Ir al contenido

dolor abdominal

Un 10 % de la población sufre intestino irritable

Un trastorno crónico que puede dificultar el día a día de los enfermos

Los productos lácteos como la leche pueden favorecer la aparición del síndrome del intestino irritable Flickr / Markus Unger

Los productos lácteos como la leche pueden favorecer la aparición del síndrome del intestino irritable Flickr / Markus Unger

Barcelona (Redacción de Vivirmejor.com).- El síndrome del intestino irritable es una enfermedad benigna y crónica. No es grave pero dificulta la actividad de la persona, incide en la ocupación laboral y disminuye la calidad de vida.

Dr. Agustín Balboa, gastroenterólogo del Hospital Quirón Teknon nos da más detalles sobre la enfermedad.

¿El síndrome del intestino irritable es una alteración que ven a menudo en sus consultas?

El síndrome del intestino irritable es muy frecuente. Es el segundo trastorno funcional en frecuencia de presentación. Hay estudios que demuestran que si se aplican criterios estrictos hasta un 10 % de la población podría tener el síndrome del intestino irritable. Es una enfermedad en que las alteraciones no se limitan al colon.

¿Qué les pasa a estas personas? ¿Qué síntomas presentan?

Este trastorno se caracteriza por la presencia de dolor y molestias abdominales junto con alteraciones deposicionales. Algunos pacientes presentan diarrea y otros estreñimiento. La defecación alivia o empeora el malestar. Estos pacientes tienen una necesidad imperiosa de ir al lavabo. Hay personas que esta urgencia les angustia y dejan de salir o realizar actividades sociales por miedo a no encontrar un baño de forma inmediata. Los trastornos se gradúan por la intensidad de los síntomas. Sólo un pequeño porcentaje de pacientes están muy incapacitados.

¿Se sabe por qué aparece?

Es el sistema que más responde a las emociones. Existe una correlación entre la aparición de síntomas con factores emotivos. No es la causa pero es un factor agravante. No se trata de una enfermedad evolutiva. No se sabe porque se presenta. En algunos casos una infección intestinal puede ser el desencadenante. En la mayoría de pacientes no se encuentra el factor causal y tampoco un tratamiento que cure. Se disponen de tratamientos sintomáticos que mejoran y alivian los síntomas. No podemos modificar la historia natural del intestino irritable.

La información proporcionada ha sido planteada para apoyar, no reemplazar, la relación directa que existe los pacientes/visitantes de este sitio web y su médico. Si tiene problemas de salud, consulte a su médico.

 

Fuente: www.lavanguardia.com

 

Presiones emocionales, pueden generar gastritis

Los síntomas de la gastritis suelen ser ardor, dolor e inflamación del estómago, pérdida del apetito, náuseas, hipo, eructos, gases, etc.

Gastritis

Veracruz, Ver.- La gastritis es un padecimiento que consiste en la inflamación o hinchazón de las capas superficiales del estómago, originada por la disminución de la mucosa que lo protege, declaró Rafael Aguirre Cardoza, gastroenterólogo endoscopista del Hospital General de Zona No.11.

Dijo que los síntomas de la gastritis suelen ser ardor, dolor e inflamación del estómago, pérdida del apetito, náuseas, hipo, eructos, gases, mal sabor de boca, vómitos y sensación de vacío gástrico; por lo que recomendó que si usted padece algunos de estos síntomas debe acudir a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) para ser atendido.

Aseguró que la gastritis también se presenta por presiones emocionales, ya que el sistema nervioso tiene una conexión neurodigestiva.  No dormir bien, estresarse o enojarse genera la secreción de sustancias cerebrales que repercuten en el estómago, lo que causa un vaciamiento gástrico más acelerado.

Refirió que la bacteria Helicobacter pylori es la principal causante de que se presente el proceso infeccioso, el cual genera que el paciente experimente dolor abdominal, náuseas, agruras e intolerancia a los alimentos.

Enfatizó que este problema de salud es prevenible si se evita la ingesta excesiva de alimentos elevados en grasa e irritantes y se propicia el consumo de verduras y alimentos ricos en fibra, como la manzana, ya que es una fruta que ayuda al proceso de desinflamación estomacal y estimula la actividad del tubo digestivo y ayuda a una mejor digestión.

Con respeto a la automedicación, advirtió que recurrir constantemente a los antiácidos puede generar trastornos como estreñimiento e, incluso, daño renal, ya que contiene aluminio que en exceso se acumula en los riñones.

 

Fuente: www.e-veracruz.mx