Ir al contenido

osteoporosis

Estar satisfecha le hace bien a tus huesos

Las mujeres con mayor bienestar en su vida tienen menos riesgo de osteoporosis.

oteoporosis

La satisfacción se evaluó mediante cuatro preguntas relativas a: el interés y la facilidad de la vida, la felicidad y la soledad. / Créditos: iStock by Getty Images

Las mujeres de entre 60 y 70 años de edad que están satisfechas con su vida tienen una mayor densidad ósea y tienen menor riesgo de sufrir de osteoporosis que sus semejantes no tan satisfechas, según un reciente estudio realizado por la Universidad del Este de Finlandia.

La osteoporosis es una enfermedad común, que conduce fácilmente a la fractura del hueso; las fracturas de la cadera, en particular, pueden tener graves consecuencias. La densidad ósea baja a medida que la gente envejece; sin embargo, para las mujeres, la menopausia constituye un factor de riesgo significativo. Otros factores de riesgo de osteoporosis incluyen los bajos niveles de actividad física, la composición corporal, el tabaquismo, la baja ingesta de calcio y vitamina D, así como algunos medicamentos y condiciones médicas.

Por ejemplo, el estrés a largo plazo asociada con la depresión puede tener efectos perjudiciales sobre el metabolismo y, en consecuencia, en la salud ósea. El comportamiento de la salud de una persona deprimida también puede aumentar el riesgo de osteoporosis, sobre todo si la persona además fuma y se ejercita poco.

El bienestar subjetivo es un amplio indicador de la salud mental y la depresión, en particular, y en el estudio ahora publicado, la satisfacción con la vida se utilizó para medir el bienestar subjetivo. El objetivo era averiguar si la satisfacción también se asocia con la salud ósea.

Los datos se obtuvieron del Estudio Factor de Riesgo y Prevención de Osteoporosis Kuopio (OSTPRE), que ha estado investigando los efectos de diversos factores de riesgo y de protección en las fracturas óseas y densidad ósea desde 1989.

Los participantes en el estudio respondieron a las encuestas por correo y participaron en las mediciones de la densidad de los huesos. El presente sub-estudio incluyó a 2,167 mujeres que se sometieron a mediciones de la densidad ósea en 1999, y de estas mujeres, 1,147 tomó parte en mediciones de seguimiento diez años más tarde, en 2009. La satisfacción se evaluó mediante cuatro preguntas relativas a los participantes en el estudio “el interés y la facilidad de la vida, la felicidad y la soledad”. Sobre la base de las respuestas, los participantes del estudio fueron divididos en tres grupos: los satisfechos, el grupo intermedio, y el insatisfecho. El estudio se centró en los posibles efectos de la depresión y otros factores en la salud ósea.

Durante los 10 años de seguimiento, la densidad ósea de todos los participantes en el estudio se debilitó por un promedio de 4%; sin embargo, la diferencia entre el satisfecho y el insatisfecho fue de 52%.

Los cambios en la satisfacción con la vida durante 10 años de seguimiento también afectaron la densidad ósea. Las personas con insatisfacción, mostraron un deterioro de los huesos del 85%, en comparación con las personas cuya satisfacción de vida mejoró.

Por lo tanto, la satisfacción con la vida es un recurso importante y un indicador de bienestar. La satisfacción con la vida se ha relacionado con la salud, y la insatisfacción es un predictor de incapacidad para el trabajo, enfermedades y mortalidad. Según este estudio, también se asocia con la salud de los huesos, cuando la buena satisfacción con la vida disminuye la osteoporosis es inducida por la edad. Los investigadores del estudio dicen que la promoción de la buena satisfacción y buen humor en los ancianos es tan importante como la promoción de estilos de vida saludables. Los factores individuales también tienen efectos beneficiosos sobre la salud de los huesos.

Fuente: www.quo.mx/noticias

Mínima invasión, máximo éxito en cirugía vertebral

cirugía mínima invasión

La cirugía mínimamente invasiva para abordar las patologías de la columna vertebral reduce las complicaciones (incluidas las pulmonares, digestivas y urinarias) y el riesgo de infecciones y trombosis venosa, y produce menos inestabilidad; elude la necesidad de transfusiones quirúrgicas y disminuye el dolor postoperatorio y el tiempo de recuperación del paciente. Estas son las ventajas enumeradas a Diario Médico por Francisco Villarejo, que ha dirigido el XII Simposio Internacional sobre Patología de la Columna Vertebral.

Para el neurocirujano, director de la Unidad de Neurocirugía de la Clínica La Luz (Madrid), la microcirugía y la mínima invasión son ineludibles en el tratamiento quirúrgico actual de las patologías de la columna vertebral, incluidas la hernia discal lumbar y cervical, la estenosis de canal lumbar, así como infecciones y tumores.

Las técnicas de mínima invasión se asocian con menos complicaciones, reducen el riesgo de infección y el dolor, y el tiempo de ingreso postoperatorio

El dolor de espalda es una afección muy común. El lumbar es uno de los motivos de consulta más frecuente en atención primaria; en el 10 por ciento de los pacientes puede llegar a cronificarse.

