Ir al contenido

OMS

OMS afirma que el cáncer no se debe a la “mala suerte”

La gran mayoría de los tipos de cáncer no se debe a la mala suerte, afirmó la agencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encargada de la investigación sobre esa enfermedad.

OMS

Esta declaración responde al artículo científico publicado este mes en la revista Science cuyas conclusiones aseveran que los factores ambientales y el estilo de vida causan menos de un tercio de las variedades de cáncer.

Los expertos de la OMS subrayaron que la investigación presenta numerosas limitaciones de metodología, además de que contradice la extensa evidencia epidemiológica existente que demuestra la relación entre los elementos ambientales y hábitos de vida y los tipos más comunes de cáncer.

Según los autores de ese estudio ampliamente difundido, las mutaciones aleatorias de las células – a las que califican como “mala suerte” – son las principales causales del cáncer, más que los factores hereditarios o externos.

Por lo mismo, argumentan que se debe dar mayor atención a la detección temprana de la enfermedad que a su prevención.
“Concluir que la mala suerte es la principal causa de cáncer podría confundir y quitar valor a los esfuerzos por identificar las causas de la enfermedad y por prevenirla eficientemente”, advirtió el doctor Christopher Wild, director de la agencia de la OMS.

Añadió que si bien existe un elemento de suerte para que un individuo desarrolle cierto tipo de cáncer, éste es mínimo comparado con los riesgos externos que pueden favorecer la aparición de la enfermedad.

Fuente: www.cinu.mx

¿Ha aumentado el cáncer?

Expertos reunidos en un congreso de oncología en Madrid respondieron a SEMANA uno de los interrogantes que más atormentan a las personas sobre este enemigo silencioso.

cáncer

Casi todos viven  hoy de una u otra forma con el cáncer, ya sea porque se los han diagnosticado o un pariente o amigo lo padece. Esa familiaridad con dicho mal ha hecho pensar a muchos que se trata de una epidemia y que algo en el ambiente lo está disparando. Para la mayoría de los oncólogos esa apreciación no es errada.  Según Andrés Cervantes, miembro de la Sociedad Europea de Oncología Médica, el cáncer es una de las causas principales de muerte en el mundo “y  esperamos que aumente significativamente en personas mayores de 65 años”, dijo a SEMANA durante el congreso ESMO 2014 que se llevó a cabo en Madrid. Además se ven más casos en rangos de edad menores. “Vemos más pacientes de cáncer de mama de 27 años y el cáncer de colon, que era de viejos, en personas de 33 años”, dice Carlos Ortiz, oncólogo de la Clínica del Country, de Bogotá.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, advirtió en un informe que publicó en febrero que el número de casos de cáncer aumentará 70 por ciento en 2035 cuando pase de 14 a 24 millones.  Esto se debe no solo al aumento de la población sino al hecho de que hoy la gente vive más y el cáncer es una enfermedad asociada a la edad.

Se ha dicho que las radiaciones electromagnéticas de los celulares y otros equipos electrónicos generan riesgo de cáncer. Otros estudios han determinado una incidencia de este mal del doble y hasta el triple en personas que viven en zonas cercanas a una exploración minera, pero “hasta ahora son teorías”, dice Ortiz. Los factores comprobados que influyen son la dieta, el tabaquismo y el sedentarismo. El informe de la OMS señala que 30 por ciento de los tumores se podrían prevenir solo con cambios en el estilo de vida. Un estudio demostró, por ejemplo, que el ejercicio tiene el mismo impacto en el cáncer de colon que la quimioterapia.

Lo preocupante es que casi la mitad de la gente no sabe que estos factores predisponen al cáncer y cuando preguntan por prevención buscan respuestas mágicas. “Quieren oír que lo mejor es comer, por decir algo, pera o mangostino,  pero las recomendaciones son más generales: dieta balanceada, reducir el consumo de grasas y azúcares, hacer ejercicio diario durante 20 minutos”, dice Carlos Vargas, oncólogo de la Fundación Santa fe de Bogotá.

Solo 10 por ciento de los tumores tienen una causa genética hereditaria “por lo tanto la gente debe dejar de pensar que tener cáncer es como una lotería, y empezar a hacer cambios en su estilo de vida”, señala Amanda McLean, del World Cancer Research Fund.

Aunque las cifras globales de cáncer aumentarán, cada tumor tendrá un futuro según las circunstancias que lo predisponen.  Por ejemplo, los que dependen de infecciones, como el cáncer de cuello uterino, causado por el virus del VPH, aumentarán en regiones pobres. Sin embargo, con el descubrimiento de la vacuna se espera tener una disminución en 20 a 30 años. “Las acciones en cáncer se ven a largo plazo”, dice Cervantes. “Así se vio con la vacunación contra la hepatitis B, que ha ayudado a disminuir la incidencia de cáncer hepático en los últimos 30 años”.

