 mujeres de más de 50 años para analizar grupos metilo específicos del ADN, que cambian con el paso del tiempo y hacen más propenso el organismo a desarrollar cáncer.

Los científicos compararon este tipo de ADN con la información proporcionada por las participantes de la investigación acerca de su estilo de vida. Detectaron entonces que en aquellas que admitían fumar, había cambios en los marcadores genéticos que se asociaban con el desarrollo del cáncer: estos cambios eran más rápidos; mientras que en las que usaban aspirina, las modificaciones en estos genes eran más lentas que en la población control.

La aspirina es un antiinflamatorio no esteroide usado tradicionalmente contra el dolor y la fiebre. Pese al hallazgo, los investigadores aclararon que no se puede tomar aspirina exclusivamente para prevenir el cáncer, sin sugerencia médica. La razón es que dicho fármaco puede desencadenar efectos secundarios, como aumentar la posibilidad de sufrir una hemorragia o sangrado en empleos a largo plazo, o en el caso de países con presencia importante de virus que supongan riesgo de hemorragias, como el dengue.

Trabajos previos habían soportado este nuevo hallazgo. En 2013, un estudio que fue divulgado por The Lancet  avaló el empleo de la aspirina en otros tumores, como los de próstata, pulmón o vejiga.

Combinar cobimetinib y ‘Zelboraf’, de Roche, permite detener el melanoma avanzado durante más de un año

El uso conjunto de la terapia experimental cobimetinib (GDC-0973) y la recién aprobada en España vemurafenib (‘Zelboraf’), de Roche, consigue detener el melanoma avanzado durante más de un año, según datos presentados por la compañía en el Congreso de la Asociación Americana de Oncología (ASCO).

En concreto, los datos relativos a esta estrategia proceden del estudio fase Ib, BRIM7, cuyos resultados suponen la presentación oficial del inhibidor de MEK cobimetinib como opción de tratamiento, combinada con el inhibidor de BRAF vemurafenib, para pacientes que expresan la mutación de la proteína BRAF V600, presente en el 40 por ciento y el 60 por ciento de todos los casos de melanoma. Esta combinación de fármacos permite bloquear diferentes regiones alteradas en la célula tumoral.

“Con los datos disponibles todo apunta a que esto es precisamente lo que estamos consiguiendo. Hay más pacientes que responden reduciendo el tamaño del tumor y además de forma más prolongada porque logran evitar algunos de los mecanismos de resistencia que el tumor desarrolla a estos fármacos. Además las toxicidades que genera vemurafenib en solitario son menores cuando se usa combinado con el inhibidor de MEK. Todos los pacientes incluidos en el estudio experimentaron una reducción del tamaño del tumor al tiempo que las toxicidades disminuyen igualmente en la mayoría de los casos”, ha comentado uno de los investigadores principales, Antoni Ribas.

Con la combinación, prosigue, se da un doble golpe al melanoma al duplicar el bloqueo de la señal que hace crecer al tumor. De este modo, el riesgo de resistencia es menor, o al menos el tumor tarda más tiempo en hacerse resistente al efecto de la medicación. Eso, en términos de supervivencia libre de progresión, supone más de un año. .

En el estudio participaron tanto pacientes que habían recibido antes vemurafenib como aquellos que recibían la combinación como terapia de inicio. “Estos últimos han sido los que han obtenido una mejor respuesta y eso es porque cuando el tumor deja de ser sensible al efecto de vemurafenib es porque, de alguna manera, ya ha desarrollado los mecanismos para hacerse resistente; si añadimos el inhibidor de MEK podemos tener respuestas secundarias pero duran bastante menos”, ha recalcado el experto.

Principales datos de la investigación

En concreto, según el estudio BRIM7, el 87 por ciento de los pacientes con mutación BRAF que no habían recibido tratamiento previo respondieron al tratamiento combinado; un 10 por ciento de ellos alcanzó una respuesta completa; y otro 10 por ciento consiguió la estabilidad de la enfermedad. La mayoría de las respuestas se registró en las primeras seis semanas desde el inicio del tratamiento.

En aquellos pacientes que habían progresado a una terapia previa con vemurafenib, las tasas de respuesta y de enfermedad estable fueron del 15 por ciento y 42 por ciento, respectivamente. En este grupo la SLP se cifró en 2,8 meses, y se estima que un 32 por ciento estaba vivo al cabo de un año.

Del mismo modo, el estudio mostró que la combinación de cobimetinib y vemurafenib podría administrarse de forma conjunta, permitiendo a los pacientes incluidos recibir la pauta óptima de la combinación. En el total de pacientes que participan en el estudio, los efectos adversos más comunes fueron diarrea (64%), erupción no acneiforme (60%), fatiga (48%), nausea (45%), alteración hepática según prueba de laboratorio (40%) y fotosensibilidad (40%).

Las complicaciones de grado 3 fueron: alteración hepática según prueba de laboratorio (11%), carcinoma cutáneo de célula escamosa (9%), erupción no acneiforme (8%), anemia (7%), dolor en articulaciones (6%), fatiga (5%) y diarrea (5%).

Actualmente Roche está esperando los datos del estudio fase III (coBRIM) en el que se analiza la eficacia y tolerancia de la combinación cobimetinib y vemurafenib frente a vemurafenib en monoterapia, en pacientes con melanoma avanzado no tratados previamente y con mutación BRAFV600. Los resultados preliminares estarán disponibles a finales de este año.

Fuente: http://www.infosalus.com/

 

Un nuevo escáner para controlar el mieloma

imagen digital..

