Ir al contenido

neurocirugía

Parkinson y la Neurocirugía

Dr. Jorge Efraín Salazar Ceballos

párkinsonLas manifestaciones motoras de la enfermedad de Parkinson suelen mejorar de forma importante con un diagnóstico preciso y tratamiento farmacológico oportuno. Estas incluyen el temblor de reposo, rigidez y la bracinesia (lentitud de movimientos) además de trastornos de la postura y la marcha.

La mayoría de los pacientes mantienen una respuesta benéfica al tratamiento con levodopa, los primeros 3 a 5 años de manejo. Después de ese tiempo, el efecto terapéutico puede ser variable y empezar a disminuir, apareciendo variaciones o fluctuaciones motoras; algunas de ellas relacionadas con la ingesta de levodopa, y otras sin que exista aparente relación. La más común de estas fluctuaciones es el deterioro del fin de la dosis (“wearing off”), en la que existe una disminución en la duración del efecto, que puede mejorar ajustando el intervalo de la dosis manteniendo la dosis total de levodopa al día.

Otra molestia para los pacientes puede ser la aparición de discinesias, que consisten en movimiento coreicos (involuntarios danzantes) que suelen afectar las extremidades, la cara y el tronco. Estas pueden presentarse dos horas después de la dosis, y pueden corregirse disminuyendo la misma.

La levodopa, a pesar de ser eficaz y ser considerada como el tratamiento disponible más potente para la enfermedad, invariablemente producirá efectos a largo plazo que dificultan el manejo médico. La polifarmacia puede ser un arma de dos filos para los adultos mayores, es frecuente que los pacientes llegan a su médico con una encrucijada terapéutica: requieren más dosis y más medicamentos, por lo que pueden presentar más efectos secundarios. Todo lo anterior nos obliga a tener alternativas, entre ellas destacan distintos procedimientos quirúrgicos, como procedimientos lesionales de ciertas estructuras cerebrales (palidotomía, talamotomía) o la neuromodulación a través de la colocación de electrodos cerebrales. Los avances en la neurocirugía, estudios de neuroimagen y estudios clínicos nos permiten ofrecerle a un grupo de pacientes opciones que puedan mejorar algunos de los síntomas que acompañan a la enfermedad.

La cirugía, como la estimulación cerebral profunda, es una alternativa terapéutica eficaz en un grupo seleccionado de pacientes. Es importante señalar que no todos los signos y síntomas de la enfermedad mejorarán con la cirugía, como por ejemplo, trastornos del lenguaje o del sueño, por mencionar algunos. En términos generales, la cirugía mejorará los síntomas que mejoren con la levodopa. Sólo se debe indicar entre un 10-15% de los pacientes, y los criterios suelen ser estrictos.

Entre algunos de los criterios de exclusión están: la aparición de demencia, uso de alcohol y drogas, ser portador de parkinson atípico, entre otros. Habitualmente el paciente es revisado primero por un equipo multidisciplinario de especialistas a fin de seleccionar a los pacientes candidatos a cirugía. Más del 30% de la falla quirúrgica se debe a la mala selección de los pacientes.

Fuente: http://yucatan.com.mx/

Neuralgia del trigémino

cerebro

La neuralgia del trigémino es un trastorno nervioso que causa dolor punzante o de tipo eléctrico en partes de la cara. Esta enfermedad es conocida como tic doloroso y suele causar dolor facial intenso e intermitente. Conoce más sobre esta afección a continuación.

Esta es una enfermedad conocida como tic doloroso y dolor facial. Se manifiesta por un dolor crónico en el área del rostro y afecta al trigémino, que es un nervio que lleva las sensaciones de tacto y dolor desde la cara, los ojos, los senos paranasales y la boca hasta el cerebro. Es un nervio sensitivo con un componente motor y aparece como un dolor intenso, lancinante y es unilateral. Frecuentemente es confundido con un fuerte dolor de muelas o dolor de cara, afirmó William Arias Sifontes, neurólogo del Instituto de Neurociencias del Hospital de Diagnóstico.

Usualmente, esta afección aparece en la quinta década de la vida y es más frecuente en mujeres. Tiene causas primarias y secundarias.

