Ir al contenido

linfoma

Descubren indicadores previos al cáncer de sangre, esto ayudaría a la detección temprana de la enfermedad

Muchas personas son portadoras silenciosas de un “pre cáncer”, una mutación genética adquirida a lo largo de la vida que podría ponerlos en camino hacia la leucemia, el linfoma y otros padecimientos de la sangre, descubrieron científicos. El hallazgo abre nuevas fronteras a la detección temprana y posiblemente algún día prevenga este tipo de cánceres, los cuales se vuelven más comunes con la edad.

cáncer de sangre

El descubrimiento lo hicieron dos equipos de investigación internacional que trabajaron independientemente decodificando el ADN de unas 30.000 personas.

Las mutaciones genéticas eran inusuales en personas menores de 40 años, pero fueron halladas en un 10% de los mayores de 65 años y en casi 20% de los de más de 90.

Tener una de las mutaciones no destina a alguien a desarrollar cáncer en la sangre, pero sí eleva 10 veces el riesgo. También incrementa la posibilidad de un infarto cardiaco o apoplejía, y de morir de alguna de esas causas en los siguientes de cuatro a ocho años.

“Esperamos que algún día seamos capaces de usar esto como una prueba de detección e identificar a individuos que están en riesgo”, dijo un líder del estudio, el doctor Benjamin Ebert, del Hospital de la Mujer en Boston.

Sin embargo “nadie debe salir mañana a buscar estas mutaciones” porque no existe tratamiento por tener alguna y tampoco hay forma de evitar que el cáncer se desarrolle, agregó Ebert.

Los estudios serán presentados en diciembre en una conferencia de la Sociedad Estadounidense de Hematología, pero debido a su importancia fueron publicados en internet desde el miércoles por la gaceta New England Journal of Medicine. Los estudios fueron encabezados por el Instituto Broad del Instituto Tecnológico de Massachusetts y grupos afiliados con Harvard, y financiados en su mayoría por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Tan sólo en Estados Unidos, cada año se diagnostica algún cáncer sanguíneo a 140.000 personas. Todos los cánceres son causados por genes defectuosos, pero la mayoría de ellos no se heredan, sino que sufren imperfecciones durante la vida de alguien por diversas razones. Por lo general se necesitan muchas mutaciones genéticas para que una célula se vuelta tan anormal que resulte en cáncer.

Los investigadores quieren ver si pueden hallar los primeros pasos en ese proceso, la mutación inicial, y detectar un estado previo a la malignidad antes de que el cáncer se desarrolle y aparezcan los síntomas.

Los estudios también encontraron que la gente con una de las mutaciones hematológicas tenía más del doble del riesgo normal de tener infartos cardiacos y cerebrales.

“Esto fue un poco una sorpresa”, dijo el doctor Parameswaran Hari, especialista en cáncer de sangre en el Froedtert & the Medical College de Wisconsin. “No sé por qué, pero pienso que lo averiguaremos pronto”.

Fuente: www.noticias24.com

Linfoma, la importancia de generar conciencia

Es la quinta causa de muerte por cáncer del mundo, después de los tumores de pulmón, mama, colon y melanoma.

(*) Asesoró: Dr. Ernesto Crescenti (MN: 50.776). Médico, investigador y Director del “Instituto de Inmuno-oncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”. Acerca del Instituto de Inmuno Oncología Dr. Ernesto J. V. Crescenti.

¿Qué es un Linfoma?

Es un crecimiento anormal de células que se desarrollan en el sistema linfático, una amplia red –parte del sistema inmunológico- de vasos o tubos finos que conectan ciertos órganos llamados ganglios linfáticos. Estos ganglios se distribuyen en grupos por todo el cuerpo: axilas, ingles, cuello, tórax y abdomen. También hay tejido linfático en otros órganos como las amígdalas, el tubo digestivo, el bazo, el timo y la médula ósea.

Tipos de Linfoma

Existen dos tipos principales de linfoma: El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin, es el más común y su incidencia va en aumento y los demás tipos de linfoma, que se denominan linfomas no Hodgkin, que son la forma menos común de linfoma.

¿Por qué se desarrolla?