No pasa lo mismo con el cáncer de piel, que está en aumento en Estados Unidos. Según Jeffrey Weber, experto en melanoma del Moffitt Cancer Center, este tumor está relacionado con los rayos ultravioleta y “esta es una sociedad que tiene más tiempo libre, que busca el sol y no toma las precauciones para protegerse”, dice.

La incidencia de cáncer de mama ha bajado porque se ha descubierto que las terapias de suplencia hormonal durante la menopausia generan riesgo y “esa  práctica se dejó de hacer”, dice Hernán Carranza, oncólogo de la Clínica del Country. También hay más campañas para detectar tempranamente el cáncer. “Por eso a pesar de que hay más enfermedad también hay más casos curados porque se identifican a tiempo”, añade.

Hoy existen mejores tratamientos para el cáncer avanzado. En el evento se dio a conocer un estudio que involucra una nueva terapia para cáncer de seno metastásico HER 2 positivo, un subtipo agresivo de tumor.  Los expertos lo calificaron de asombroso porque el beneficio demostrado no tiene precedentes. Las pacientes estudiadas fueron tratadas con una combinación de pertuzumab y trastuzumab, dos medicamentos que regulan la actividad de la proteína HER2. Al darlas en asocio con una quimioterapia llamada docetaxel se vio una sobrevida global de 15,7 meses más que con la terapia convencional. Esto es importante porque “algunos medicamentos solo retrasan la progresión de la enfermedad, otros solo incrementan la supervivencia global cinco meses, pero 15,7 es realmente sorprendente”, dice Mariana Chávez McGregor, oncóloga del MD Anderson.

También se vieron avances en terapias inmunológicas, un área de investigación muy activa por estos días pues se han encontrado maneras de estimular este ejército natural para combatir el cáncer.  Un estudio realizado por Weber mostró que en pacientes con melanoma avanzado, que tienen opciones limitadas de tratamiento, ofrecerles el anticuerpo monoclonal nivolumab mejora las tasas de respuesta y por más tiempo que la quimioterapia estándar.  “Aún no podemos prescindir de la quimioterapia pero este estudio la pone más cerca al ataúd”, dice el experto.

El aspecto inmune cobra importancia porque el cáncer tiene mecanismos para ocultarse y se ha logrado ponerlos al descubierto. También se han ideado vías para soltar los frenos del sistema inmune para que lo ataque de manera más eficaz. Los estudios empezaron en melanoma, una patología muy maligna, “pero hoy vemos que se puede utilizar en otros tumores”, agrega Ortiz.

A pesar de los avances, la lucha contra el cáncer resultó ser más complicada de lo que se pensaba.  Hoy se sabe que no es una enfermedad sino muchas, cada una  tan diversa como la otra. Y no solo eso: en cada órgano hay subtipos de cáncer totalmente diferentes unos de otros. “Eso hace que cada paciente sea único”, dice Gerard Evan, biólogo de la Universidad de Cambridge, y que su tratamiento deba ser más personalizado.

Además de eso el cáncer tiene una gran capacidad de evolucionar y volverse resistente al tratamiento porque encuentra vías alternas para sobrevivir.  Mientras más avanzados los tumores son más heterogéneos, es decir “que en el mismo hay células que responden a un medicamento pero otras que no”, dice Vargas.

Esa complejidad ha hecho que  los tratamientos en cáncer hayan cambiado en una manera evolutiva pero no revolucionaria. “Cuando empecé en esto, en cáncer de colon la sobrevida promedio era de nueve meses y ahora es de 30. Fue pasando de 9 a 15 y así poco a poco hasta llegar a 30”, dice Weber.

El cáncer supone un reto para países como Colombia donde todavía la pobreza, la falta de educación y las barreras para acceder al sistema de salud son factores carcinogénicos. Según la oncóloga Sandra Franco, “aún muchos pacientes llegan con cáncer de seno avanzado porque entre el diagnóstico y el tratamiento pasan hasta seis meses”.

Para que todos los pacientes se beneficien de los avances se requiere además que el Invima apruebe las nuevas terapias, pero eso no sucede hoy. “Hay medicamentos cuya efectividad ha sido probada científicamente pero aquí no tienen registro. En cáncer de pulmón, por ejemplo, estamos atrasados tres años con respecto al mundo”, señala Carranza. Todo esto muestra que el desafío a futuro es inmenso y que solo con campañas preventivas y un sistema coordinado y ágil de atención, se podrá controlar esa amenaza silenciosa.

