Ir al contenido

Endocrinología

Una prediabetes puede terminar en diabetes

Tener prediabetes no significa que automáticamente uno va a desarrollar diabetes, pero es una señal de advertencia. Cuando no se hace ningún cambio, el riesgo de que la prediabetes acabe avanzando a diabetes es alto, sin embargo, al tomar ciertas medidas, como mejorar la alimentación y hacer ejercicio con regularidad, puede hacer una gran diferencia.

prediabetes

La diabetes se presenta ante la presencia de demasiada glucosa o azúcar en la sangre. Por lo general, cuando el cuerpo digiere los alimentos, la glucosa pasa al torrente sanguíneo y luego a las células para abastecerlas de energía. La glucosa ingresa en las células con la ayuda de la insulina.

Cuando una persona come, el páncreas secreta insulina en el torrente sanguíneo. A medida que la insulina circula, ésta actúa como una llave que permite a la glucosa ingresar en las células, reduciendo la cantidad de glucosa en la sangre. En las personas que tienen diabetes y prediabetes, este proceso no funciona de la manera en que debería, sino que en lugar de proveer energía a las células, la glucosa se acumula en el torrente sanguíneo.

La diabetes y la prediabetes se determinan mediante un examen de sangre que analiza cuánta glucosa hay en la sangre. Un nivel normal de glucosa sanguínea oscila entre 70 y 100 miligramos por decilitro. La diabetes se establece cuando la glucosa en ayunas se encuentra de forma constante sobre 126 miligramos por decilitro.

El doctor Adrián Vella, del Departamento de Endocrinología de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, explica que el rango medio, entre 100 y 126 miligramos por decilitro, se conoce como prediabetes. El número clave que hay que vigilar está dentro del rango de 110. Las investigaciones han descubierto que 40 por ciento de las personas cuya glucosa sanguínea en ayunas permanece de manera constante sobre 110 avanza hacia la diabetes durante el transcurso de diez años.

Se desconoce la causa exacta de la prediabetes, pero el exceso de grasa, en especial la abdominal, y la inactividad parecen ser factores importantes en el desarrollo de la prediabetes. Los estudios han descubierto que la alimentación y el ejercicio son los tratamientos más eficaces para combatir la prediabetes y prevenir que avance hacia la diabetes.

Por ejemplo, un estudio integral conocido como Programa para la Prevención de la Diabetes estudió a las personas con prediabetes. El programa dividió a los participantes en tres grupos: el primer grupo recibió medicamentos para prevenir la diabetes, el segundo grupo recibió recomendaciones de comer menos y hacer ejercicio sin ninguna pauta específica respecto a lo que esto involucraba ni medicamentos, y el tercer grupo no recibió medicamentos tampoco, pero se le colocó en un plan de actividad fija en el que debían hacer ejercicio durante 30 minutos mínimo 5 veces por semana. Ese grupo también recibió todos los meses recomendaciones alimentarias para ayudarles a adquirir hábitos sanos y reducir la ingesta de comida.

Los resultados revelaron que el tercer grupo disminuyó sus factores de riesgo para diabetes de manera considerable. De hecho, obtuvo mejores resultados que el grupo que recibió medicamentos para prevenir la diabetes. En realidad, en el grupo que recibía medicamentos, una vez suspendida la administración, el comportamiento fue igual que el del grupo que no recibió ninguna intervención. Esto implica que el medicamento no alteró el curso natural de la prediabetes, sino que simplemente trató la diabetes en los participantes que desarrollaron la enfermedad durante el estudio.

Fuente: www.siempre.com.mx

AstraZeneca lanza una ‘app’ para que los diabéticos controlen su dieta, ingesta calórica y actividad física

La compañía farmacéutica AstraZeneca ha desarrollado una aplicación gratuita para teléfonos móviles, conocida como ‘DT2’, que permite a los pacientes con diabetes tipo 2 controlar su dieta diaria, su ingesta calórica y la actividad física, así como seguir recomendaciones en estos ámbitos en función de sus características.

La ‘app’ se ha desarrollado para dispositivos IOs y Android y permite al paciente crear su propio perfil en función de la edad, peso, estatura y actividad física, que queda representado mediante un avatar. Y a través de un juego, debe alimentarlo y ejercitarlo.

En este sentido, la aplicación genera retos diarios, semanales o mensuales gracias a los que se generan gráficas de la relación entre la ingesta calórica y la actividad física así como recomendaciones en función de los resultados.

“Los objetivos que plantea son individuales y no se basan en prohibiciones sino en recomendaciones para normalizar, de la manera más fácil posible, la dieta habitual ya sea disminuyendo las cantidades o cambiando el tipo de alimentos. Además, adapta la dieta del paciente en función de su actividad física, si te mueves más, se te permite comer más”, ha explicado Diego Fernández, del servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga y uno de los especialistas que ha participado en el desarrollo de la ‘app’.

En general, los objetivos diarios de una persona con diabetes y obesidad se basarían en reducir aproximadamente 500 kilocalorías diarias para optimizar la pérdida de peso, además de aumentar el gasto calórico asociado al ejercicio.

Y con esta aplicación “es posible facilitar la consecución de este objetivo a largo plazo”, lo que supone “mejorar la salud de las personas con obesidad y diabetes”, concluye este especialista.

Fuente: http://www.infosalus.com/