El sistema linfático transporta un líquido llamado linfa que contiene linfocitos, un tipo de glóbulos blancos de la sangre de gran importancia en el control de las infecciones y agresiones externas. Cuando los linfocitos se multiplican de modo anómalo o no mueren cuando se les ordena, pueden reunirse en los ganglios linfáticos y formar tumores llamados linfomas.

Durante el desarrollo de esta enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del sistema inmunitario (las células encargadas de la defensa del organismo).

¿Cuáles son los principales síntomas?

Cada persona puede tener diferentes síntomas y signos, que varían en cada caso. Incluso pueden no presentarse.

– Hinchazón indolora en los ganglios linfáticos de la parte superior del cuerpo, que se puede sentir en el cuello, la zona de la clavícula, axilas o ingle.

– Fiebre, especialmente por la noche.

– Sudores, escalofríos o cambios de temperatura.

– Pérdida de peso inexplicable.

– Pérdida de apetito.

– Fatiga y cansancio inusuales.

– Tos persistente.

– Disnea (falta de aire).

– Picazón persistente en todo el cuerpo sin causa aparente o sarpullido.

– Inflamación en las amígdalas.

– Dolor de cabeza.

Si tiene algún síntoma que le preocupa, consulte a su médico de inmediato. Tenga en cuenta que estos síntomas pueden ser producto de otras afecciones distintas al linfoma.

Fuente: www.asteriscos.tv

Conozca los síntomas del linfoma, un tipo de cáncer linfático

En el marco del Día Mundial del Linfoma, celebrado el pasado 15 de septiembre, el coordinador clínico de Oncología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Yucatán, Juan Pablo Brito Miranda, apuntó que es importante que la población conozca los síntomas del linfoma para que, en caso de padecerlo, acuda con su médico de manera oportuna y recibir el tratamiento más adecuado.

linfomas

Indicó que en general, los linfomas se presentan como ganglios linfáticos aumentados de tamaño, que cuando aparecen en zonas accesibles como cuello, axilas o ingle, se pueden palpar evidenciando su aumento de tamaño.

En otras ocasiones, los ganglios afectados están muy internos, como por ejemplo en el abdomen, y pueden pasar desapercibidos por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas, como fiebre o pérdida importante de peso, que obligan a realizar estudios más exhaustivos.

Brito Miranda mencionó que el linfoma es el cáncer de una parte del sistema inmunológico llamado sistema linfático. Existen muchos tipos de linfoma; un tipo se denomina enfermedad de Hodgkin, mientras que el resto se conoce como linfoma no Hodgkin.

Este último se presenta cuando un tipo de glóbulos blancos se hacen anormales; mismos que se dividen en múltiples ocasiones aumentando el número de células anormales. Éstas pueden diseminarse a casi todas las partes del cuerpo.

Este tipo de linfoma puede causar muchos síntomas, tales como ganglios linfáticos inflamados, sin dolor, en el cuello, axilas o ingle; pérdida de peso inexplicable, fiebre, sudoración nocturna, tos, debilidad y cansancio que no desaparece; así como inflamación o sensación de hinchazón abdominal.

Los linfomas indolentes tienden a crecer de forma lenta. Aun sin ningún tratamiento, los pacientes con este tipo de linfoma con frecuencia viven muchos años sin presentar problemas a causa de la enfermedad. Para algunos de estos pacientes, no se recomienda ningún tratamiento hasta que se desarrollen síntomas.

Por otro lado, el especialista del Seguro Social señaló que los linfomas agresivos crecen rápidamente, por lo que si no se lleva un tratamiento, la esperanza de vida de estos pacientes es de semanas o meses. Afortunadamente, la mayoría de los linfomas agresivos y altamente agresivos responden bien a la quimioterapia y muchos de ellos se curan.

Para finalizar, Brito Miranda apuntó que actualmente la base del tratamiento de los linfomas es la quimioterapia y la radioterapia, aunque están apareciendo otras modalidades terapéuticas prometedoras. Es muy importante realizar un diagnóstico preciso y un buen estudio de extensión de la enfermedad, que permitan tener todos los datos necesarios para decidir el tratamiento más adecuado.- (Comunicado No. 5439-14)

Fuente: http://yucatan.com.mx/