Ir al contenido

presión arterial

Medicina preventiva: 8 pruebas médicas para curarnos en salud

Muchos de nosotros sólo acudimos al médico cuando nos duele algo o no nos sentimos bien. Sin embargo, sería aconsejable que todos nos realizáramos una serie de chequeos anuales voluntarios con el fin de determinar nuestro estado general de salud y detectar posibles enfermedades de forma precoz.

medicina-preventiva-salud

Analizamos las ocho pruebas médicas que la medicina preventiva aconseja hacerse una vez al año para que nos curemos en salud. Estos controles periódicos deberían ser nuestra ITV anual:

  1. Analítica básica: Los resultados de una analítica aportan al especialista información esencial de nuestro estado general de salud. Las pruebas rutinarias en personas sanas permiten iniciar un tratamiento de forma precoz en el caso de detectar niveles altos de glucosa, colesterol u otras grasas. En los hombres, a partir de los 45 años, la analítica básica incluye el PSA o marcador de próstata.

La doctora Marta Rodríguez de la Clínica Cima Sanitas de Barcelona nos explica la importancia de realizarse una analítica preventiva: “En pacientes sanos, se aconseja una analítica anual que incluya un hemograma, un perfil de bioquímica y un TSH (valoración de tiroides).

En la mujer, se sugiere realizar la analítica para detectar posibles anemias, que pueden ser secundarias a menstruaciones abundantes, en cuyo caso deberíamos suplementar con hierro”.

  1. Presión arterial: La hipertensión afecta a mil millones de personas en el mundo según la OMS, y sólo en Europa uno de cada tres adultos la padece con el consiguiente riesgo a sufrir cardiopatías o accidentes cerebrovasuculares.

Las revisiones ayudan a detectar posibles patologías que se pueden prevenir o tratar precozmente. Según la doctora Rodríguez, si el paciente está sano se aconseja realizar una medición de tensión dos veces al año, una en verano, cuando la tensión tiende a ser más baja, y otra en invierno.

  1. Perfil hormonal: Un análisis hormonal es una prueba importantísima para curarse en salud. “El análisis hormonal y de tiroides es la gran medicina preventiva con mayúsculas. Somos el resultado de un complejo entramado bioquímico. En el caso de las mujeres, es mucho más importante y se espera que el perfil hormonal femenino forme parte de cualquier revisión médica pronto. La prueba es muy sencilla. Basta extraer la sangre y los resultados los puede valorar un endocrino o el especialista de medicina general”, dice la especialista en Medicina y Cirugía Josefina Vicario.

La doctora recomienda repasar una vez al año los niveles de estradiol, la progesterona, la hormona foliculoestimulante, la leutenizante y la prolactina.

  1. Examen bucodental: Hay que acudir al dentista antes de que haya dolor, y es importantísimo realizarse limpiezas dentales de forma periódica, pues la placa que no se elimina de forma correcta puede acabar afectando de forma corrosiva a las encías y al hueso, que son el soporte de las piezas dentales. La salud dental española es aun muy inferior a la media europea, pues según los últimos datos de la Organización Colegial de Dentistas de España, el 93% de la población tiene caries, lo que revela una tendencia general a demorar la visita al dentista. “Si acudimos cada año al odontólogo se podrá detectar de manera temprana cualquier patología, ya sea una caries o un problema periodontal. La detección precoz, además de facilitar el tratamiento, implica menos molestias para el paciente”, explica el director médico de Vitaldent, Gustavo Camañas.
  2. Control respiratorio: Para prevenir enfermedades respiratorias como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) se recomienda revisar el aparato respiratorio cada uno o dos años realizando una espirometría. “Salvo la gasometría arterial, que se hace en pocas ocasiones, el resto de pruebas ni duelen ni son invasivas.

La más común es la espirometría, que consiste en medir el flujo de aire en los pulmones. Para llevarla a cabo, el paciente solo tiene que respirar dentro de una boquilla conectada a un espirómetro que registra los datos”, dice Santiago Carrizo Sierra, especialista en neumología.

  1. Examen visual: El test oftalmológico puede detectar importantes alteraciones oculares antes de que exista sintomatología apreciable y mejorar su pronóstico. La pérdida visual muy frecuentemente está asociada a enfermedades relacionadas con una edad avanzada, especialmente la degeneración macular y el glaucoma. En España, según el Libro Blanco de la Visión, sólo un 40% de la población se somete al examen visual de forma periódica, por lo que no es de extrañar que hayamos pasado de un porcentaje de la población que necesita corrección visual del 50,6% en el 2008 a un 53,4% en el 2012. Según la doctora Marta Pazos, del Institut de la Mácula i de la Retina del Hospital Quirón Teknon de Barcelona, “no hay que esperar a notar síntomas visuales o baja visión para ir al oftalmólogo”.
  2. Revisión dermatológica: El órgano más extenso de nuestra anatomía también requiere de revisiones periódicas. Como señala Cristina Núñez, dermatóloga de la Clínica de la Milagrosa de Madrid, deberíamos acudir una vez al año (o cada seis meses si tenemos la piel muy clara o muchos lunares) al dermatólogo para realizarnos un examen cutáneo y prevenir posibles lesiones.

Según la doctora, el método más avanzado de revisión consiste en revisar los lunares con un aparato que los amplifica diez veces. Lo más importante es que estas fotografías se archivan para comparar la evolución del lunar en un futuro.