En el simposio se han presentado los resultados de una serie de 300 pacientes con estenosis intervenidos por el grupo de Villarejo, a los que se ha colocado el implante espaciador interespinoso Coflex, que acaba de aprobarse por la agencia reguladora estadounidense FDA. “Los resultados son excelentes. El 80 por ciento de los pacientes caminan mejor y presentan un elevado índice de satisfacción. Un 90 por ciento experimentan mejoría de diversos síntomas, incluidos dolor en espalda y pierna, y las alteraciones miccionales”. Las prótesis se colocaron en intervenciones cortas, de unos 45 minutos de duración, con una estancia hospitalaria posquirúrgica de 24 a 48 horas.

Osteoporosis

Tambien se han presentado novedades quirúrgicas en las patologías vertebrales asociadas a la osteoporosis. Se estima que el 25 por ciento de las mujeres de entre 70 y 79 años sufren fracturas de compresión vertebral, cifra que asciende al 50 por ciento en aquéllas que superan los 80 años.

El dolor causado por fracturas vertebrales osteoporóticas puede solucionarse con elastoplastia, en la que se inyecta un tipo de silicona flexible y elástica

Las pacientes con dolor causado por fracturas vertebrales osteoporóticas son candidatas al tratamiento con vertebroplastia y cifoplastia, basadas en la introducción de cemento óseo en la vértebra fracturada. No obstante, el uso de este material puede presentar como inconvenientes su gran rigidez, lo que a la larga eleva el riesgo de nuevas fracturas en las vértebras.

En los últimos años se han realizado grandes esfuerzos en la búsqueda de nuevos cementos óseos más elásticos y flexibles, que han dado origen a una nueva técnica quirúrgica denominada elastoplastia, según ha apuntado Marcelo Budke, especialista de la Clínica La Luz. Consiste en una cirugía de vertebroplastia o de cifoplastia que utiliza como relleno de las vértebras fracturadas un tipo de silicona flexible y elástica. Este procedimiento estabiliza la vértebra fracturada y evita la aparición de nuevas fracturas en las vértebras adyacentes. El equipo de Villarejo ha empleado esta nueva técnica ya en 40 casos, en los que ha comprobado la rapidez de la intervención y de la recuperación de las pacientes.

Tratamiento de los tumores

Los tumores de la columna vertebral también han ocupado parte del programa científico del simposio sobre Patología de Columna Vertebral. El neurocirujano Francisco Villarejo considera que en el abordaje de estas lesiones malignas resulta imprescindible contar con microscopio, aspirador ultrasónico, técnicas de coagulación bipolar (la monopolar se asocia a una mayor aparición de fibrosis) y estudios en el quirófano de registro de potenciales evocados.

Fuente: www.atencionprimariasalud.es

 

VENEZUELA: 80% de mujeres tiene osteoporosis sin saberlo

1 de cada 3 mujeres mayores de 50 años padece de osteoporosis pero 80%  de las afectadas desconoce padecer la enfermedad.

osteoporosisFelipe Becerra, reumatólogo del Hospital Edgardo Rebagliati de EsSalud , precisó que este desconocimiento se debe principalmente a dos factores: la osteoporosis es una enfermedad silenciosa durante los primeros 5 años y a una falta de cultura preventiva como realizarse chequeos que incluyan exámenes de diagnóstico como una densitometría.

“La osteoporosis tiene una mayor incidencia en mujeres porque alrededor de los 50 años se presenta normalmente la menopausia, condición que produce una disminución de estrógenos. Esta hormona favorece la formación de hueso, pero al no haber, no existe la misma capacidad de formarlo sino más bien se empieza a destruir el mismo?, explicó.

Becerra indicó que la osteoporosis es una enfermedad que consiste en la disminución de la cantidad y calidad del hueso por debajo de un nivel tal que la persona puede fracturarse incluso con golpes leves o mínimo s.

Los principales factores de riesgo lo constituyen la falta de estrógeno y el factor genético. Asimismo, la baja de ingesta de calcio, el sedentarismo, el consumo de tabaco, alcohol y café en exceso.

En las personas con osteoporosis las fracturas más frecuentes se presentan en las vértebras causan dolor y alteran notablemente la calidad de vida de los afectados , seguidas por las de cadera que tienen un alto nivel de mortalidad pues el 33% de los pacientes operados de esta patología mueren durante el primer año de ocurrida la fractura.

Por ello, el galeno de EsSalud recomendó realizarse chequeos preventivos que incluyan una densitometría ósea cada 2 años desde la llegada de la menopausia para un diagnóstico oportuno. Igualmente, poner en práctica hábitos de vida saludable como alimentación sana; rica en calcio como son los lácteos y sus derivados, y las verduras de color verde, así como realizar ejercicios como mínimo 20 minutos diarios y evitar el tabaco, el alcohol y el café.

Fuente: www.entornointeligente.com