Ir al contenido

frecuencia cardíaca

La hipertensión arterial, una enfermedad asintomática

Se caracteriza por un aumento de la presión en los vasos sanguíneos. Generalmente, no provoca ningún síntoma que puede alertar al paciente. Debido a las complicaciones que acarrea, es esencial intentar prevenirla.

hipertension arterial

8 formas prevención

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar una serie de enfermedades. A pesar de los agentes causantes que no se pueden controlar como la edad, sexo y herencia, existen maneras para cambiar el estilo de vida y prevenirla.

Peso

El sobrepeso y la obesidad son factores agravantes de la hipertensión arterial. Para prevenir esta afección, calcula tu Índice de Masa Corporal (IMC) dividiendo tu peso en kilogramos por tu tamaño en metros al cuadrado. Si el resultado obtenido se encuentra entre 20 y 25, significa que tienes un peso saludable. Al contrario, cuando la cifra es mayor a 25, es esencial que empieces un régimen dietético.

Actividad Deportiva

Realizar ejercicios físicos ofrece numerosos beneficios para la salud, ya que permite controlar la presión arterial, el peso y el estrés. Por lo tanto, se recomienda efectuar una actividad deportiva de intensidad moderada durante 20 minutos 4 veces por semana. Puedes optar por caminar, nadar, trotar, subir las gradas, hacer bicicleta, entre otras. Si no has practicado deporte durante mucho tiempo, es importante empezar por ejercicios suaves e incrementar su intensidad progresivamente. No dudes en pedir consejos a tu médico.

Reduce el estrés

Existe una relación entre la ansiedad y la aparición de hipertensión arterial. Cuando estás estresado, el organismo secreta adrenalina, la cual va a incrementar la tensión en tus arterias. El estrés puntual no es peligroso, mientras que el crónico provoca daños arteriales y en el corazón. Para disminuirlo, es necesario saber los factores que lo ocasionan y así, poder alejarte de estas fuentes nocivas para tu bienestar. Asimismo, puedes tomar clases de yoga y meditación para relajarte. También es interesante realizarse masajes para sentirse menos tenso.

Alto a la sal

La sal contribuye a tener hipertensión arterial en algunas personas. Es el caso de los mayores, obesos y diabéticos principalmente. Las necesidades del cuerpo en sal se limitan a 2 gramos por día. Para mantener una presión sanguínea adecuada, es esencial equilibrar sus aportes. De esta manera, debes reducir el consumo de pan, charcuterías, quesos, comidas industriales y enlatadas. Asimismo, es importante leer las etiquetas de los alimentos para evitar consumir víveres ricos en sodio. Para incrementar el sabor de tus comidas, utiliza hierbas aromáticas y especias en vez de sal.

Disminuye el alcohol

El consumo regular de bebidas alcohólicas está relacionado con un aumento de la frecuencia cardíaca y de la incidencia de hipertensión arterial. Para proteger tu corazón e hígado, se sugiere limitar el alcohol a 7 vasos por semana como medida máxima. Esto también contribuye a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. En cuanto a las personas que padecen de otras afecciones como diabetes deben beber alcohol de manera escasa o evitarlo completamente.

No fumes

Los efectos nefastos del tabaco sobre la hipertensión arterial son importantes, ya que fumar multiplica por tres los riesgos de padecer esta afección. Además, el tabaquismo es responsable del 25 por ciento de los fallecimientos causados por una enfermedad cardiovascular. La nicotina contenida en los cigarros incrementa la presión en las arterias y la frecuencia cardíaca. Asimismo, el aumento de la tensión arterial es particularmente relevante cuando la persona fuma por la mañana. En cuanto al tabaquismo pasivo, duplica también la incidencia de sufrir hipertensión arterial.

Sin exceso de colesterol

El exceso de colesterol es nocivo para la salud en general. Juega también un rol nefasto en la hipertensión arterial, ya que fragiliza las arterias. Se preconiza adoptar una alimentación pobre en grasa y favorecer el consumo de frutas y verduras. Asimismo, intenta evitar cocinar con mantequilla o manteca. Limita también la ingesta de alimentos fritos.

Alimentación

Para prevenir la hipertensión arterial, debes tener una alimentación equilibrada y sana. Es primordial consumir frutas y verduras, ya que son ricas en potasio, el cual se opone a los efectos nocivos del sodio. Privilegia los plátanos, frutos secos y uva. Asimismo, limita las materias grasas. Los productos lácteos descremados son ricos en calcio, magnesio y potasio. Estos minerales disminuyen los impactos de la sal en el organismo. Por otro lado, es necesario beber al mínimo 1.5 litros de agua por día y reducir la cafeína, ya que aumenta la presión arterial.

El control de la presión arterial y las consecuencias de ser hipertenso

Por: Karen López Jordán

Médica – Cirujana