  1. Revisión ginecológica: Todas las mujeres deberían hacer una visita anual obligada al ginecólogo, no obstante, según datos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), una de cada cinco mujeres confiesa no haber acudido nunca. Miguel Ferrer Gispert, especialista en Obstetricia y Ginecología, explica las pruebas obligatorias del control ginecológico: ” Los controles ginecológicos deben empezar a realizarse a partir de los 18 años o en el momento del inicio de las relaciones sexuales.

La revisión completa ha de incluir cinco tipos de pruebas como mínimo en pacientes sin antecedentes: exploración mamaria, citología, coloposcopia, tacto vaginal bimanual y ecografía ginecológica transvaginal. […]. Aunque no se tengan antecedentes, a partir de los 40 años es importante realizar una mamografía al año”.

Por: Erika Galípolo

La hipertensión arterial, una enfermedad asintomática

Se caracteriza por un aumento de la presión en los vasos sanguíneos. Generalmente, no provoca ningún síntoma que puede alertar al paciente. Debido a las complicaciones que acarrea, es esencial intentar prevenirla.

hipertension arterial

8 formas prevención

La hipertensión arterial es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar una serie de enfermedades. A pesar de los agentes causantes que no se pueden controlar como la edad, sexo y herencia, existen maneras para cambiar el estilo de vida y prevenirla.

Peso

El sobrepeso y la obesidad son factores agravantes de la hipertensión arterial. Para prevenir esta afección, calcula tu Índice de Masa Corporal (IMC) dividiendo tu peso en kilogramos por tu tamaño en metros al cuadrado. Si el resultado obtenido se encuentra entre 20 y 25, significa que tienes un peso saludable. Al contrario, cuando la cifra es mayor a 25, es esencial que empieces un régimen dietético.

Actividad Deportiva

Realizar ejercicios físicos ofrece numerosos beneficios para la salud, ya que permite controlar la presión arterial, el peso y el estrés. Por lo tanto, se recomienda efectuar una actividad deportiva de intensidad moderada durante 20 minutos 4 veces por semana. Puedes optar por caminar, nadar, trotar, subir las gradas, hacer bicicleta, entre otras. Si no has practicado deporte durante mucho tiempo, es importante empezar por ejercicios suaves e incrementar su intensidad progresivamente. No dudes en pedir consejos a tu médico.

Reduce el estrés

Existe una relación entre la ansiedad y la aparición de hipertensión arterial. Cuando estás estresado, el organismo secreta adrenalina, la cual va a incrementar la tensión en tus arterias. El estrés puntual no es peligroso, mientras que el crónico provoca daños arteriales y en el corazón. Para disminuirlo, es necesario saber los factores que lo ocasionan y así, poder alejarte de estas fuentes nocivas para tu bienestar. Asimismo, puedes tomar clases de yoga y meditación para relajarte. También es interesante realizarse masajes para sentirse menos tenso.

Alto a la sal

La sal contribuye a tener hipertensión arterial en algunas personas. Es el caso de los mayores, obesos y diabéticos principalmente. Las necesidades del cuerpo en sal se limitan a 2 gramos por día. Para mantener una presión sanguínea adecuada, es esencial equilibrar sus aportes. De esta manera, debes reducir el consumo de pan, charcuterías, quesos, comidas industriales y enlatadas. Asimismo, es importante leer las etiquetas de los alimentos para evitar consumir víveres ricos en sodio. Para incrementar el sabor de tus comidas, utiliza hierbas aromáticas y especias en vez de sal.

Disminuye el alcohol

El consumo regular de bebidas alcohólicas está relacionado con un aumento de la frecuencia cardíaca y de la incidencia de hipertensión arterial. Para proteger tu corazón e hígado, se sugiere limitar el alcohol a 7 vasos por semana como medida máxima. Esto también contribuye a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. En cuanto a las personas que padecen de otras afecciones como diabetes deben beber alcohol de manera escasa o evitarlo completamente.

No fumes

Los efectos nefastos del tabaco sobre la hipertensión arterial son importantes, ya que fumar multiplica por tres los riesgos de padecer esta afección. Además, el tabaquismo es responsable del 25 por ciento de los fallecimientos causados por una enfermedad cardiovascular. La nicotina contenida en los cigarros incrementa la presión en las arterias y la frecuencia cardíaca. Asimismo, el aumento de la tensión arterial es particularmente relevante cuando la persona fuma por la mañana. En cuanto al tabaquismo pasivo, duplica también la incidencia de sufrir hipertensión arterial.

Sin exceso de colesterol

El exceso de colesterol es nocivo para la salud en general. Juega también un rol nefasto en la hipertensión arterial, ya que fragiliza las arterias. Se preconiza adoptar una alimentación pobre en grasa y favorecer el consumo de frutas y verduras. Asimismo, intenta evitar cocinar con mantequilla o manteca. Limita también la ingesta de alimentos fritos.

Alimentación

Para prevenir la hipertensión arterial, debes tener una alimentación equilibrada y sana. Es primordial consumir frutas y verduras, ya que son ricas en potasio, el cual se opone a los efectos nocivos del sodio. Privilegia los plátanos, frutos secos y uva. Asimismo, limita las materias grasas. Los productos lácteos descremados son ricos en calcio, magnesio y potasio. Estos minerales disminuyen los impactos de la sal en el organismo. Por otro lado, es necesario beber al mínimo 1.5 litros de agua por día y reducir la cafeína, ya que aumenta la presión arterial.

El control de la presión arterial y las consecuencias de ser hipertenso

Por: Karen López Jordán

Médica – Cirujana