En primera instancia están las que se desprenden de la teoría vascular y neuronal. Sin embargo, hay una forma de neuralgia que es idiopática, en la que no se sabe por qué se origina. Con respecto a las causas secundarias están los traumatismos por accidente, originados por infecciones, traumas molares y descomposición de la mordida. También está la que se encuentra a nivel cerebral, específicamente en el ángulo pontocerebeloso, que puede comprimir el nervio y producir el dolor.

Cuando el paciente está joven y presenta esta afección se asocia a patologías como la esclerosis múltiple, que es un padecimiento neurológico. En cuanto al diagnóstico, el doctor Arias explicó que primero se debe hacer un estudio de la parte clínica, en donde se identifican los síntomas, que son el dolor lancinante o quemante en la cara del paciente.

Esto se conoce como dolor que tiene puntos gatillos; por ejemplo, al tomar agua fría o caliente y al tocarse se desencadenan dolores intensos o descargas. Se pueden presentar alrededor de 20, 30, hasta 100 descargas en un día, y puede durar segundos o minutos. A su vez, esto puede afectar pequeñas áreas del rostro y, aunque el nervio es sensitivo, produce una sensación en la que se duerme la parte del rostro. Por un tiempo, el paciente puede pasar asintomático y después presentar síntomas.

Estos empeoran con algunos alimentos ácidos, los cambios de clima y el tacto local de la zona. También hay un síntoma que se llama alodinia, un dolor que aparece después de un estímulo que no debería causar dolor.

“Nosotros como neurólogos, cuando vemos esos síntomas, en general estudiamos al paciente para hacer el diagnóstico, un estudio diferencial; ver si el paciente tiene una de las neuralgias: primaria o ideopática”, expresó el especialista. Cuando se sospecha que la enfermedad es por otras razones, se indica una radiografía, para ver si hay algún problema en la mordida o trauma maxilar. También se hacen otros estudios para identificar si hay algún tumor o descartar otras patologías de por medio y así se dispone a realizar una tomografía, resonancia magnética y potenciales evocados.

Entonces, depende de las características del paciente y de la intensidad del dolor para sugerir el tratamiento médico con fármacos (neuromoduladores, antidepresivos y analgésicos). Cabe destacar que dentro del diagnóstico los odontólogos y maxilofaciales reciben estos casos, ya que ven la parte mandibular y maxilar. Desde luego, su función también es remitir al paciente a un neurólogo. Según el sitio web Neuros.net, se considera la posibilidad del tratamiento quirúrgico cuando ya no es efectivo el tratamiento con medicamentos  o cuando el control del dolor es insuficiente. En el siguiente recuadro se explican los tres tipos de tratamientos quirúrgicos que existen.

Tratamientos de la neuralgia del trigémino

El doctor Eduardo Lobos, neurocirujano y director del Centro Internacional de Cáncer, explicó los tres tipos de tratamientos quirúrgicos para esta afección.

Percutáneo

En este tipo de tratamiento se utiliza una aguja que se introduce por medio de la cara, hasta llegar al ganglio del nervio trigémino. Allí se inyecta gliserol y se quema para dañarlo utilizando radiofrecuencia.

Microdescompresión

En este tipo de tratamiento se procede atrás de la oreja para abrir el cráneo y así llegar al nervio para mover un vaso sanguíneo.

Radiocirugía de neuralgia del trigémino

Se trata de una técnica avanzada, no invasiva, que concentra altas dosis de radiación y las focaliza de manera muy exacta sobre la raíz nerviosa del trigémino afectado en su porción intracerebral, sin la necesidad de abrir (operar), sin uso de anestesia, sin dolor y de manera ambulatoria. Las ventajas de la radiocirugía para tratar neuralgia del trigémino son: no es invasiva, no requiere de ningún tipo de preparación especial y se puede practicar en pacientes con otras enfermedades de manera totalmente segura. Es libre de dolor, no requiere el uso de anestesia y no representa ningún tipo de consecuencia que genere molestia al paciente después de la aplicación. Es totalmente ambulatoria y el proceso de tratamiento dura en su totalidad aproximadamente unas tres o cuatro horas. De esta manera, el paciente puede regresar a sus actividades normales el siguiente día.