Fuente: www.semana.com

Guerra a la bacteria H. Pylori para prevenir el cáncer de estómago

Esta bacteria es la principal causa del tumor pero puede ser tratada con antibióticos

helicobacter-pylori

Erradicar la bacteria del Helicobacter pylori podría evitar un gran número de los casos de cáncer de estómago, de acuerdo con un informe que acaba de hacer público la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC), perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso esta organización solicita a las autoridades sanitarias de los países con alta tasa de este tumor que lo incluyan en sus programas nacionales de control del cáncer y que asignen más recursos a su control.

En 2012 se diagnosticaron más de 1 millón de casos de cáncer de estómago en todo el mundo. La mayoría de los casos se detectan en Asia –la mitad en China-, pero también hay una incidencia elevada en América Latina y en el este de Europa. Es la tercera causa de muerte por cáncer: 723.000 fallecieron por esta causa en 2012.

Además, debido a que el cáncer de estómago generalmente se diagnostica en etapas avanzadas sus tasas de supervivencia suelen ser bajas. «Sabemos que la principal causa de la enfermedad es una bacteria que puede ser tratada con antibióticos. La evaluación y el tratamiento de los grupos de alto riesgo de infección por H. pylori resulta clave en la reducción de la tasa del cáncer», ha señalado Rolando Herrero, de la IARC.

Carcinogénica

Esta bacteria está clasificada como carcinogénica para los humanos y se cree que es causa del 80% de todos los cánceres de estómago. Algunos estudios ha demostrado que el tratamiento con antibióticos previene un número significativo de estos tumores, pero existen dudas sobre el impacto en la población de la implantación de programas de prevención del cáncer basados en tratamiento antibiótico.

Desde la IARC se proponen programas de detección del H. Pylori para reducir la incidencia de este cáncer. Según Christopher Wild, director del IARC, «a no ser que se establezcan medidas de control eficaces, seguirá habiendo miles de muertes innecesarias cada año. Los programas de detección y tratamiento de H. pylori son una prioridad».

Fuente: www.abc.es/salud

Nuevo avance científico contra el cáncer

LONDRES, 27 (ANSA) – Un equipo de científicos británicos descubrió que excluir una molécula de los vasos sanguíneos cancerígenos ayuda en gran medida a aumentar la efectividad de los tratamientos contra el cáncer, según un estudio dado a conocer hoy.

avance contra el cáncer    Los expertos del Instituto Barts contra el Cáncer, perteneciente a la Universidad Queen Mary de Londres, descubrieron que la molécula que ayuda a reparar el cuerpo luego de la quimioterapia o radioterapia, una proteína conocida como la quinasa de adhesión focal (FAK), ayuda también a proteger las células cancerosas de los tratamientos.

    El estudio financiado por la entidad benéfica Cancer Research UK concluyó que al quitarse la proteína FAK de los vasos sanguíneos que crecen en los melanomas o en los cánceres de pulmón, tanto la quimioterapia como las terapias de radiación eran mucho más efectivas a la hora de erradicar los tumores.

    Los investigadores también estudiaron muestras tomadas de pacientes con linfomas.

    Según el estudio, que fue publicado en la revista científica Nature, aquellos pacientes con bajos niveles de la proteína FAK en sus vasos sanguíneos tenían más chances de completar con éxito tratamientos contra el cáncer.

    El hallazgo sugiere que la creación de drogas y medicamentos para eliminar la proteína FAK en vasos sanguíneos cancerígenos mejoraría en gran medida y ayudaría a prevenir una remisión del cáncer.

    Bernardo Tavora, autor jefe de la investigación, declaró que el estudio demuestra que la efectividad de los tratamientos contra el cáncer “está relacionada a nuestro cuerpo tratando erróneamente de proteger al cáncer de los efectos de muerte de células por parte de la radioterapia y la quimioterapia”.

    “Aunque retirar la proteína FAK de los vasos sanguíneos no destruye por sí solo al cáncer, sí puede retirar la barrera que utiliza el cáncer para protegerse de los tratamientos”, agregó.

    En ese sentido, Kat Arney, jefa de comunicaciones de Cancer Research UK, afirmó que el estudio británico “es muy prometedor”.

    “Ha logrado descubrir cómo las células sanas de los vasos sanguíneos protegen de tratamientos contra el cáncer”, dijo la experta. “Este estudio sólo se llevó a cabo en ratones, pero genera esperanzas reales para poder mejorar la efectividad de la medicina contra el cáncer y sensibilizar los cánceres con las drogas que contamos”, agregó.