Rodney Benjamin padece mieloma, un tipo de cáncer de la médula ósea que afecta a las células plasmáticas.

Esta enfermedad no tiene cura pero puede y debe ser controlada constantemente. Un tratamiento adecuado podría permitir al paciente controlar el avance de la enfermedad durante años.

Rodney Benjamin es uno de los 26 pacientes que participan en un estudio piloto para probar un nuevo escáner en el Royal Marsden Hospital de Londres.

Este escáner reduce las posibilidades de que el paciente tenga que hacer frente a varias biopsias de médula ósea, algo normalmente muy doloroso y que además no desvela a los médicos cuál es el verdadero alcance de la enfermedad.

“Hacer una biopsia de un hueso es algo muy doloroso para el paciente y hacer varias biopsias es algo que a los pacientes no les apetece mucho por decirlo de alguna manera. Además, este tipo de biopsias son limitadas, no se pueden hacer en todo el cuerpo sino solo en un área determinada. Así que poder realizar un escáner de este tipo de la médula ósea y de todo el esqueleto al mismo tiempo sería algo excelente”, explica la Profesora Nandita de Souza.

Según el estudio realizado, los pacientes son sometidos a un escáner de todo el cuerpo antes y después del tratamiento. En un 86% de los casos los médicos formados para trabajar con este nuevo escáner fueron capaces de detectar si el paciente respondía o no correctamente al tratamiento y así pudieron realizar las modificaciones necesarias.

Rodney Benjamin padece mieloma desde hace diez años.

“Poder someterse a un escáner de este tipo regularmente, realizar análisis de sangre e ir adaptando la medicación que necesitas es algo crucial”, explica Benjamin.

Los científicos del Royal Marsden Hospital aseguran que deberán realizarse nuevos estudios sobre el uso de este escáner con el objetivo de mejorarlo.

Fuente: http://es.euronews.com/

 

 

Una prueba de aliento podría detectar señales de cáncer de pulmón, según un estudio

Una sencilla prueba de aliento podría revelar si una persona tiene cáncer de pulmón de etapa inicial, según un estudio reciente.

Los investigadores evaluaron el aliento exhalado de las personas con unas lesiones pulmonares sospechosas que fueron detectadas en escáneres de TC. El aliento se evaluó respecto a los niveles de cuatro sustancias específicas del cáncer, conocidas como “carbonilos”.

Las muestras de aliento se analizaron utilizando un dispositivo especial desarrollado en la Universidad de Louisville. Tener unos niveles elevados de tres de los cuatro carbonilos predijo el cáncer de pulmón en el 95 por ciento de los pacientes, mientras que tener niveles normales de esas sustancias predijo un tumor no cancerígeno en el 80 por ciento de los pacientes, hallaron los investigadores.

Los niveles elevados de carbonilos volvieron a la normalidad después de que los pacientes de cáncer de pulmón se sometieron a cirugías para extirpar el cáncer, según el estudio, que será presentado el martes en la reunión anual de la Sociedad de Cirujanos Torácicos (Society of Thoracic Surgeons) en Orlando, Florida.

“En lugar de remitir a los pacientes a unas biopsias invasivas cuando se identifican masas sospechosas en los pulmones, nuestro estudio sugiere que el aliento exhalado podría identificar a cuáles pacientes” se podría remitir para una cirugía inmediata, comentó en un comunicado de prensa de la sociedad el autor del estudio, el Dr. Michael Bousamra, de la Universidad de Louisville.

Este método ofrece algo nuevo, dijo, lo que incluye “la simplicidad de la recolección de la muestra y la comodidad para el paciente”. Los datos y las conclusiones de las investigaciones presentadas en reuniones médicas se deben considerar como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Fuente: www.laboratoriocofasa.com

Bisturí “Iknife” inteligente que detecta tejidos cancerígenos

Científicos del Imperial College London, en Reino Unido, han presentado un bisturí que permite distinguir los tejidos cancerígenos durante la propia cirugía. El instrumento comunica al instante qué tejido cortar y qué tejido dejar intacto, lo que supone un enorme adelanto en la tecnología de intervención quirúrgica. En la cirugía por cáncer, el cirujano ha de tener absoluta certeza de retirar todas las células enfermas para evitar recaídas.

Hoy en día los tumores sólidos son extraídos junto a un margen de tejido sano al no poder precisar los límites de la zona cancerígena. En ocasiones incluso se deben analizar los tejidos en el laboratorio mientras el paciente permanece anestesiado en la sala de operaciones.

El bisturí iKnife presentado por el doctor Zoltan Takats emplea sistema de electrocirugía que calienta el tejido al mismo tiempo que lo secciona con la máxima precisión. Este se encuentra conectado a un espectrómetro que detecta las diferencias entre los químicos presentes en el humo emanado de tejidos cancerosos y de tejidos sanos.

Durante su estudio, Tokat recopiló datos de los tejidos del cerebro, pulmón, mamas, estómago y colon de 300 pacientes con cáncer a fin de elaborar un informe completo. El instrumento se sirve de este informe para reconocer durante la cirugía qué tipo de tejido está seccionando y determinar si está sano en menos de tres segundos. “Creemos que el bisturí servirá para reducir los índices de tumor recurrente y para aumentar las posibilidades de supervivencia del paciente”, afirmó el propio doctor.

El bisturí iKnife no sólo tendrá aplicación a nivel tumoral, sino también en la detección de diferentes tipos de bacterias en los tejidos, que servirían por ejemplo para distinguir rápidamente la carne de caballo de la de ternera.

Fuente: http://www.medired.com.bo/