Ir al contenido

esteatohepatitis

La resonancia magnética, alternativa a la biopsia para detectar el hígado graso

La resonancia magnética puede ser una alternativa menos invasiva y más barata que la biopsia hepática en el diagnóstico del hígado graso no alcohólico, una enfermedad causada por una acumulación de lípidos (grasas) en las células de ese órgano que afecta a un 30% de la población mundial.

higado graso

Así se ha constatado en un estudio realizado por investigadores españoles sobre el potencial de las imágenes de resonancia magnética para cuantificar y controlar la concentración hepática de triglicéridos en seres humanos, que ha sido publicado en la revista científica BMC Medicine.

La prevalencia del hígado graso es cada vez mayor en los países desarrollados debido a la obesidad y supone un factor de riesgo de padecer esteatohepatitis no alcohólica, cirrosis o cáncer.

El procedimiento más habitual para detectarlo es el estudio de los tejidos gracias a una biopsia durante la que se extrae una muestra de tejido, una técnica agresiva para el paciente.

El estudio, que incluyó a 129 personas adultas (97 de ellos obesos), de una media de 50 años, comparó los resultados obtenidos en mediciones de la cantidad de grasa obtenida en el hígado mediante tres métodos: resonancia magnética, biopsia y medición bioquímica de la concentración hepática de triglicéridos (método Folch).

Se comprobó que los datos obtenidos en la resonancia se correlacionaban positivamente con los de la biopsia y aun más con los del método Folch. Posteriormente, la fórmula se validó con éxito en 31 nuevos pacientes.

El estudio ha sido coordinado por los doctores Luis Bujanda, Raúl Jiménez-Agüero, José Ignacio Emparanza y Jesús Bañales, del Instituto de Investigación biodonostia y del Hospital Universitario Donostia, en colaboración con el doctor José María Añustizia del Servicio Osatek y Phiplips Cuidado de la Salud.

Fuente: www.heraldo.es