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial, con al menos 8,2 millones de decesos por esa enfermedad registrados en 2012.

    De acuerdo a la entidad, los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.

    Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer se deben a cinco factores de riesgo por comportamiento y alimentarios (índice de masa corporal elevado, consumo insuficiente de frutas y verduras, falta de actividad física y consumo de tabaco y alcohol) y, por lo tanto, pueden prevenirse.

    El cáncer comienza con la transformación de una sola célula, que puede tener su origen en agentes externos y en factores genéticos heredados.

    La OMS estima que el 70% de todas las muertes por cáncer registradas en 2012 se produjeron en en Africa, Asia, América Central y Sudamérica, y prevé que los casos anuales de cáncer aumentarán de 14 millones en 2012 a 22 millones en las próximas dos décadas.

LBO-FM/MRZ

Fuente: http://www.ansa.it/

 

Un implante subcutáneo similar al anticonceptivo combate la malaria

  • El prototipo libera un insecticida que mata a los mosquitos que pican al portador
  • El proyecto Malaria Mission necesita fondos para continuar el desarrollo

Un pequeño dispositivo de 2 milímetros de diámetro que se inserta debajo de la piel del brazo es la última idea para combatir la malaria. El desarrollo de este implante, similar a los anticonceptivos, es trabajo de Malaria Mission, una iniciativa del grupo de investigación Salud Tropical de la Universidad de Navarra y la Clínica de Navarra. Se compone de un pequeño implante de silicona que libera un insecticida con lo que mata a los mosquitos que pican a su portador. La iniciativa, aún en fase de experimentación, busca 15.000 euros de financiación a través de una campaña de crowfunding. Lo ha desarrollado Carlos Chaccour, coordinador de Malaria Mission, con una idea que comenzó a madurar de sus viajes a zonas afectadas por la malaria de Colombia, Venezuela y Brasil que bordean Amazonas.

Chaccour es especializado en medicina tropical de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical (LSHTM, por sus siglas en inglés), que pertenece a la Universidad de Londres. En el claustro universitario este conoció a la investigadora Julie Chaccour, su actual esposa y otra de las integrantes del grupo de su trabajo. El implante contiene ivermectina, una medicina “segura y muy utilizada” en el trópico para controlar diversas enfermedades parasitarias, que se libera de forma prolongada en el portador y hace que los mosquitos mueran al picarle. “El objetivo de esta técnica clínica es matar a aquellos mosquitos anófeles, que son los que transmiten el parásito que causa la malaria”, comenta el médico Chaccour por teléfono desde Navarra.

Viajes y calentamiento propagan las enfermedades transmitidas por insectos

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) 200 millones de personas enferman de malaria cada año (cuatro veces la población de España) y mueren por la misma causa cerca de 700.000 (el 75% de los habitantes de Barcelona).

La ivermectina es un tipo de medicamento usado por los profesionales de la medicina desde hace 25 años para combatir a otras enfermedades como la oncocercosis —más conocida como la ceguera del río—. Se trata de “un parásito que vive bajo la piel y produce otros parásitos más pequeños que se pueden meter al ojo y ahí deja a la gente ciega. En nuestra investigación nos hemos dado cuenta que si la ingieres no solo te evita la ceguera, sino que hasta se mueren los piojos. Entonces ahí fue cuando pensé que si esto mata a bichos que chupan sangre por qué no a mosquitos. Entonces había muy poca investigación al respecto y fue allí cuando decimos montar el estudio en Londres en 2008”, explica Chaccour.

Según relata el investigador, en aquella etapa del trabajo “logró que el 80% de los mosquitos murieran tres días después de haber picado una persona que había ingerido la ivermectina”. Pero “aunque la droga era efectiva su efecto era de corta duración. Descubrimos que era una cosa interesante para la malaria aunque como duraba tan poco tiempo en la sangre resultaba poco práctico porque para lograr su efecto tendrías que ingerir dicho medicamento hasta tres veces por semana. Entonces hemos estado buscando formas para hacer que su efecto sea más prolongado y lo que se nos ocurrió fue idear esta barrita de silicona que se pudiera meter bajo la piel”.

Se trata de una barrita —cuyo aspecto es parecido al de una cerilla— cuyo proceso de aplicación es similar a la utilizada para poner implantes de anticonceptivos. “Nosotros hemos usado la misma tecnología que se usa en los tratamientos hormonales. Ahora estamos en fase preclínica”, argumenta Chaccour, quien asegura además que cuando el implante esté listo para ser usado podrá ser utilizado por personas mayores de cinco años.

Fuente: http://sociedad.elpais.com/