Fuente: http://www.laprensagrafica.com/

 

 

 

Cirugía Sin Bisturí: Gamma Knife Es Un Tratamiento No Invasivo En Lesiones Cerebrales

 

 

La radiocirugía esteotáctica con Gamma Knife o cirugía sin cortes,  es una técnica neuroquirúrgica desarrollada para tratar tumores y anomalías del cerebro mediante el uso de radiación. Esta práctica la realiza Salvador Somaza en el Centro Diagnostico Docente Las Mercedes (CDD). Es considerada como una radiación de precisión y exactitud utilizando los rayos  gamma con un margen de error de 0,2 milímetros, que actúa de forma no invasiva y con resultados favorables para pacientes con tumores malignos y benignos y patologías funcionales cerebrales.

En comparación con la cirugía tradicional, la cirugía sin bisturí es un procedimiento no quirúrgico que aplica dosis de radiación según el tamaño del tumor. Este tratamiento es posible gracias al desarrollo de la tecnología de radiación como el Gamma Knife.

El Gamma Knife es un aparato que se utiliza para aplicar radiación con rayos gamma que son fotones de cobalto, en una sola sesión. Dichos fotones son exactos debido a que no hay partes móviles. Por otro lado,  el paciente no ve los rayos, ni los siente. Estos son “silentes” y tienen  la finalidad de frenar, disminuir o destruir el tumor. No causa ningún tipo de herida ni dolor en el cerebro del paciente. Debido a que no hay aperturas, como ocurre tradicionalmente,  no hay sangramiento ni infección, así como tampoco anestesia general ni cuidados intensivos.

¿Qué tumores trata el Gamma Knife?

Salvador Somaza, médico neurocirujano y radiocirujano del Centro Diagnóstico Docente, CDD  Las Mercedes  explica que el Gamma Knife es especialmente aplicable a pacientes que no pueden someterse a cirugía invasiva.  Permite tratar  malformaciones arteriovenosas cerebrales y tumores  en aéreas difíciles consideradas críticas, de difícil acceso con cirugía convencional.  Los tumores pueden ser benignos (neurinoma del acústico, meningiomas y tumores hipofisarios, entre otros)  y malignos (metástasis y gliomas).  También los trastornos conocidos como funcionales (neuralgia del trigémino, depresión mayor y cefalea de Horton). La neuralgia del trigémino, por ejemplo, es causada por  la irritación del nervio trigémino, lo cual produce un dolor en la cara,  como una especie de corrientazo muy intenso, que puede durar varios segundos, pero es tan fuerte que mucha gente pierde el control y no resiste el dolor.

Somaza, indica que primero se evalúa al paciente en forma integral con un interrogatorio completo, el examen físico y la evaluación de los estudios de neuroimagenes (tomografía computada y resonancia magnética son las más usadas). En el caso de tumores malignos,  el índice de funcionalidad conocido como Índice de Karnosfki permite evaluar el estado de funcionalidad del paciente que le permite realizar las actividades de la vida diaria.  En el caso de las metástasis (tumores que se alojan en el cerebro y que vienen de otros tumores localizados en otras partes del cuerpo) es importante  determinar cuál es el  tumor primario, como por ejemplo,  un cáncer de pulmón. Las lesiones metastásicas en el cerebro se tratan exitosamente usando radiocirugía  con Gamma Knife. Es importante que el paciente esté controlado por un especialista, a fin de determinar si es candidato para someterse a la cirugía sin bisturí.

Ventajas que ofrece

El Gamma Knife tiene como ventajas que es una cirugía sin cortes, descarta posibles hemorragias, el paciente regresa a sus actividades de manera rápida, la probabilidad de sus efectos secundarios es muy baja, reduce los costos hospitalarios y su procedimiento es ambulatorio.

Somaza, especialista del CDD Las Mercedes, afirma que el tratamiento con Gamma Knife permite alcanzar lesiones muy profundas en el cerebro, y que debido a su  ubicación son difíciles de realizar con una cirugía convencional.

¿Por qué usar radiocirugía esteotáctica?

El Gamma Knife es un tratamiento disponible en todo el mundo. Son muchos los pacientes con tumores malignos y benignos que han sido tratados de forma exitosa. Estos resultados se pueden verificar en las diversas publicaciones que respaldan la garantía de este tratamiento.

Fuente: http://runrun.es/